¡Que Vuelvan los '90!

Esta etapa de los Guardianes es valiosa por el intento de proyección a futuro, el uso de los héroes con legado y la materia prima nostálgica.

Guardians of the Galaxy

05/05/2017

| Por Leandro Paolini

6 comentarios

Marvel Presents #3Los verdaderos Guardianes de la Galaxia no son los del Star-Lord de James Gunn. Antes de esta exitosa formación actual, hubo un primer equipo nacido en los ´70s pero finalmente desarrollado en los ´90. Creados por Arnold Drake y Gene Colan, con una semilla de grandeza que con el tiempo iba a germinar en distintos títulos de Marvel, los Guardianes aparecieron por primera vez en Marvel Super-Heroes nº18 (Ene.1969). Sus siguientes apariciones fueron esporádicas pero bien manejadas por autores que supieron usar algo de su potencial (cómo olvidar ese team up del ´78 con los Avengers de los números 167 al 177, en los cuales Henry Peter Gyrich casi tiene un ACV cuando vio a tantos superhéroes juntos en la Mansión Vengadora, e implementó la regla de siete miembros fijos para los Héroes más Poderosos de la Tierra).

Este primer grupo de paladines espaciales tenía a Martinex T’Naga (soldado cristalino de Plutón), el Capitán Charlie-27 (portentoso soldado de Júpiter), Yondu Udonta (un armero salvaje de Centauri-IV) y el Mayor Vance Astro (un astronauta terrestre del siglo XX que estuvo en animación suspendida por mil años en viaje a Alpha Centauri). Con el paso del tiempo, y como estrellas invitadas en otros títulos, los Guardianes de la Galaxia ampliaron su formación con Starhawk, Aleta y Nikki (estos tres personajes fueron creados por Steve Gerber y Sal Buscema). Cada uno con poderes únicos y como seres últimos de su especie: Martinex proyecta fuego y hielo, Charlie-27 es súper fuerte y veloz, Yondu es dúctil en el uso de todo tipo de armas primitivas, Starhawk vuela y tira rayos, Aleta vuela y hace construcciones de luz, Nikki tiene poderes vinculados al fuego y es acróbata.

GOTGAunque no tenga poderes físicos, su líder es Vance Astro, quien encuentra el escudo del Capitán America (por lo cual luego cambia su nombre a Major Victory). Eventualmente Vance Astro recuerda que su yo adolescente es contemporáneo de los Vengadores, y para que no sufra su destino de exiliado espacio-temporal a la Buck Rogers, viaja al pasado y le hace aflorar capacidades telekinéticas. Eso comienza a cambiar la línea de tiempo a futuro y el joven Vance Astrovik se convierte en el New Warrior/Avenger llamado Justice y no se convertiría en Vance Astro. Vance Astro es uno de los personajes más desaprovechados que tiene Marvel.

Con esta base, en 1990 Jim Valentino comienza el primer título de los Guardians of the Galaxy en la historia de Marvel, que comandará con altibajos como autor integral. Mostrar que la Fuerza Fénix aún existe en el siglo XXX, que el escudo de Steve Rogers sobrevivió, que hay un Thor en el futuro como Dargo Ktor y que los Inhumanos todavía son relevantes, plantaba buenas ideas que no se lograron desarrollar como merecían. Lamentablemente esa idea se estiró y quedó trillada cuando pusieron demasiados herederos en el futuro: Wolverine, Ghost Rider, Punisher, ¡todos los personajes que estaba de moda a principios de los ´90 tenían un émulo un milenio después!

624599Aunque esta etapa de los Guardianes de la Galaxia haya estado demasiado anclada al presente de Marvel, los clavos al ataúd de la serie se los empezaron a poner los malos dibujantes. En términos futbolísticos, a los Guardians los mató tener un técnico que les pedía vértigo constante, sin parar un poco la pelota, y una dirigencia/ editores tribuneros. Un poco más de desarrollo de personajes hubiese ayudado muchísimo al potencial de esos personajes. Sin embargo, siempre es interesante leer una serie donde los héroes no son el status quo, sino una banda de renegados (así como la Rebelión lucha contra el Imperio en Star Wars, los Guardianes luchan contra el Imperio Badoon que domina la mayoría de los planetas en el futuro).

La pauta de que era un futuro anclado en el pasado también partía desde el diseño de portadas. Aunque la primera sólo mostraba a toda la formación como una digna presentación, para el segundo número ya teníamos a un villano nuevo: The Stark, unos aliens que encontraron la tecnología perdida de Tony Stark, lo tomaron como su Dios y decidieron hacerse conquistadores. Para el nº 4 se muestra el escudo del Capitán América y aparece Firelord (quien luego se convertiría en uno de los Guardianes). En el nº 6 no sólo encuentran el mencionado escudo, sino que conocen a Mainframe (una inteligencia artificial que no sería otra que ¡la Visión!). El desfile de ecos del pasado en el futuro sigue y recién en el nº 20 vuelve a ser relevante una aparición en una tapa: cuando Vance se quita el traje (porque por un hechizo ya no lo necesita), los destinos de los Guardianes se cruzan con los de la entidad conocida como Hollywood! (el incomparable Simon Williams que sobrevivió todo ese milenio y se debate si retomar contacto con su medio hermano: Mainframe/Vision).

