¡Que Vuelvan los '90!

Mark Waid dejó una marca imborrable, porque redefinió al personaje en una era en la que los superhéroes en general venían en decadencia,

Captain America

14/11/2017

| Por Alejandro Caracciolo

4 comentarios

captain-america-by-mark-waid-ron-garney-omnibusCaptain America es un personaje que a primera vista parece haber sido diseñado exclusivamente con la idea de apelar a la idea de un patrotismo propagandístico, de un sentimiento que sólo puede ser entendido y aceptado por estadounidenses, y que desde el punto de vista de lectores u observadores de “fuera de EEUU”, no logra representar la idea de heroísmo como un ideal superador, sino como una fórmula que entre sus elementos más definidos, se encuentra esa idea de pertenencia al país que representa.

Por supuesto, una vez que como lectores superamos el espanto inicial que nos produce esa apariencia de “nacionalismo fanático” que parece proyectar Steve Rogers desde los colores y símbolos de su traje, es que descubrimos que hay mucho más bajo la superficie, y que vale la pena conocer un poco más a fondo a este personaje.

Captain America protagonizó muchas historias y etapas clásicas, algunas mejores que otras, tanto en los comics de Avengers como en su propio título. En esta nota, sin embargo, vamos a acercarnos a una de las mejores etapas del buen Cap en solitario, que protagonizó bajo la pluma de quien al día de hoy sigue siendo considerado uno de sus mejores escritores, quien se encargó de su título brevemente, pero que dejó una marca imborrable, porque redefinió al personaje en una era en la que los superhéroes en general venían en decadencia, y Captain America en particular parecía una idea obsoleta. Estoy hablando de Mark Waid, y su histórica etapa junto al dibujante Ron Garney.

CaptainAmerica-10Waid llega a Captain America sobre el final del primer volumen, en el nº 444, luego de la larguísima etapa de Mark Gruenwald (¡diez años aproximadamente!), en los que nuestro querido héroe finalmente sucumbe al deterioro que sufre su cuerpo cuando desaparecen los últimos rastros de la fórmula del Super Soldado que lo mantuvieron joven y vital durante tanto tiempo. Steve finalmente se despide de sus amigos (y algunos enemigos) en el número despedida de Gruenwald, y la era Waid se abre paso con un primer número en el que su protagonista brilla por su (casi) total ausencia.

A través de los diálogos entre los personajes, Waid nos cuenta lo que piensa y siente por Captain America, cómo es visto por los personajes que lo rodean, y nos pone en claro por qué es importante en el Universo Marvel, y qué es lo que realmente representa. Definitivamente, no se limita simplemente al patriotismo propagandístico anticuado del que sus detractores (representados en un personaje dentro de la historia) lo han acusado tantas veces, y para el final del número queda claro que la intención del nuevo escritor es llevar a Steve nuevamente a las bases, a un Cap al que tiene que reconstruir nuevamente desde el comienzo, sin poderes, como antes del experimento del Super Soldado, y desarrollarlo a partir de ahí, mientras sus poderes van volviendo de a poco, a la vez que quedan de manifiesto las características de Steve Rogers (su personalidad, determinación, valentía, liderazgo, etc) que nos demuestran por qué solo Steve puede ser Captain America.

latestEn “Operation Rebirth”, el arco inicial de la primera etapa de Waid, Steve descubre un plot que lo lleva a aliarse con una misteriosamente resucitada Sharon Carter (para entonces, muerta desde hacía décadas), y a su peor enemigo, nada menos que Red Skull. Es precisamente esta alianza la que lleva a que Steve sea declarado traidor por el Gobierno, estableciendo los subplots para el arco siguiente “Man Without a Country”, con la finalidad de precisamente, obligar a Cap a luchar contra el gobierno para demostrar su inocencia, y recuperar así, su lugar correspondiente en el Universo Marvel.

La Era Waid se ve interrumpida a partir de acá, como ya todos seguramente saben, debido a la decisión editorial de convertir “Onslaught”, un evento de X-Men, en un evento que afectara a la totalidad del Universo Marvel, y que tendría como consecuencia la aparente muerte de varios Avengers (incluyendo al Cap) y los Fantastic Four, quienes serían transportados a un universo alterno, donde se desarrollarían sus historias de la mano de Jim Lee (en Fantastic Four y Iron Man), y Rob Liefeld (Avengers y Captain America) en una movida llamada “Heroes Reborn”, la cual fue un fracaso tanto artístico como editorial.

xnlV2RKLa etapa de Waid se reanudaría en 1998, en un relanzamiento que llevó el rótulo de “Heroes Return”, y en esta oportunidad, el enfoque es distinto. Ya no se trata de volver a las bases y explicar el por qué Cap es importante y necesario. Tampoco es necesario a esta altura el reconstruirlo como personaje y héroe. Todo eso se logró en sus arcos anteriores. Waid se mete entonces de lleno a realizar una serie fuertemente aventurera, con un Cap totalmente “back in business”.

Lo más destacable de esta etapa fue su incomodidad con su nuevo status de “celebridad”, algo un poco inusual en el Universo Marvel, donde los héroes tienden a ser más marginales (aunque Cap nunca fue visto de esa manera), y que en este caso fue llevado al extremo de crear una “Cap-mania”, a nivel mundial.

Un hilo que se había vislumbrado desde el arco anterior, pero que no tuvo suficiente continuación en esta etapa, fue la relación con Sharon Carter, que quedó un poco relegado a un segundo plano a favor de la aventura. Tampoco tuvo a mi parecer, suficiente desarrollo la idea del conflicto de Cap con el tema de la pérdida del escudo. Ambos temas eran ideales para una mayor exploración emocional, y sin embargo se siente como si Waid no tuviera mucho interés en ese ángulo. Es una lástima, porque son precisamente esos temas los que ayudan a darle mayor profundidad a los personajes.

capsd1Más o menos paralelamente a esta serie, se publicó un spin-off titulado “Sentinel of Liberty”, también escrito por Waid, en el que contaba historias del Cap ambientadas en distintos momentos de su carrera heroica, en las que aparecen desde los Invaders, hasta una Sharon Carter del futuro cercano. Es entretenida, pero el nivel varía de un número a otro.

Aún con sus falencias e imperfecciones, la segunda etapa de Waid como escritor de Captain America vale la pena, y sin dudas es una gran mejora respecto de lo que venía haciéndose con el personaje durante los años de Gruenwald.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios

  • Para mí esta sea probablemente la mejor etapa del Cap. Sí, la de Brubaker, blabla, pero está es la clave. Brubaker vale porque se alimenta de todo lo anterior, pero Waid le pone lo suyo, trabaja desde cero y a la vez es fiel al personaje.

    Comentarios

    Damian

    16/11/2017 - 12:10

  • el craneo colorado contra la libertad azul

    Comentarios

    Doraemon

    15/11/2017 - 12:29

  • Esa portada en la que se abre la camisa a los Superman es re Bruce Timm, alto mentón.

    Comentarios

    Pabloman

    15/11/2017 - 11:48

  • Muy buena nota de una excelente etapa del Capi. Todavía me restan hallar algunos back issues de los primeros 11 que hicieron Waid/Garney.

    Comentarios

    Knightwing

    15/11/2017 - 11:05