Zona de polémicas

Seguir juntando hoy las revistas mexicanas editadas por Novaro es un consumo rayano en el fetichismo y la verdad, no lo puedo entender.

Amor a la mexicana

30/11/2014

| Por Andrés Accorsi

6 comentarios

comics-mexicanos-la-zorra-y-el-cuervo-novaro-anos-60s-70s-19431-MLM20171865023_092014-FEs horrible sentarse a escribir un texto sabiendo de antemano que va a indignar o a irritar a gente que quizás es buena gente, pero a veces hace falta.

El otro día, con mi viejo amigo Marcelo Iglesias, participamos de un programa de radio en el que hay una sección titulada “Jurassic Fan”, que consiste un poco en indagar en los orígenes del fandom, en entrevistar a tipos que militan en los distintos palos del fandom hace 8.000 años y pueden contar anécdotas y tirar data de cómo era ser comiquero (o rolero, o fan del cine bizarro, o coleccionista de muñecos, o cosas así) en la era paleolítica, antes de que existieran las comiquerías, las convenciones, la internet y todas esas cosas que –a partir de los ´90- fueron haciendo visibles y hasta casi normales a los fans de estas huevadas que tanto nos emocionan.

A raíz de nuestros relatos (especialmente los de Marcelo, que es unos años mayor que yo), surgió el tema de las viejas y archiconocidas revistas de la editorial mexicana Novaro, aquella que durante más de 30 años distribuyó por toda América centenares de títulos, que incluían a casi toda la línea de DC, desde los obvios Superman y Batman, hasta Susy: Secretos del Corazón (que republicaba las historietas románticas de DC) o La Zorra y el Cuervo, que también provenían (por lo menos durante los ´60) de la misma factoría.

comic-susy-secretos-del-corazon-n596-editorial-novaro-13584-MLA3312318055_102012-FY bueno, ¿quién que hoy tenga más de 40 años se puede jactar de nunca haber comprado, canjeado, leído y atesorado esas revistas en cuyo vértice superior izquierdo aparecían las letras «E-N»?. En aquella época, si eras fan de los comics, caías casi inevitablemente en ese sellito, sea por el lado de los superhéroes, los funny animals, los westerns, los comics románticos, las comedias juveniles tipo Archie, o incluso las producciones generadas 100% en México, tipo Joyas de la Mitología, Leyendas de América, o Fantomas.

Y está bien. No había otra cosa (era eso o Columba, con suerte) y uno era pendejo y no sabía que se trataban de versiones berretas de los comics yankis. Estaban en todos los kioscos, no eran caras (supongo yo, porque mis abuelos -que eran jubilados- nos compraban muchas a mi hermano y a mí), salían todas las semanas, había una amplia variedad de títulos y, como quien no quiere la cosa, si eras fan de los superhéroes, te habilitaron prácticamente toda la Silver Age y toda la Verdul Age de DC, lo cual no es poco. Uno se las devoraba, se apasionaba, recorría casas de canje buscando esas segundas partes de historietas que continuaban y que te dejaban al re-palo (con Batman cayéndose de un precipicio, o Two-Face como miembro grosso de “los Campeones de la Justicia”) y creía estar consumiendo la posta, “the real thing”.

751129_239_ElInsolitoHabitanteDeParisNo teníamos idea de que Bruno Alba era Barry Allen, ni nos imaginábamos que Raúl Jordán era Hal Jordan, ni mucho menos que la Cobra era The Creeper! Dantón era (cagate de risa) Deadman, Carlos Vela era Wally West, Jorge Forcada era Jay Garrick y Tito Gasca era Roy Harper, o sea Speedy, o sea Arsenal. ¿Y te acordás como le decían al Phantom Stranger? No, no puedo siquiera tipearlo sin estallar de risa… agarrate fuerte: ¡El Mensajero de Ultratumba!! Dejate de jodeeeer! Por no hablar de aberraciones como Oscuranto/Morus (Darkseid) o Maxisol (Mr.Miracle)… Digo, todo esto mientras Clark Kent se seguía llamando Clark Kent, o sea que no estaba ni siquiera el criterio de ponerle a TODOS los personajes nombres “en castellano”.