20Aunque los dibujos de Mark Texeira puedan ser un poco estáticos, tenerlo de artista invitado en el nº 23 fue una bocanada de aire fresco (con un digno enfrentamiento entre el inhumano Talon y Rancor, el heredero de Wolverine). La próxima aparición mesiánica del Silver Surfer (en una imagen muy Jesuítica, con toga y las Quantum Bands de Quasar), comienza a anunciar el principio del fin de Valentino en el título. En el nº 26 Jim trata de ordenar su casa antes de irse y revela gran parte del origen de Starhawk (como el artífice de la primera reunión de los Guardianes). Años más tarde, los guionistas Abnett y Lanning cerrarían el origen del arcturiano y revelarían que Starhawk no sólo ve el futuro sino que tiene una vida en loop (su ser adulto viaja en el tiempo al pasado donde vuelve a revivir todos los eventos de su vida y poco a poco trata de manipular la realidad para el bien común, lo que lleva a las diferencias espacio-temporales que finalmente ubican a esta primera formación de los Guardianes de la Galaxia como en un futuro alternativo).

Abnett y Lanning son tan fanáticos de la formación inicial de los Guardians, que aunque los contrataron para relanzar el título con nuevos personajes, igual sumaron a Vance Astro. Este segundo volumen de los Guardianes de la Galaxia, con nuevos miembros, comenzó en 2008 y terminó en 2010; pero sentó las bases para la actual formación (la adaptación fílmica) y darle una mejor explicación al por qué había cambiado la línea temporal a partir de los viajes de Starhawk y Vance Astro.

30273-4595-33677-1-guardians-of-the-galJim Valentino condujo esta serie irregular desde su primer número hasta el nº 29 (Oct. 1992, fecha en la que parte para Image a crear a Shadowhawk). Desde el nº 30 se hizo cargo de los guiones Michael Gallagher con un elenco de dibujantes rotativos. Desde el nº 30 hasta el 62, en el que se canceló la serie, fue poco agradable lo que hicieron los responsables de esta segunda etapa del primer volumen de Guardians of the Galaxy.

Guardians of the Galaxy era una serie de aventuras, nada pretenciosa, que quería desarrollar el futuro de Marvel y el legado de algunos de sus personajes. Plantaron buenas semillas que no supieron cómo germinar en árbol, se quedaron en un bonsai. Esta serie, alejada de las “familias” de Avengers y X-Men, tenía absoluta libertad para salir para donde quisiese. Ese poco control editorial a veces estuvo a favor (con la Fuerza Fénix, algo de desarrollo de personajes, los crossovers anuales con Dargo Ktor, Korvac y los New Warriors) y en contra (con el mediocre guionista y dibujantes que siguieron al intermitente run de Valentino, donde encima usaban personajes poco atractivos: trajeron del presente a Yellow Jacket II… ¿para qué??).

 

632109La etapa de Valentino no es mala, si consideramos el contexto de Marvel de la época (en la que Rom Lim era considerado una estrella). Al menos Valentino tuvo buenas ideas que no se pudieron concretar del todo bien. A Michael Gallagher (con dibujantes que nunca aprobaron Anatomía como materia) no hace falta dedicarle juicio y castigo, el olvido es peor. Valentino y Gallagher hicieron lo que pudieron. Fue como poner a Gomito Gómez de Nueva Chicago en el Barcelona, que le puede poner onda, pero Gomito no es Messi; asi como Jim Valentino evidentemente no es Jim Starlin. Más allá de que la formación clásica es muy rica en los orígenes de cada uno, esta etapa de los Guardianes es valiosa por el intento de proyección a futuro, el uso de los héroes con legado y la materia prima nostálgica que Dan Abnett y Andy Lanning supieron usar casi veinte años después.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

6 comentarios

  • Es muy alevoso el parecido con Rambo…

    Comentarios

    ALF

    20/05/2017 - 14:08

    • Recién veo esto. Fue el envión post 80’s 😉 Gracias por leer!

      Comentarios

      Leo Paolini

      02/08/2017 - 01:00

  • ¡Gran nota Lea! Leí los números de Gerber y Stern de la serie regular de Guardianes y tiene unos números muy sacados, como el del planeta que es un asilo mental.

    Comentarios

    Cuestionador

    05/05/2017 - 15:14

    • Gracias a vos por ser uno de los apostoles de mi iglesia, Juan 😀 Gracias por leer!

      Comentarios

      Leo Paolini

      02/08/2017 - 01:01

  • La primer etapa de los Guardians con Valentino era muy divertida. Considero que los legados y las conexiones con el presente le jugaban a favor a la serie, pero jamás pudo despegarse dignamente de eso. Había mucho para desarrollar con todos los personajes y quedó en casi nada. Charlie 27, Nikki, Aleta, casi pintados durante toda la serie.

    Comentarios

    Damian

    05/05/2017 - 14:01

    • Totalmente de acuerdo. Algún día te compro una birra 😉 Gracias por leer!

      Comentarios

      Leo Paolini

      02/08/2017 - 01:02