¡Que Vuelvan los '90!

En 1991, Peter David revitalizó a X-Factor, con un enfoque nuevo, y con un elenco que era un rejunte de personajes que hacía tiempo que Marvel no usaba.

X-Factor

01/11/2019

| Por Alejandro Caracciolo

3 comentarios

X-Factor_71_PortadaEn 1991, la línea de comics de X-Men fue replanteada con la finalidad de traer a los fundadores nuevamente junto al resto de los personajes populares, tanto en Uncanny X-Men como en la próxima a ser lanzada X-Men, dando lugar al comienzo de la era del “Blue Team” (en X-Men) y el “Gold Team” (en Uncanny).

Pero una consecuencia de esto iba a ser la posible cancelación de X-Factor, de la que se estaba hablando en la editorial en ese entonces, ya que por entonces, los cinco X-Men originales eran quienes componían el equipo, y si pasaban los títulos principales, X-Factor dejaba de ser necesaria. Eso es exactamente lo que habría ocurrido tras el final de la “Muir Island Saga”, de no ser porque Peter David se acercó entonces a los editores con una idea para continuar publicando X-Factor, con un enfoque nuevo, y poniendo al frente del comic a un rejunte de personajes que hacía tiempo que Marvel no usaba.

Así que el número nº70 de X-Factor (el primero de Peter David), sirve a la vez como un epílogo a la Muir Island Saga, y como una despedida de la vieja formación, junto a la promesa de que el título no se acaba, sino que se viene algo nuevo y diferente a partir del siguiente número. Promesa que el flamante nuevo escritor de la serie cumple a partir del nº71, donde realmente se pone a trabajar en la formación del equipo, la dinámica entre los personajes, los primeros subplots que desarrollará con el correr de los números, así como queda establecido el tono general de la serie, más leve y mucho más alejado del melodrama constante de Uncanny X-Men. Hasta se ha dicho que el tono leve que David le da a esta serie, la hacen comparable a títulos como Excalibur de Chris Claremont y Alan Davis, o incluso a la Justice League International de Keith Giffen y J.M.DeMatteis.

1GBFQx3Al igual que como hicieron en su momento los mencionados Giffen y DeMatteis con Justice League, David también logra reconstruir de cero el equipo con un conjunto de personajes totalmente diferente, muchos de ellos con muy poca historia previa, y otros más veteranos y conocidos. Guido Carosella, por entonces sin “nombre de superhéroe” y cuyo apellido aún no se conocía, Polaris, y Multiple Man son los primeros personajes a los que nos encontramos al comienzo del nº71, quienes estaban reunidos tras ser convocados por Valerie Cooper, el contacto gubernamental del equipo, en un rol parecido al que Henry Peter Gyrich tuvo en algunas épocas de Avengers, pero con una actitud distinta, más cómplice y no tan fría y burocrática como la de aquel. Valerie aparece luego intentando (y logrando, de forma accidentada) reclutar a Havok para liderar al nuevo equipo, a los que se suman también Wolfsbane, y finalmente, de forma inesperada, Quicksilver, el antipático hermano de Scarlet Witch, hijo de Magneto, y Avenger veterano, quien prácticamente se invita a si mismo al buscar al equipo para pedirles ayuda con sus poderes, lo que los lleva a su primer caso.

 

26229487._SX540_Una gran ventaja que tiene el hecho de trabajar con personajes de segunda, tercera e incluso cuarta categoría, es que brindan mucha libertad para desarrollarlos, y Peter David saca mucho provecho de eso con el elenco de personajes que tiene a su disposición. Hay que destacar la claridad con la que David delinea las personalidades de cada personaje, siempre fiel a lo previamente establecido en los casos de los personajes que tenían algo de historia, y con los replanteos correctos en los casos necesarios, cuando los personajes resultan confusos, como en los casos de Havok o Polaris, e incluso en cuanto a la relación entre ellos.

X-Factor #88 - write a checkEs muy lindo lo que hace con respecto a Guido (quien luego tomaría el nombre de “Strong Guy”), Wolfsbane, e incluso Quicksilver, con quien básicamente logra algo que parecía imposible: hacerlo más llevadero, sin cambiarle la personalidad engreída y altiva de toda la vida. Sigue siendo el imbécil de siempre, pero es un imbécil querible.

Junto a Peter David a lo largo de la mayoría de la serie se encuentra el dibujante Larry Stroman, un artista con muchos altibajos, que tenía un estilo bastante raro, y cuya narración visual podía ser bastante confusa de a momentos, pero que tenía momentos en los que se lucía con algunos toques y gags interesantes. Rescato el hecho de que supiera darle a cada personaje un tipo de cuerpo diferente, y que lograba darle mucha energía a la acción.

El flujo de algunas historias se vio interrumpido a causa del crossover mutante del momento “X-Cutioner’s Song”, en el que Xavier es víctima de un atentado, aparentemente a manos de Cable, lo que hace que los X-Men y X-Factor vayan tras X-Force, primero, para ir luego trans Cable, para finalmente descubrir el verdadero plot, y al verdadero villano, blablablá. Nada original, un típico crossover que sigue una fórmula repetida miles de veces, que interrumpe lo que estaba haciendo David, sin aportar nada útil. Más aún, los episodios de X-Cutioner’s Song en X-Factor, fueron dibujados por un Jae Lee aún muy joven y que todavía parecía no haber pulido bien su estilo, por lo que su trabajo resulta demasiado sucio y molesta a la vista.

Joe Quesada - X-Factor 87 - JamieQuizás el número más recordado y destacable sea el nº87, un número autoconclusivo, que viene inmediatamente después del crossover mencionado, y que fue dibujado por un joven Joe Quesada (antes de “Sword of Azrael”). En éste número vemos como nunca una exploración a fondo de la psiquis de cada personaje, quienes en el espacio de dos o tres páginas cada uno, dejan expuestos todos sus conflictos e inseguridades, de manera que termina por cerrar perfecto el retrato de cada uno de ellos, en relación a todo lo que fueron haciendo y diciendo a lo largo de esos escasos veinte números.

David se va tras el nº89, luego de entregar la primera parte de una historia que es continuada en el nº90 por su sucesor, Scott Lobdell, y enseguida se nota la diferencia de estilos entre ambos escritores. De un número al siguiente, la serie cambia completamente.

Con los años, la corta etapa de Peter David en X-Factor se convirtió en un clásico, un favorito de los fans, que incluso fue recopilado en cuatro TPBs titulados “X-Factor Visionaries: Peter David”, que componen la etapa completa, y que son una gran opción para conseguir estos comics. También cabe mencionar que del número nº87 salió hace poco una edición facsímil, que desde ya recomiendo muchísimo.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

3 comentarios

  • Peter David la descose con los diálogos y el desarrollo de personajes, aunque la etapa se me hizo breve. Tengo entendido que se fue de la serie por los crossovers, aunque se dió el lujo de cruzarlos con su Hulk y Doc Samson.

    Comentarios

    Matias

    03/11/2019 - 19:51

  • Es una buena etapa de la serie pero la segunda etapa de David en X-Factor es gloriosa

    Comentarios

    elbarto

    03/11/2019 - 19:36

  • Esta serie la lei cuando ya habian pasado estos y estaba mistique y sabretooh. Mas allá de que me parecia bueno, lo mejor era que no necesitabas 4 series para entender algo.

    Comentarios

    chuliverm

    01/11/2019 - 20:29