Y podemos seguir: las horrorosas traducciones de Novaro no se limitaban ni a palos a los nombres, sino que además sintetizaban muchísimo los diálogos y les bajaban notablemente el nivel de complejidad, como para que cualquier subnormal pudiera entenderlos. Por si faltara algo, cambiaban el rotulado manual de las revistas yankis por unas tipografías uniformes y aburridas, se salteaban números de las colecciones, publicaban algunos con menos páginas que en la versión original, y hasta se dieron el lujo de bajarle el pulgar a episodios clave, como aquella Green Lantern/ Green Arrow que mostraba a Speedy dándole a la droga.

00Aún así, hay que reconocer que las ediciones de Novaro convirtieron a varias generaciones de argentinos en cebados incondicionales de DC, lo cual explica en cierto modo el fuerte arraigo que tienen los personajes de esta editorial por estas pampas, donde recién en los últimos… 10 o 15 años Marvel aparece como una opción poderosa. Y hasta ahí llega lo bueno que se puede decir de estas ediciones. Sin embargo, hoy por hoy, en pleno Siglo XXI, a casi 30 años de la desaparición de Novaro, en un mundo en el que esas publicaciones están casi extintas, son difíciles de conseguir, salen carísimas y cuesta verlas en buen estado, todavía hay nostálgicos que las buscan a muerte y dan la vuelta olímpica cada vez que encuentran una Halcón de Oro con un episodio del Spectre dibujado por Neal Adams.

Mi indignación por los años en los que compré eso creyendo que era la posta, y por ende mi militancia anti-Novaro, se remonta a 1987, más o menos. Ya hace casi 30 años que reventé mi colección (lo admito, tenía muchas) para pasarme a las yankis. Imaginate cómo me cae hoy enterarme que hay gente que todavía busca eso, que todavía lo considera un tesoro, que todavía te refriega en la cara la primera aparición de Gil Garza (a quien quizás conozcas como Guy Gardner). Muchachos, pasaron las décadas, pasó la vida, llegó la era de la información. Hoy no sólo sabemos que esas ediciones tenían más vicios que las estrellas de rock de los ´70, sino que además tanto DC como otras editoriales de otros países republicaron casi todo ese material en ediciones mejores, más cuidadas, más respetuosas.

antigua-revista-comic-superman-novaro-mexico-ano-1967-5928-MLU5014885472_092013-FCortémosla con la nostalgia ciega, con el consumo acrítico, con el negocio de los avechuchos que te venden cada revistita pulverizada como si fuera un Santo Grial. Animémonos a enterrar las revistas de Novaro en el cementerio de las cosas que nos cebaron en la infancia pero que hoy no tienen ningún sentido. Abramos los ojos: la compañerita de la primaria que estaba bárbara y a la que le dedicamos nuestras primeras pajas, hoy es una cuarentona o cincuentona hecha mierda, con patas de gallo, celulitis y olor a naftalina en la concha. Seguir juntando hoy revistitas de Novaro es seguir dedicándole pajas a ese recuerdo herrumbroso de la infancia, y sin chances de pasar de la paja, porque me consta que la mayoría de los que las siguen comprando ni siquiera las compran para leerlas. Ya es un consumo rayano en el fetichismo y la verdad, no lo puedo entender. Me lo podés explicar con la teoría de que los comiqueros mayores de 40 son mayoritariamente infradotados, pero me niego a aceptar una cosa así. Por ahora.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

6 comentarios

  • Herrumbroso. La primera vez que vi una revista con los ganchos oxidados fue en una Novaro de Batman. La compre de curioso porque era de un formato pequeño y prometia un bonus green lantern/green arrow. Cuando vi la accion de los elementos hacer estragos sobre el metal, automaticamente descarte publicaciones anteriores a la decada en que yo naci. Y tambien fue la primera vez que me plantee agarrar mis colecciones y encuadernalas con costura y tapa dura. Mis TPB caseros.

