Zona de polémicas

¿Qué onda las mujeres y la historieta? ¿Son cosas incompatibles, como ser fan de los derechos humanos y votar al PRO?

Cuestión de Género

24/07/2013

| Por Andrés Accorsi

13 comentarios

1084000-kids_reading_comics_3_superOtra vez me siento a pensar en voz alta y esta vez el tema es la relación entre las mujeres y la historieta. ¿Qué onda? La mitología dice que son dos cosas bastante incompatibles, como ser fan de los derechos humanos y votar al PRO. Pero, ¿es tan así?

Hay una primera distinción y es entre la lectura de comics y la militancia comiquera. Lógicamente, todos conocemos muchas más mujeres que leen comics que militantes comiqueras, de esas que van a las charlas de los historietistas, escriben en los foros, recorren infinitas comiquerías en busca de las revistas (o libros) que les faltan, leen religiosamente el sitio de Comiqueando, etc. En lo visible (el ámbito comiquero), hay pocas minas. En lo invisible (la intimidad de cada lector, puertas adentro de su casa), hay bastantes más.

La segunda distinción es una especie de ranking. En todo el mundo, hay muchísimas chicas que leen manga. En Argentina, hasta el shonen tiene mucho público femenino. Yo sospecho que es porque acá no se edita yaoi y los shojos que se editan son desgarradores, pero bueno, son sospechas, nomás. Lo cierto es que el del manga es un sub-palo donde el olor a huevo se siente un poco menos.

Después viene la historieta argentina. De la genialidad de Mafalda a los bofes infumables de la Intervalo, la historieta argentina tuvo, tradicionalmente, una interesante cantidad de lectoras. Hoy lo vemos con Macanudo, por ejemplo, y por supuesto en la historieta infantil, donde la barrera de géneros casi no se nota.

girl-reads-supermanEl tercer puesto sería para el comic yanki alternativo. Daniel Clowes, Chris Ware, Craig Thompson, los hermanos Hernández, en menor medida Crumb y Bagge, también tienen su hinchada. Y por supuesto las autoras como Alison Bechdel, Jessica Abel o Julie Doucet, aunque claro, acá ya no estamos hablando de la cajera del supermercado, sino de minitas con un perfil más intelectual, o incluso más freak.

Cuarto puesto para Vertigo, o para cualquier cosa donde meta mano Neil Gaiman, que es otro autor fetiche entre las mujeres. Por supuesto, es más fácil que se copen con Sandman que con Preacher Scalped o Transmetropolitan, pero Vertigo tiene muchas series donde las lectoras pueden sentirse identificadas. Dale Fables o Y, The Last Man a tu chica, a ver qué onda.

Quinto puesto para el comic europeo. En Francia supongo que habrá muchas, pero en Argentina no hay casi fanáticas de Moebius, Pratt, Trondheim, Bernet, Bilal, Marini o Meziéres. Ni siquiera de Astérix, Spirou o Tintin. No pretendo que se hagan fans de Manara, pero es raro que no se enganchen con autores como Paco Roca o Frederik Peeters, por poner apenas dos ejemplos.

Y sexto lugar para el mainstream yanki, o sea, superhéroes y afines. Acá la llegada de las chicas fue tardía y se está dando, pero de a poquito. Por ahora, es difícil enganchar lectoras mujeres en estos festivales de la machaca y la testosterona. Tiene que ver con los contenidos, supongo yo, con cómo están planteados los conflictos, cómo están gráficamente representados hombres y mujeres, cómo tratan los guionistas a estas últimas y con un detalle no menor que es el del elemento fantástico.

le-soleil-la-plage-et-les-livres_281216_510x255Hay excepciones, por supuesto, pero en general, a las mujeres no las ceba mucho lo fantástico. Les tira más lo real, lo verosímil. Entre Persépolis y el Incal, se quedan de una con Persépolis. Les gusta más V for Vendetta que Watchmen, porque “es más realista”. Se emocionan más con la autobiografía o el costumbrismo que con la épica y la grandilocuencia. En realidad, les gusta lo mismo que a nosotros: las historias originales, bien narradas, con conflictos humanos atractivos. Pero miran demasiado la cáscara. Si el conflicto humano atractivo tiene como protagonistas a 25 chicos y chicas del Siglo XXXI con superpoderes, cuerpos perfectos y trajes estridentes pensados para resaltar la perfección de esos cuerpos, ya es más difícil que se enganchen.

