¡Que Vuelvan los '90!

Superboy se supo despegar del típico molde noventoso, de héroes enojados, violentos, y que se tomaban a sí mismos demasiado en serio.

Superboy

03/02/2017

| Por Alejandro Caracciolo

4 comentarios

1Tras la finalización de la saga Crisis on Infinite Earths, DC se propuso relanzar su universo de superhéroes, en muchos casos con nuevos orígenes y varios cambios significativos. Uno de los primeros en ser relanzados fue Superman, mediante la mini-serie The Man of Steel, escrita y dibujada por John Byrne. Byrne llega a los títulos de Superman precedido por el éxito que había tenido en Marvel con su run en Fantastic Four, y DC buscaba que Byrne lograra que las ventas de Superman alcanzaran las cifras que había logrado con la primera familia de Marvel. Byrne llega con una larga lista de posibles cambios que le interesaba introducir en la mitología del más importante de los superhéroes, y según el mismo contaría posteriormente en entrevistas de otros medios, le aprobaron casi todo, incluyendo la idea de borrar para siempre el pasado de Superman como Superboy.

Esto, por supuesto, tuvo consecuencias. Por empezar, en la continuidad Pre-Crisis, Superboy había sido la inspiración para la formación de la Legion of Superheroes en los ´60, además de que varios personajes, como Luthor o Bizarro, formaban parte de la adolescencia de Superman. Al borrar a Superboy, Byrne tenía que forzozamente modificar muchas historias para adapatarlas al nuevo cánon. Respecto a los primeros encuentros de Superman con Luthor y Bizarro, Byrne lo resuelve durante la ya mencionada Man of Steel. Lo de la Legion, fue más truculento.

superboy-v3-02Byrne lo soluciona de una forma, en mi opinión, poco elegante, hasta incómoda de leer incluso, con una saga que se dió a llamar “The Supergirl Saga”, en la que para justificar la co-existencia de una Legion inspirada en Superboy, Byrne revela que éstos provienen de un “Pocket Universe” creado por Time Trapper, uno de los villanos clásicos de la Legion. Esta idea, por un lado sólo soluciona a medias el problema, ya que sigue estando en dudas la situación de Mon-El (posteriormente llamado Lar Gand, y M’Onel), y por otro lado estaba de alguna forma si no quebrando, al menos forzando mucho la restricción que por ese entonces había impuesto DC respecto a los viajes en el tiempo y/o a otros universos, precisamente para evitar las confusiones que desembocaron en Crisis on Infinite Earths.

26b4db639fedb6673b8dc7961d79be01._SX1280_QL80_TTD_Por todo eso, fue que durante varios años no hubo un Superboy dentro del canon del Universo DC.
Superboy, llegaría como un nuevo personaje que haría su primera aparición en Adventures of Superman nº500, y tendría un papel muy importante durante la épica Reign of the Supermen que seguiría a ese número aniversario de Adventures… Precisamente, los episodios de dicha saga protagonizados por Superboy, se publican en Adventures of Superman, escrita por Karl Kesel y dibujada por Tom Grummett (lápices), y Doug Hazlewood (tintas), creadores del personaje. El mismo equipo creativo lanza posteriormente la serie mensual de Superboy, y se quedaría al frente de la misma por los primeros 30 números de los 100 que llegó a durar.
Sobre la serie en sí, y ya entrando finalmente a la razón de ser de esta nota, la misma llega en una época en la que los Titanes, clasicos héroes adolescentes de DC, ya habían crecido y tenían en su mayoría más de 20 años de edad, en la que Tim Drake había sido presentado como el nuevo Robin hacía tan sólo tres años, y en general, ya no quedaban héroes genuinamente adolescentes que le hablaran de forma más directa al lector que tenía de 14 a 18 años en los ´90 (como es el caso del que escribe éstas líneas), que es lo que DC estaba necesitando.

screen480x480En este título nos encontramos con un protagonista que es ante todo, JOVEN. Joven en todos los sentidos, en su apariencia, en su actitud optimista, canchera, y confiada, en su novedad al ser un personaje creado tan recientemente. Esa juventud fue utilizada y aprovechada de mil formas en el título, incluso hasta hay una historia en la que se revela que, de hecho, Superboy estaba destinado a quedarse estancado para siempre en un desarrollo biológico y mental equiparables al de un adolescente de 16 años.