    Comentarios

    BumblefuckNick

    04/12/2014 - 20:55

  • Yo no entiendo ni siquiera el tener más de una vez lo mismo. Más allá de algún tomo de Pratt que tengo repetido (por tener las versiones en color y en blanco y negro), cuando consigo una compilación, cambio el material repetido por guita (para conseguir nuevo material).
    Creo que coleccionar las de Novaro sería como un japonés que coleccione esas publicaciones de manga semanales con peor calidad de impresión que la guía telefónica.

    Comentarios

    bazillusgg

    02/12/2014 - 09:53

  • No estoy de acuerdo, tal vez haya gente con ese problema que tú llamas paja » masturbación» pero no solo los hay entre los coleccionistas, los hay en todo lado, no es exclusivo de coleccionistas de comics, tengo 40 y gracias a Dios no estoy hecha una m… como crees que todas lo estamos, ni llevo una vida dedicada solo a la colección, soy casada y tengo hijos, puedo decirte que es una actividad como cualquier otra, un gusto, no un vicio a diferencia del alcohol y la drogadicción que esas si son prácticas indebidas, parece que tienes algún problema con las colecciones o lo tuviste con algun coleccionista, por eso generalizas, si las actividades se las realizan con medida no se salen de control, ojo, si hablamos de adicciones como la droga, esas no son actividades, son vicios, ahi no existe el con medida, todo se sale de control.

    Comentarios
  • Qué haya tipos de más 40 que coleccionev Novaro no me parece tan bizarro como que haya tipos de menos de 30 que se maten por conseguir un recopilatorio de la X-Force de Liefeld editado por Forum o que paguen fortunas por los tacos de Crisis o Watchmen de Zinco.

    Comentarios

    arielvh

    01/12/2014 - 20:07

  • a mi me asombra aun q gente coleccione las d PERFIL!!!! pero es obvio q gana la emocion del recuerdo no de la calidad, traduccion, etc…para cuando una nota sobre editorial ZINCO?

    Comentarios

    omar hirsig

    01/12/2014 - 16:54

  • Emmm, yo creo que todo pasa desde la óptica en que lo mirás . Yo colecciono material Novaro desde el 68′ y lo conservo con el encanto que tenía en su momento. Siempre supe que las traducciones eran muy malas . Salvo un breve período hacia el final de la editorial en el 84′ . Afortunadamente pude acceder ya en los 70′ al material original y con regularidad desde fines del 86′ y siempre tuve claro esto. Pero aún así procuré conseguir todo lo que había leído en mi infancia de Batman vía Novaro y lo logré , hoy tengo todo eso y cuando agarro cada revista disfruto de su aroma , de la calidad de su papel , miro los dibujos y me retrotraigo automáticamente a la vez que los ví por primera vez ( tengo memoria fotográfica ) y disfruto ese viaje en el tiempo . Ese mismo material de una manera u otra lo tengo en su edición original para leerlo como corresponde , pero disfruto leer la versión Novaro por los motivos anteriormente citados . Como puedo leer una » Furia Blanca » , o » Dr. Mortis «, o » Bucaneros » , o una » Salgari o Patoruzito » del 47′ , o los » Suplementos de Aventuras » , o » Skorpio » , o » Creepy y Zona 84 «, o » Fantomas y Diabolik «. Me gusta leer y releer todo el material que tengo que abarca Comics desde los 30′ o quizás antes porque tengo revistas de principios del Siglo XX , hasta la actualidad . Ubico cada cosa en su contexto y lo disfruto sin detenerme a juzgar como le pasó el tiempo a ellas , disfruto de esos paseos por distintas épocas y me hace feliz. Por ejemplo , precisamente en estos días estoy re-leyendo mi colección de » Las Aventuras de Meteoro » de editorial Abril que son del 75′ al 77′ .

    Comentarios

    dibujante

    01/12/2014 - 10:36