¡Que Vuelvan los '90!

En los ´90, Rob Schrab salió a matar con una de las series más increíblemente creativas, sorprendentes, y bizarras que podamos imaginar.

Scud, the disposable assassin

13/11/2020

| Por Alejandro Caracciolo

0 comentarios

Scud_The_Disposable_Assassin_1Sin duda uno de los comics más delirantes y originales de la década del 90 fue Scud the disposable assassin. Creado por el caricaturista Rob Schrab, la serie fue publicada por la desaparecida Fireman Press entre 1994 y 1998 (números 1 al 20), y finalizada diez años después, en cuatro últimos números publicados en 2008.

La acción se centra en las loquísimas vivencias de Scud, un robot asesino al que su empleador original retira de una… máquina expendedora de robots asesinos. Y no, no estoy tipeando mal. Máquina expendedora de robots asesinos. El tipo pone una moneda, y sale el robot. Ese es el comienzo de una de las series más increíblemente creativas, sorprendentes, y bizarras que su creador haya podido imaginar, ya que Rob Schrab empieza a mezclar elementos de todo lo que le gusta, desde mutantes, mafiosos, y militares, a monstruos de los más disparatados, robots de todo tipo, y criaturas que desafían todo intento de descripción. Ver para enloquecer.

Resulta que el empleador original de Scud, el que lo saca de la máquina expendedora al comienzo de la serie, era un empleado al que su jefe le ordena asesinar a la criatura Jeff, que estaba masacrando a varios operarios de la empresa. Así que este personaje libera a Scud, y lo manda a cumplir esa misión. Todo iba fantástico, ya que Scud se enfrenta a Jeff en una pelea muy pareja, hasta que descubre frente al espejo del baño, una nota colocada en su espalda que dice que una vez asesinado el objetivo, se iba a autodestruir. Pero Scud no quiere autodestruirse, así que decide despedazar a Jeff, pero mantenerla (supuestamente es mujer) con vida: la interna en el hospital, y empieza a dedicarse a matar por encargo para pagar la internación de Jeff. A partir de ahí, empiezan a desfilar por la serie los personajes más disparatados que se hayan visto.

scud_disposable_assassin_15_NMLa galería de villanos y secundarios de Scud incluye desde bizarreadas como la ya mencionada Jeff que tiene un enchufe como cabeza, bocas en las rodillas, un pulpo en la cintura, y que al mirarla, no se sabe ni donde es arriba ni donde es abajo…. Y sigue con una jirafa mafiosa con cabeza de ovni, un Benjamín Franklin nigromante, una asesina con un fetiche por los robots, y mil locuras que se van sucediendo a un ritmo frenético una detrás de la otra, y que no dan respiro al lector entre tantas locuras. Especial mención merece Drywall, el sidekick de Scud, un personaje al que todos confunden con un niño disfrazado, pero que es una criatura llena de cierres, a través de los que puede agarrar todo tipo de cosas de una dimensión llena de contenedores, lo que lo convierte en el colaborador perfecto para Scud, ya que puede conseguir de todo, en el momento indicado. Viene a ser como la versión de Schrab de aquello que hacían lo Looney Tunes, que metían la mano en algún agujero misterioso de su cuerpo, y sacaban un martillo gigante o cosas por el estilo.

Sobre la habilidad narrativa de Schrab, hay que decir que mejora mucho número a número. En el comienzo, cuesta seguir la acción de a momentos, pero Schrab va aprendiendo a manejar mejor los contrastes del blanco y negro, a plasmar la acción con mayor claridad, cosa muy necesaria en un comic con una acción tan caótica y extrema, y a jugar con las perspectivas y cambios de ángulos de forma increíble. Aunque el estilo de dibujo es raro, jamás resulta aburrido.

71eWIkSfvjLDe lo publicado durante los ´90, es decir, los primeros 20 números, se puede decir que se divide en cuatro arcos, y cada uno de ellos fue recopilado en un TPB, El primer arco “Heavy 3 PO” abarca desde el primer número hasta el 4; el segundo arco “Programmed for damage” desde el 5 hasta el 9; el tercero “Solid gold bomb” desde el 10 hasta el 15; y el cuarto “The yellow horseman” desde el 16, hasta el 20, pero termina en un cliffhanger que quedaría irresuelto hasta que Schrab retoma la serie 10 años después.

El éxito de Scud posibilitó además que existieran algunos spin-offs, principalmente one-shots y miniseries inconclusas, protagonizadas por personajes secundarios de la serie original. El amigo mafioso de Scud, Tony, protagonizó nueve números de una serie propia, mientras que Drywall tuvo al menos, un par de one-shots.

Una curiosidad que tenían los comics de Scud, era que en la página previa al comienzo de la historia, Schrab armaba una especie de casting de “voice actors”, en lo que sugería con qué voces debíamos imaginar a los personajes. Por ejemplo, Scud debía sonar como John Malkovich.

En 1997 salieron dos videojuegos de Scud; uno para Sega Saturn, la segunda consola de Sega de 32 bits tras el fracaso de la fallida Sega CD, y otro para PC. Ambos juegos son bastante olvidables, al punto de que no muchos los recuerdan hoy en día. Pero bueno, para un personaje nacido de un lugar tan oscuro de la escena independiente de los comics, es un logro notable haber sido llevado a los videojuegos.

scudwholeshebang-15Hay varias ediciones recopilatorias de esta serie. Cuatro TPBs publicados en los ´90 que recopilan los 20 primeros números, y un ómnibus titulado “Scud the disposable assassin: The whole she-bang”, que reúne la totalidad de la serie, incluyendo los cuatro números de 2008, y que fue reeditado posteriormente, por lo que hay dos ediciones de esto. También hay un hardcover que recopila los primeros números. Salí a matar para conseguirlos.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios: