Dimensión Unitaria

A mitad de los años ’90 la mítica antología española El Víbora publicó un manga exclusivo hecho para la revista por el gran Kazumasa Takayama.

Miyuki Mata

29/11/2022

| Por Lucas Ferrero

4 comentarios

DYF9CYUXUAAM47oNueva entrega de esta sección en la que diseccionamos el maravilloso mundo de las historias cortas, desde anuales y especiales bizarros hasta clásicos y gemas de culto. Bienvenidos al verdadero Triángulo de las Bermudas de la historieta, donde conviven Moto Hagio, Doug Moench y Tex.

Miyuki: Año uno

A mitad de los años ’90 la mítica antología española El Víbora publicó un manga exclusivo hecho para la revista por el gran Kazumasa Takayama (Shock Temporal).

La historia se centra en una agente secreta del gobierno que hace misiones especiales al límite de sus capacidades. La protagonista (Miyuki) tiene carta blanca para matar a cualquiera y conseguir su objetivo.

El primer relato corto de Miyuki es una aventura breve, donde la protagonista se enfrenta a una pandilla que anda en motos. El dibujo es maravilloso, ya que se ven muchos detalles en los vehículos y la acción. Las puestas en página funcionan gracias a la narrativa y la dinámica que tienen. En el final hay una reflexión sobre cómo matar y el poder que tiene Miyuki. Una idea que está asociada al personaje, ya que tiene una especie de inmunidad gubernamental, que luego se quebraría en el segundo arco.

El segundo arco argumental es el más ambicioso y el más largo. La historia se centra en la misión de matar a un jefe muy poderoso relacionado al cártel de drogas más importante de la ciudad. Miyuki lo seduce para matarlo pero luego cae presa y es víctima de un jefe de policía corrupto.

DYF97a0WsAAVx4VLa tercera aventura es la más aburrida y genérica. Es la que se posiciona sobre lo construido en las anteriores. En vez de mejorar e innovar, aburre y no aporta nada nuevo. Miyuki se enfrenta a unos secuestradores y toda la historia de la toma de rehenes queda olvidada. Miyuki otra vez es violada a punta de pistola y sobre el final da vuelta todo tan fácil que se vuelve todo muy predecible.

Sexo, acción y licencia para matar

La idea de que en toda aventura Miyuki tenga que coger o ser violada para luego dar vuelta la situación y hacerlo mierda al villano de turno aburre. Por supuesto que es coherente con el material que la antología publicaba en ese momento pero se torna un poco predecible y por momentos sin sentido.

Takayama es un genio de la puesta en página. El maestro vive del uso de la línea cinética para mostrar dinamismo en sus viñetas. La narrativa es fresca y ágil. Las escenas de acción y de sometimiento son increíbles porque el autor dibuja muy bien, no solo la figura humana sino que se las ingenia para que luego de las escenas de sexo haya unas peleas espectaculares.

DYF9wHiW0AA1t2mEl arte de seducir

Miyuki Mata es un manga que podemos encasillar en el género policial. Una protagonista que funciona como una justiciera moderna que a la vez es una policía encubierta con carta blanca para matar a cualquiera y limpiar la ciudad de la corrupción. El problema es que el exceso de sexo, la ambigüedad moral y las pocas historias le juegan en contra al personaje. Takayama sin duda debe haber visto mucho cine de Abel Ferrara, Luc Besson y en especial películas de Charles Bronson, Clint Eastwood, William Lustig y todo lo que esté relacionado con justicia por mano propia, ya que es una atmósfera que se respira en las aventuras.

El gran acierto del dibujo de Takayama es lo bien que dibuja la ropa y cómo esta juega un rol fundamental en los relatos. Siempre Miyuki se desnuda y de alguna manera eso es el puntapié inicial para que la historia arranque.

Anatomía de una asesina

El gran problema de la serie es que son apenas tres historias y no termina de cerrar bien el personaje. Por ejemplo, nunca se resuelve el misterio del tajo en la teta. ¿Fue algo que la marcó en el pasado o un acto iniciático? Por otro lado, el tema de que ella es una agente del gobierno encubierta y hace misiones jodidas y extremas donde está en riesgo su vida queda claro, pero no la moral. Es una máquina de matar que no se preocupa por nada. Por momentos carece de sentido y ahí el personaje se desvanece para transformarse en algo mucho más frío.

En la segunda aventura, que es la más importante, ella secuestra a la hija del jefe de policía corrupto y se las deja a unos aliados motoqueros que la violan. No tiene coherencia, más allá de si ella quiere una venganza contra el comisario y por eso permite que suceda eso. Para mí esto resta muchísimo a la historia y al personaje porque se genera ese combo de que tiene que haber sexo en todos los capítulos y por momentos sin sentido.

00001El arte de matar

En Miyuki Mata el gran Takayama muestra un registro muy distinto al que vimos en Shock Temporal, El Keep, o la historia corta publicada en el especial Japón de la antología El Víbora. Acá lo vemos más suelto y se debe a que la historia se presta a que la narrativa sea más dinámica y todo se centre en la acción y el sexo. El autor es un virtuoso de la anatomía y es por eso que puede dibujar cualquier pose no solo para matar alguien sino para una escena sexual. Takayama es consciente de eso y se aprovecha de esto en todas las historias. Por momentos esto es un exceso predecible pero necesario para la historia que quiere contar.

La maldición de Takayama

Aún hoy, el maestro es un autor secreto y muy poco reconocido. Gran parte de su trabajo publicado en España jamás fue reeditado o compilado en un tomo. El único trabajo que tiene un tomo es el de Shock Temporal, del que apenas salió la primera parte y fue editado por Norma. En inglés lo edito Dark Horse en formato revista bajo el nombre de Chronowar. Las historias de Miyuki Mata se serializaron en El Víbora entre los nºs 190 y 195, y luego apareció otra aventura en el Especial Violencia.

Hoy existe una nueva edad de oro de rescate de autores olvidados y malditos, así que esperemos que dentro de poco aparezca la hora de Kazumasa Takayama así todo el universo es feliz.

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios

  • Recuerdo haber comprado el «Especial Violencia» de «El Vibora» por mi siempre querido Miguel Ángel Martín, más los nombres de Clowes y Stan y Vince -sí, estaban Bagge y Brown, pero no con historias realmente trascendente, más aquella nota que hablaba del «suicidio» de GG Allin en un baño(¿?)-. Lo de Takayama fue un grato bonus, con bastante protagonismo en ese número. Como bien decís, la historia es la nada misma si uno pretende más que acción, violencia, buenos dibujos, un poco de porno y una bella enseñanza en la última viñeta.

    Comentarios

    NN

    04/12/2022 - 20:08

  • Gran nota Lucas!!! Shock Temporal fue un manga que me marcó para siempre, ojalá alguien traiga la secuela, de verdad me genera mucha intriga.

    Comentarios

    Cuestionador

    30/11/2022 - 22:05

  • Pinta para darle una leída. Acá tenemos una gran deuda en rescatar autores/ras de manga

    Comentarios
  • Grande Lucas! Por lo que contas, me parece a mi que este personaje y sus historias se beneficiran de ser directamente ya pornográficas por qué si meter una escena de sexo en cada capítulo de un manga policial, incluso si no tiene sentido y no aporta a la historia, y bueno, muy policial no es. Las escenas de sexo tienen que salir naturales en historias de otros géneros, para situaciones forzadas lo hacia porno y listo,total no es como si en el Víbora no hubiera historietas que son puro garche.

    Comentarios

    Nahuel2017

    29/11/2022 - 12:22