¡Que Vuelvan los '90!

En 1993, Alan Moore reúne a sus amigos para satirizar y homenajear a la Marvel de Stan Lee, Jack Kirby y Steve Ditko.

Alan Moore en 1963

21/08/2020

| Por Alejandro Caracciolo

4 comentarios

MysteryincPara 1993, a un año de la fundación de Image, Jim Valentino, uno de los menos ruidosos de los siete fundadores, había logrado interesar a Alan Moore en un proyecto que se publicaría a través de su estudio Shadowline (hogar de Shadowhawk y otras creaciones, tanto suyas como de otros creadores), y para ilustrar este nuevo proyecto había conseguido reclutar a los mismos dibujantes que habían colaborado con Moore en los ´80 en su gloriosa etapa al frente de Swamp Thing. Nada menos que Stephen Bissette, John Totleben, y Rick Veicht, a quienes el público consideraba entre los mejores colaboradores del mítico guionista. Incluso hizo su aporte el maestro Dave Gibbons, co-equiper del Mago de Northampton nada menos que en Watchmen.

El proyecto que los reunió fue titulado “1963”, ambientado por lo tanto, treinta años antes del año de su publicación, y se compuso de seis números, cada uno protagonizado por personajes diferentes, que referenciaban a personajes clásicos de Marvel publicados en la década del ´60. El tono de la historia se puede considerar tanto de homenaje como de parodia, y es evidente que tanto Alan Moore como los dibujantes, le pusieron mucho empeño a cada página, para logar la mayor autenticidad posible, al punto de llegar a replicar los correos de lectores, y columnas como “Bullpen Bulletin”, cuyo contenido era respetuosamente satirizado.

Fury-Image-Comics-1963-Moore-aCada uno de los seis números de la mini-serie emulaba a alguna publicación de Marvel de los ´60. El primer número, “Mystery Incorporated”, era un claro homenaje a Fantastic Four, y lo protagonizaban cuatro héroes: Crystalman, Neon Woman, The Planet, y Kid Dynamo. El segundo, “No one escapes The Fury”, homenajeaba principalmente a Spiderman (con un poco de Daredevil). El tercero, “Tales of the Uncanny”, una antología al estilo de Tales of Suspense, que trae dos historias: la primera protagonizada por U.S.A. (Ultimate Special Agent), un héroe patriótico al estilo de Captain America, The Shield, y otros de la época; mientras que la segunda, “Here lies The Hypernaut”, presenta a un héore espacial con elementos de muchos héroes espaciales de los ´50 y ´60, y un look que recuerda mucho al villano Arnim Zola.

$_57El cuarto, “Tales from beyond”, otra antología, traía una historia de “The Unbelievable N-Man” (sin duda, The Incredible Hulk), y Johnny Beyond, una suerte de Doctor Strange, más piscodélico que el propio místico de Marvel, pero sin capa, ni supertraje. El quinto, “Horus Lord of the Light”, era una suerte de Thor, pero enraizado en la mitología egipcia. El sexto y último, reúne a varios de los héroes de los comics anteriores, para formar parte de un grupo inspirado en The Avengers, y se tituló “The Tomorrow Syndicate”, precisamente, el propio nombre del grupo. El último número de la mini-serie termina en un cliffhanger que prometía un capítulo final en el que los héroes de 1963 se encontrarían (enfrentarían, quizás) a los héroes modernos de los distintos estudios de Image, como Spawn, Savage Dragon, Youngblood, Shadowhawk, Wildcats, etc, en un anual de 80 páginas.

Pero ocurrieron muchas cosas que culminaron en que dicho anual, nunca llegara a realizarse. Según lo que llegaron a contar en varias entrevistas a lo largo de los años, tanto los artistas involucrados en el proyecto,como el propio Jim Valentino (que como dueño de Shadowline, era el principal responsable de la publicación de cada comic que salía de su sello), hubo muchas razones, de todo tipo, por las que nunca se llegó a concretar el último episodio. En primer lugar, cuando los demás fundadores se enteraron de que Valentino había logrado atraer a Moore, varios de ellos quisieron aprovechar la situación, y atraer al Mago para que escribiera algunos comics para sus respectivos estudios. De ahí que comenzaron a exprimirlo, y como resultado de eso salieron el clásico nº 8 de Spawn, la floja etapa de Moore en WildC.A.Ts, las aún más flojas mini-series de Violator, y Spawn/WildC.A.T.s, y alguna que otra cosa por ahí. Las colaboraciones con Liefeld (como “Supreme”, digamos), son posteriores a esa época.

unnamedEsto hizo que se retrasara el guión del anual, del que Moore solo llegó a escribir unas pocas páginas, las cuales no llegaron a ser dibujadas. A esto se sumó el hecho de que Stephen Bissette hiciera comentarios en una entrevista que molestaron mucho a Moore, quien en un llamado le dijo luego a Bissette que no lo vuelva a llamar y hablarle nunca más. Moore terminó por perder interés en el proyecto, y eso hizo que el mismo entrara en suspenso, en un principio, con la intención de reflotarlo algún día. Pero ese día nunca llegó, y la situación del comic en EEUU, así como las relaciones entre los fundadores de Image (Rob Liefeld y su estudio se separaron de Image, por lo que sus personajes ya no se podían usar, y en el cliffhanger del último número, se ve a un personaje suyo) habían cambiado tanto para el año siguiente, que el mensaje que tenían pensado había perdido fuerza.

La idea era que el encuentro entre los personajes “clásicos” de 1963, y los modernos de 1993, sirviera de comentario sobre el estado de los comics en ese momento, ya que por ese entonces había pasado al frente un modelo de héroe muy violento y alejado del heroísmo clásico en torno al que se habían formado los superhéroes de épocas anteriores. Todo esto sucedió en parte a raíz de las interpretaciones superficiales que muchos hicieron de la obras del propio Moore, quien dijo asumir parte de la culpa por eso, que su intención era volver a introducir la magia e inocencia perdida en los contenidos y homenajear todo aquello que alguna vez criticó tanto. Lamentablemente, el mensaje se diluyó al no haberse publicado el anual, que contendría el episodio final, y en el que dicho mensaje se hubiera manifestado con claridad.

Recién en “Supreme”, Moore tendría la oportunidad de lograr lo que apuntaba a conseguir (en parte) con 1963. Pero la obra que en principio lo reunió con sus viejos compañeros de “Swamp Thing” quedó inconclusa, y simplemente nos quedamos con seis números que parecen contarse entre los trabajos más sencillos de Moore, pero que lograron como ningún otro comic de la época, homenajear a aquellos comics imaginativos y coloridos de la Silver Age.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios

  • que fue lo que dijo Bissette para la pataleta de Moore??

    Comentarios

    Superpiba

    24/08/2020 - 18:30

  • Un día habría que hacer justicia y enumerar cada pedorras que escribió Moore hasta la línea ABC,sobre todo cuando se zarpa de moralista sobre sus obras en DC,digamos le molesta las regalías de DC pero no las del ladrón de MC farlane,tírate un pedo Alan.

    Comentarios
  • Les aviso que el cuadrito de la página principal de ésta nota está en blanco.

    Comentarios

    Dario Zeta

    21/08/2020 - 14:58

    • Es que la iba a dibujar John Cassaday.

      Comentarios

      macumazahn

      21/08/2020 - 15:34