También la personalidad misma de Superboy se prestaba para crear todo tipo de situaciones humorísticas, y eso los escritores que pasaron por el título, supieron aprovecharlo muy bien. La actitud confiada de Superboy lo lleva en varias oportunidades a burlarse y reirse a costa de los villanos a los que enfrenta (algunos, muy merecedores de sus burlas!), y a chamuyar a las chicas a las que salva.

También Kesel aprovecha las circunstancias de la “creación” de Superboy, para meter muchísimos elementos, personajes, e historias homenajeando al Rey Kirby. Ya de movida, vemos que en su primera aparición, Superboy es rescatado por la Newsboy Legion del Proyecto Cadmus, su lugar de “nacimiento”, donde lo crean a partir de varios intentos de clonar a Superman. Otras historias también lo llevan a enfrentar a las Female Furies (números 25 al 30), y hasta a homenajear a Kamandi (números 50 al 53), ambos arcos realizados por sus creadores, Karl Kesel y Tom Grummett.

5Quizás la característica que muchas veces fuera la razón por la que este Superboy no fuera tomado en serio por buena parte del fandom en su momento, fuera su traje tan lleno de elementos noventosos, como los anteojos oscuros, la campera de cuero, y los cinturones puestos en un montón de lugares innecesarios. Sin embargo, es un personaje que, pese a las condiciones que lo ataban a su juventud, fue creciendo mucho a lo largo de la serie, y sobre el final de la misma, ya en manos del escritor Joe Kelly y los dibujantes Pasqual Ferry (lápices) y Keith Champagne (tintas), Superboy desarrolla una actitud más madura (aunque sin perder el sentido del humor) y estrena un nuevo traje, más moderno y simplificado, aunque básicamente muy similar al anterior y sin la campera. En lo personal, me gustaba ese traje, pero realmente no duró mucho, ya que ese traje lo estrena en un número muy avanzado de la serie, poco antes de cerrarse la misma en el nº100, publicado en Julio de 2002.

Mientras duró, Superboy siempre cumplió en ser una serie divertida, con muchos guiños a los viejos fans de DC, pero también con un aire fresco, y protagonizada por un personaje que logró diferenciarse tanto del viejo molde de héroe noble, y tradicional de otras épocas, y del molde típico noventoso, de héroes enojados, violentos, y que se tomaban a sí mismos demasiado en serio.

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios

  • Muy buena nota! Kesel y Grummett, equipo noventoso si los hay. Me encantaría que hagan una nota de otro heroe juvenil de entonces: Impulse. Todavía recuerdo el arte glorioso de un Humberto Ramos prendido fuego.

    Comentarios
  • Pucha, le tengo mucho cariño a Conner y me diste ganas de leer la etapa de Kelly/Ferry, equipo que después hizo grandes números de Superman.

    Te faltó comentar el triste dato celebre de que la ultima etapa de esta serie fue el primer laburo como guionista de Dan Didio jaja

    Comentarios

    Jack

    06/02/2017 - 12:14

  • Excelente nota. Este Superboy (no ese mamarracho que hicieron en el N52) es mi tercer personaje DC favorito, justo después de Superman y de Flash (Wally West). Lo “conocí” cuando, en un diario, se anunció la “resurrección” de Superman y aparecía ilustrada la nota con la página del Adventures of… 500, en donde exclamaba el clásico “Don’t ever call me Superboy!”. La colección noventosa la tengo casi completa (me falta un numerito en el que team-upea con Batgirl, creo)… y después tengo completas casi todas las colecciones en las que fue protagonista o coprotagonista (Adventures of Superman, Teen Titans 2003, Adventure Comics 2009, Superboy & the Ravers, Superboy 2010, Infinite Crisis -su muerte; Legion of 3 Worlds -su resurrección)… me faltan unos 30 números de Young Justice nomas

    Comentarios

    Knightwing

    04/02/2017 - 09:40

  • No hace mucho compré dos tomitos del Superboy de Kesel por una cuestion de nostalgia. Y es que habia tenido un muñeco de este. No recuerdo qué me llevó a comprarlo ( mejor dicho, qué me llevó a pedirle a mi vieja que me lo compre) pero asumo fue por el aspecto que tenia el personaje; me habrá parecido que tenia toda la onda y aun lo creo, como alguna vez llegué a estar fascinado por Gambito, otro icono de los noventas

    Comentarios

    Mao

    03/02/2017 - 22:17