¡Que Vuelvan los '90!

En 1990, Frank Miller y Dave Gibbons presentan a Martha Washington, protagonista de una aventura épica futurista teñida de sátira política.

Give Me Liberty

03/01/2020

| Por Alejandro Caracciolo

1 comentarios

517AMaE3WbL._SX310_BO1,204,203,200_A fines de los ´80, Frank Miller había logrado un status y nivel de reconocimiento en la industria del comic reservado para los más grandes. Tras una racha impecable de obras muy premiadas y aclamadas por el público y la crítica (entre las que se cuentan Daredevil, The Dark Knight Returns, Batman Year One, Elektra Assassin y Ronin, entre otras), había llegado a un punto de su carrera profesional en el que podía darse el lujo de tomarse un tiempo para planificar lo quisiera hacer,y hacerlo a su gusto, sin que nadie le dijera “esto se puede, y esto no”. Era simplemente, Frank Miller.

Algo similar podía decirse también de Dave Gibbons, un artista con una trayectoria quizás no tan descollante como la de Miller, pero que se encontraba a fines de los ´80 en la mira de todos, y había conquistado a la industria en sus trabajos junto a Alan Moore en Watchmen y en la historia “For the man who has everything” publicada en el Annual 11 de Superman.

El destino (o más probablemente, la buena estrategia comercial, o la curiosidad y deseo de los partícipes), quiso que estas dos superestrellas se reunieran en el zoológico de San Diego, una tarde de 1988, y comenzaran a conversar sobre la posibilidad de encarar un proyecto juntos. Así surge una de las colaboraciones más interesantes de los ´90, que daría como resultado una obra épica que abarcaría la totalidad de la vida de su protagonista, y la forma en que afecta y cambia al mundo en que se desenvuelve, contado a lo largo de varias miniseries y especiales que fueron apareciendo en las comiquerías de EEUU a lo largo de toda la década. También hubo una historia final después de los ´90, pensada para darle un cierre definitivo a lo que llegó a ser una saga realmente monumental.

give me liberty 1 page 14 color“Give me Liberty” es el título de la primera miniserie de ciencia-ficción distópica protagonizada por Martha Washington, una chica de color, que nace y crece en uno de los tantos barrios pobres que el gobierno construyó para mantener apartada y atrapada a la clase más empobrecida y desprotegida de la sociedad, a quienes constantemente reprimen salvajemente por medio de las fuerzas de seguridad, que son el perfecto instrumento del que se valen las instituciones para oprimir a los ciudadanos. Cualquier parecido con la realidad es perfectamente intencional, aunque no deja de ser una obra de ciencia-ficción, y a medida que avanza y que los personajes evolucionan, va adquiriendo otros matices.

Esta primera miniserie se comienza a publicar en 1990, pero las conversaciones entre Miller y Gibbons sobre las ideas para comenzar a realizar y desarrollar la obra surgieron a fines de los ´80, así que no es de extrañar ver que Miller continúa la tendencia (por entonces popular en ciertos círculos) de desarrollar historias de ciencia-ficción distópica con gran carga política, con elementos de corrupción, luchas de poder en las que corporaciones y agrupaciones varias con aspiraciones sedicionistas entran en conflicto intentando cada uno quedarse con la totalidad del poder. Este tipo de historias se hizo común en los ´80, sobre todo en la escena independiente, en títulos como Scout de Timothy Truman (1983), o American Flagg de Howard Chaykin (1983), que solían ser protagonizados por antihéroes que se alzaban contra el sistema, luchando alternativamente contra todos o cualquiera de los ejes de poder, ya sea por razones altruistas o personales. La propia Watchmen (1986), trabajo que definió la carrera de Dave Gibbons (de hecho, aún sigue habiendo quienes se refieren a él como “el dibujante de Watchmen”) contiene estos mismos elementos.

Martha Washington - 01 - Give me Liberty - 003No es raro que los autores de comics americanos se interesaran por abordar temas políticos, y que tanto en “Give me Liberty” como en los otros ejemplos citados anteriormente, se lo hiciera en tono de sátira, (hay algunas páginas que son realmente delirantes) ya que además de corresponder a la tendencia ya vista en los ´80, esta misma parece ser la evolución temática lógica y esperable que se desprende del resurgimiento del contenido de relevancia social que se vió en los comics en los ´70. Es importante tener en cuenta que en la escena europea era mucho más común la publicación de comics con ese tipo de contenidos, de modo que en EEUU estaban un poco atrasados en comparación en cuanto a las temáticas que se permitían abordar. Miller venía de hacer las mejores historias de Daredevil y Batman, y todos estaban atentos a lo que él hiciera, Si bien Miller no fue el primero autor norteamericano en presentar una propuesta de estas características, es muy posible que para el público de EEUU su incursión en la sátira política en una sociedad distópica haya abierto las puertas de este subgénero de la ciencia-ficción a muchos lectores que estaban acostumbrados a los superhéoes y no mucho más.

Un detalle a destacar y que quiero mencionar antes de cerrar, es el hecho de que Miller se enfocó en darle el rol protagónico, así como los principales roles heroicos, a personajes que corresponden a alguna minoría, en una época en la que no se veía de forma tan alevosa en los comics ese esfuerzo tan desesperado que hacen hoy todas las editoriales para ser políticamente correctas, y asegurarse que hayan más protagonistas de color. Incluso uno de los secundarios más importantes es apache, y es inevitable que al lector le recuerde un poco al protagonista de Scout. Es posible que Miller lo hiciera por su propio interés creativo, para explorar el mundo distópico que proponía desde la posición de personajes de color, quizás para acentuar el carácter de “underdog” de sus héroes, quienes en su lucha de individuos contra el sistema, tienen que lograrlo desde un lugar de mayores desventajas.

libertyPor último, “Give me Liberty” se publicó originalmente en forma de miniserie en cuatro episodios, que fueron luego recopilados en TPB, y la historia de Martha Washington fue continuada en varios one-shots y miniseries. Por orden de aparición, fueron: “Martha Washington Goes to War” (1994) de cinco números, el one-shot “Happy Birthday Martha Washington” (que salió en 1995, aunque contenía historias cortas publicadas anteriormente en 1991 y 1993), el one-shot “Martha Washington Stranded in Space” (de fines de 1995), y la mini-serie “Martha Washington Saves the World” (1997) fue la última historia de Martha Washington publicada en los´90, aunque hay una más, publicada diez años después, en 2007, titulada “Martha Washington Dies”, que cierra definitivamente la historia de la heroína creada por Miller y Gibbons. Todo junto fue recopilado en un volumen enorme de más de 600 páginas, del que existen ediciones en tapa dura y tapa blanda.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Me gusta mucho el personaje de Martha Washington y su universo, el cual abordé casi de casualidad, cuando conseguí, en saldo, las dos primeras miniseries editadas por Deux hace mas de 10 años… creo que también editaron uno de los one-shot (que no tengo) y dejaron inconclusa (que raro) la tercera serie limitada.

    Comentarios

    Knightwing

    03/01/2020 - 14:03