Enseguida van a saltar las chicas a contarme que leen a Tolkien, a Rowling o a Lovecraft y que se copan con un montón de obras de géneros fantásticos. Welcome to Freakville. Las chicas que leen este sitio web están (como dice mi amigo sociólogo) fuera de la media, son casos muy aislados y –lamentablemente- poco representativos. Igual me interesa escucharlas, obvio.

Pero vamos a lo importante, que son las ideas acerca de qué hacer para que más cromosomas XX pueblen el universo comiquero.

e-peterman-reading-comics-in-publicPrimera idea: que haya más mujeres involucradas en la realización, la edición y la comercialización de los comics. Hoy hay muchas más que hace 20 años, es cierto, pero la proporción sigue sin reflejar la del “mundo real”. Guarda: esta fórmula puede fallar. De hecho, la intentó DC en los ´80 y ´90, cuando puso mujeres en sus cargos directivos, contrató coordinadoras, guionistas y dibujantes mujeres, etc., y siguieron sin venderle un puto comic a nadie que no usara calzoncillos. En las editoriales grossas de Francia pasó algo parecido. Al final, resultó que repartir un… 15% de los cargos de una editorial entre personal de sexo femenino no genera –por lo menos en el corto plazo- una masa de lectoras que arrime al 15% del total de los consumidores.

Igual, como primer paso, no está mal. Yo creo que en Argentina, por ejemplo, habría más lectoras de historietas si hubiera más minas escribiendo y dibujando historietas. Pero hay poquitas: Patricia Breccia (de vez en cuando) en la Fierro, Caro Chinaski en Tiempo Argentino, Alejandra Lunik en Oh La Lá… y después no sé si hay alguna otra, por lo menos en los medios más conocidos. Me extraña que no haya chicas haciendo comics, por ejemplo, en Genios y Billiken, que son revistas tan leídas por varones como por mujeres. El resto de las autoras o están ocultas en el under, o sólo publican en la web, o aparecen cada tanto con un libro interesante, pero de baja tirada y cero presencia en los medios masivos. Volvé, Maitena, que te extrañamos.

Segunda idea: cuidar la forma en que se muestra a la mujer en las historietas. Sean varones o mujeres quienes las escriben y dibujan, las historietas tienen que ser más piolas a la hora de reflejar el mundo femenino, a la hora de generar complicidad con lectoras de ese sexo. No podés seguir escribiendo –como en los ´40- minas que no sirven para nada, que suelen ser una molestia, una pelotuda a la que el villano captura para condicionar al héroe, o (en el mejor de los casos) una villana encubierta. Ya está, ya cansó. Una mina es más compleja que eso. “Elena! Martita!”. Déjense de pelotudear en esa casa y hagan algo más productivo que esperar a que el macho las venga a rescatar.

Terminemos también con el power-yiro, la mina hiper-agresiva, violenta, armada hasta la argolla, que se comporta como un muchachón del puerto, pero con tetas. Una de vez en cuando se banca, pero ya sobran. El sólo hecho de que las mujeres (sobre todo en el género superheroico y demás comics para adolescentes) anden siempre ligeras de ropa, con casi toda la merca al aire, es piantavotos. La mina no quiere leer acerca de las fantasías pajeras del varón. Si la protagonista es mina, tratemos de que piense, sienta y SE VISTA como una mina, no como una bailarina del caño pasada de tequilas.

4496939-mujer-leyendo-comics-en-su-piso¿Y por qué en los comics el 95% de las minas están buenísimas? ¿No vale meter chicas fuleras, o petisas, o muy altas, o culonas, o dientudas, o con sobrepeso, o con tetas que en vez de melones parezcan picaduras de mosquito simétricas? Por supuesto hay excepciones, pero ¿cuántas son? ¿Respetan la proporción de minas no-modelos que se ven todos los días por la calle? Ni a palos, y eso también acota el potencial de llegada a las hipotéticas lectoras.

Tercera idea: urgente, comics para nenas de 10 a 14 años! Cuando los chicos se cansan de Los Pitufos, ponele, pueden pasar a Batman, Tintin o Patoruzú. ¿Y las chicas? Largan las historietas de la Genios ¿y qué agarran? Mafalda, ponele… pero se te acaba enseguida. ¿Qué se edita para ese segmento? Archie en EEUU, esos comics de chicas y caballos en Alemania, en algún momento W.I.T.C.H. en Italia y los comics de Purita Campos en España… ¿Alcanza para mantener a millones de borregas adictas al comic hasta que descubran el shojo, las tiras de Liniers o –mejor aún- el sexo? Vamos, loco! Media pila! Quiero comics de Barbie, de Floricienta, de los Teen Angels, de Justin Bieber, si fuera necesario! Tiene que haber historietas que reflejen las boludeces con las que se ceban las pendejas de 10 a 14, que hablen de los granitos, del primer beso, la primera menstruación… aunque sea en términos medio pavotes, no importa.

Y tiene que haber más ideas, pero se me van a ocurrir leyendo los comentarios que aporten ustedes, chicos y chicas que se comieron esta infinita parrafada, con paciencia y estoicismo…

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

13 comentarios

  • Me parece que la misma separación es fútil; la misma pregunta que plantea opiniones es separatista. Por qué preguntar qué onda la mujer y la historieta? Acaso nosotros los hombres nos vemos todos como superhéroes? Acaso no nos hemos encariñado con alguna mujer de ficción? Acaso Shakespeare se creía mujer y por eso escribía personajes femeninos copados? No tiene nada que ver. Nada. No todo lo creado en el mundo es para todo el mundo. Cada invento tiene un público determinado. Somos iguales hombres y mujeres? Por supuesto; pero la gran mayoría de los hombres no compra todo lo que compra porque «es lindo», cuando la gran mayoría de las mujeres sí lo hace. Alguien ha visto laburar a una mujer de ayudante de albañil en una obra en construcción? Yo no, y no me gustaría verlo (aún cuando hay mujeres que saben más de construcción y arquitectura y definitivamente hay mujeres que son físicamente mayores que muchos hombres). A nadie se le ocurre preguntarse por qué no y es lógico (y no necesariamente machista o feminista). Todo el mundo se maneja socialmente por intereses propios y accede a cosas que le gustan y a cosas que no. Alguien acaso analiza otras artes a través del género? Es una boludez, loco. Déjense de joder; haciendo una analogía al que tal vez sea el otro medio de entretenimiento más popular se puede dar una idea más concreta: en los videojuegos, a ninguna mujer le importa si el protagonista es un plomero bigotudo que se mete por cañerías verdes (e inmaduras) y sin embargo Super Mario Bros debe ser (junto a Pacman y Tetris) el juego más y mejor jugado por ellas y también por nosotros. El género no altera la calidad de la obra. Lean «Soy Leyenda» y díganme si no es una historia que enaltece la humanidad, sin importar si el protagonista es hombre. En serio. Déjense de joder.

    Comentarios
    • solo para joder un poco: en Bolivia se ven mujeres trabajando de albañiles.
      Y con respecto al Mario Bross, acá una nena demuestra que puede querer no jugar con el hombre:
      http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-7973-2013-04-19.html

      Comentarios

      bazillusgg

      06/08/2013 - 09:47

    • Yo también he visto, en Argentina; pero no era mi punto. Hablaba de generalidad y género. Si vamos al hecho que cada 9 mujeres en el mundo hay 1 hombre, cualquier mercado debería centrarse en las mujeres, es lógico; pero el mundo es un patriarcado hace miles de años.
      Pasando al artículo del diario Página/12; éste habla del juego Donkey Kong, no es lo mismo al Super Mario Bros. o cualquiera de sus encarnaciones. Igual el padre es un genio!

      Comentarios

      WILGENHOFFF

      20/08/2013 - 22:22

  • Puede ser que yo (hombre) tenga un gusto femenino, porque ya casi no selecciono qué le paso a mi mujer, y casi siempre le gusta. Y a veces cuando pienso que algo le va a gustar (como Pratt), resulta que no. O cuando le pasé una de Usagi Yojimbo y le dije «al toque te olvidás de que son animalitos, y al toque dejás de ver al samurái», igual no le pareció que en la historia hubiera una sensibilidad particular.
    Pero yo también termino siendo sexista aunque pretenda no serlo: si le regalo una historieta, le regalo una de Satrapi, y no una de Moore, aunque Watchmen le haya encantado.
    Hoy (exactamente hoy, 2/8) les mostré a unos alumnos de 7º varias historietas y una era _Génesis_ de Crumb… y las nenas me reclamaron que aparecían imágenes no adecuadas para ellas (¡porque Adán aparecía desnudo!). Qué tristeza…
    Y último: cuando leí la nota pensé «Sí, qué bueno meter temas femeninos para que se enganchen», y después de leer el comentario de Melinsane me di cuenta de que en realidad no tiene nada de malo que en una historieta pensada para varoncitos aparezca la menarca (y de nuevo me retrotrajo a mis alumnas reclamándome que Adán aparecía desnudo).

    Comentarios

    bazillusgg

    02/08/2013 - 10:15

  • «CLAP CLAP CLAP CLAP!» ¡CLAMP! ¡Eso es! Faltan historias «CLAMPERAS»,de esas que atraían tanto a pendejas como a pendejos,¿no?

    Comentarios

    Runatic

    31/07/2013 - 19:39

  • Que fortuna para la nota tener un contrapunto femenino tan lúcido y pertinente como el de Melinsane. Veo verdades parciales e injusticias comedidas, que sería largo de mencionar, y además presuntuoso, por dos razones: Las afirmaciones objetables son todas hijas de las mejores intenciones, y las dimensiones sociológicas y culturales del tema son astronómicas.
    En la medida que los boludos (literal y figurativamente) vayamos rompiendo con tanta herencia sexista acumulada, habrá más lectoras de historietas, más conductoras de autos (claramente más prudentes y consideradas que nosotros al volante), más chicas que entiendan la ley del off-side.

    Comentarios

    Tintachina

    31/07/2013 - 15:19

  • Muy buena la nota Andrés y excelente el complemento del comentario de melinsane.

    Comparto mucho la idea que tira melinsane sobre el tratamiento en la Fantasía. En el caso de Ursula K. Leguin y de Liliana Bodoc lo leo clarito, hay una sensibilidad en el relato con respecto a las emociones. No son personajes de carton yendo a la guerra, son hijos, hermanos, vecinos, etc . Cuando alguien muere te duele feo porque lo querías como a un primo hermano que crecio jugando a la pelota con vos.

    También comparto lo nefasto de la programación Princesa/Soldado que hace años tenemos en nuestra sociedad. Seria mucho mejor que dejemos a los chicos exploran sus propios gustos. Yo creci con Rambo pero fui el novio ocasional de las barbies de mi hermana entre varios juegos compartidos y creo que eso me afecto muy positivamente.

    Comentarios

    AREKASADARO

    29/07/2013 - 03:01

  • Este es un tema que me interesa mucho y me toca de cerca (como mujer y como lectora de comics) por lo que obviamente no voy a poder ser un ejemplo de objetividad, pero sí creo que voy a poder aportar algunas cosas para pensar, algunas desde mi caso particular (que me podrán decir que es una excepción o similar) o desde un pensamiento más amplio y general con relación a la cuestión de género y a lo femenino en particular. Iré contestando con el mismo orden que la nota por una cuestión de comodidad y que no se me pase nada (Y desde ya pido perdón por el CHOCLAZO que voy a mandar).
    Primero: en el ambiente comiquero hay pocas minas. Yo creo que esto va por un doble motivo: por un lado, tradicionalmente el mercado se inclina hacia un público masculino (más adelante consideraré también qué tipo de público masculino) y por otra parte el ambiente comiquero suele ser bastante jodido y cerrado. Sin querer herir sensibilidades, suelen ser hombres bastante particulares, que (como en muchos otros ámbitos) tienden a competir por sus conocimientos, extensivos o particulares. La mayoría de los casos que vi que una mujer se introduce en ese ambiente (supongo que porque es un caso raro) parece que la ponen en el lugar de «persona a levantar». Otra vez capaz esto es percepción mía, pero las mujeres en todos los grupos relacionados con este ambiente que conocí siempre están en papel de «la minita».
    Seguimos con el caso del manga: creo que la existencia viene por una cuestión tanto temática y estilística como también que es algo más novedoso, que en cierto sentido se aleja un poco del ambiente «tradicional» del cómic. Suele ser gente más joven, y hay una repartija más pareja en los géneros.
    Historieta argentina: puede ser, la verdad que en esto no opino porque no soy una gran lectora, o no al menos de tiras que podrían ser calificada de «femeninas».
    Comic yankie «alternativo»: creo que acá que el perfil de la minita que lo lee es más intelectualoide o freak (hola! soy intelectualoide y freak según tu clasificación), creo que va nada más que por una cuestión de difusión y mercadeo. Lamentablemente no se sabe mucho si no tenés alguien cercano que te pase autores no tan tratados en Argentina. Como el ambiente comiquero tradicional tiene olor a huevo, no es de extrañarse que sean hombres que les muestran a mujeres estas «rarezas» o excepciones del cómic norteamericano.
    Vertigo: acá respondo a algunas cosas mezcladas y ya me voy metiendo en mi propia reflexión.
    Si decís que las mujeres nos sentimos más atraídas por el costumbrismo (que uffff, posta que no, en muchos casos no), no tiene ningún sentido que digas que Gainman es fetiche entre las mujeres… ¿Dónde es costumbrista un cómic de Sandman? Funciona en base a delirios, fantasías, lo onírico, lo emocional. ¿Dónde es más realista V for Vendetta? Hay anarquismo, locura, asesinatos… Watchmen habla de la posibilidad real de superhéroes, es hiperreal, en todo caso. En mi caso me cuesta muchísimo decidir entre ambas obras, si estoy más «encariñada» con V, es simplemente porque fue la obra que me hizo llegar a Moore, aunque Watchmen esté mucho más cerrada y tiene un sentido hasta operístico que no vi hasta ahora en nada más.
    Cómic europeo: de nuevo, voy a ser una excepción. Crecí leyendo Ásterix, fue la primera historieta que llegó a mis manos y todavía tengo muchos tomitos en mi biblioteca. De nuevo creo que va por una cuestión de difusión más que por algo que tenga que ver con el género.
    Cómic yankie: coincido con vos, de a poco hay un lugarcito para las mujeres que se está abriendo. Lamentablemente creo que el lugar aún es ínfimo, incómodo y relegado al masculino, algo así como el asiento extra del pasillito de las combis, esos que se despliegan y son incómodos, pero bueno, al menos estás sentada. Coincido en que tiene que ver con la ridiculez que implican muchas de estas historietas en términos de ser una especie de «porno hardcore de la acción». También en que la representación femenina en este tipo de historietas es paupérrima. Sin embargo, de a poco, aparecen algunas obras que cambian un poco esta percepción (leyendo Wonder Woman por Azzarello me sorprendí muy enganchada). De todos modos creo que una no es consciente de esa representación tan escueta de una mujer hasta que es más grande. En mi caso, le afanaba los cómics de X-Men a mi hermano y me encantaban varios personajes de ambos sexos de la serie (hasta le pedí a mi papá que me comprara muñequitos de Night Crawler y de Wolverine, y lo hizo). Pero de nuevo, no está previsto que una nena lea un cómic de superhéroes, porque los superhéroes son para nenes. Y de más grande es más difícil poder ignorar que generalmente todos los personajes femeninos se resumen en un par de tetas del tamaño de globos, un ojete de mármol sin celulitis y un traje vinílico que es hasta más lascivo que verla en bolas.
    Acá es donde empiezo a leer y me quiero ir a las manos con Andrés y mostrarle un poco de «minita power». ¿Qué a las mujeres no nos gusta lo épico, lo fantástico? ¿ Que no nos gustan los cómics de superhéroes porque son fantásticos? Sí, previste que iban a saltar. Y salto. Porque puedo decir como mujer que no es una excepción que me guste la fantasía, sino que lamentablemente la posibilidad que se le da a la mujer para retrotraerse a un universo de fantasía es mucho menor. Muchos libros e historias que amo son fantásticos y a la vez misóginos (hola Tolkien, donde las mujeres poco más y no hablaban). Pero me parece que esta tendencia se está revirtiendo también. ¿Me van a decir que el público femenino de Harry Potter es la excepción? Estoy casi 99,9% segura que el fandom de HP es principalmente femenino. La saga de Canción de Hielo y Fuego, Hunger Games y, mucho que me pese, la bazofia de Twilight, todos tienen legiones de fans femeninos. ¿Cómo se explica entonces? ¿Cómo se explica Sailor Moon? ¿Y Buffy? Así puedo seguir un rato largo. No, no y no. A las mujeres nos gusta todo, o al menos tenemos la posibilidad de que nos guste todo como a los hombres. Creo que la cosa pasa por otro lado: por lo emocional. Para bien o para mal, a las mujeres se nos permite e incita a demostrar afectos y emociones: podemos llorar sin ser acusadas de mariconas, podemos abrazar y besar, podemos hablar de lo que sentimos sin ser tan juzgadas (remarco el tan). Acostumbramos a pasar nuestras relaciones, nuestras ocupaciones y también nuestros gustos por el filtro de lo emocional. Esto nos aleja bastante de lo masculino (no hace falta que explique cómo los hombres no pueden expresarse igual). Entonces, por qué podemos conectar más con Sandman que con un rejunte de chabones musculosos golpéandose en medio de una historia con argumento (a veces) nulo? Porque podemos relacionarnos más íntimamente y emocionalmente con los personajes. Porque podemos entender su oscuridad y luminosidad, sus conflictos, sus defectos y sus fortalezas. Porque los sentimos más humanos y menos superhombres. No se trata sobre el contexto en que estos personajes se desarrollen (sea en Westeros, en el Congo o en Estados Unidos), se trata de cómo filtran ese contexto a su interior. Las historias costumbristas, al no tener tantos elementos de distracción como las fantásticas y no tener que explicar casi nada para que se entiendan, pueden y suelen ahondar más en lo emocional. Ahora, habiendo hecho un poco de catarsis, puedo pasar a la parte de las ideas para que más mujeres lleguen a la historieta.
    Idea 1: que haya más mujeres en la realización. Sí, concuerdo que puede ayudar, pero no creo que pase sólo desde la producción sino también del mercadeo. Por más que haya un montón de mujeres involucradas en el proceso creativo, si se sigue publicitando como producto para hombres no va a tener mucha llegada al público femenino. Por otro lado, no creo que necesariamente deberían ser autoras las que puedan llegar más a las mujeres. O sea, está bueno que estén por el simple hecho de que puedan hacerlo y copar lugares. Pero autores como Hernández, en Locas, retratan una historia femenina de forma increíble, y son hombres. No sé, no creo que haya relación de causalidad necesariamente. (Bardeada gratuita: Maitena no vuelvas, nos tenés los ovarios más secos que pasas de uvas, escribís para mi vieja y sus amigas de más de 50 años).
    Idea 2: Sí, sí y más sí. Coincido al 1000%. Basta de mosquitas muertas o perras insensibles. Podemos ser ambas cosas y mucho mucho más. Con lo de que estén buenas… sí obvio que no es lo ideal, pero reconozcamos que no hay muchos superhéroes flaquitos y flojos, o gordos, o con granos… Creo que es algo general para todo el universo más comercial de la historieta, que no se puede despegar de ciertos cánones de belleza.
    Idea 3: Acá discrepo pero MAL. Por favor! Falta que atraigan a las mujeres con esas pelotudeces! De nuevo, por qué las nenas no se pueden enganchar con Tintin? Porque es hombre? No me jodan, Justin Bieber también. Esto va de la mano con lo que ya dije antes, y es lo que más quiero dejar en claro. Estoy HARTA de la separación de productos en «para chicas» y «para chicos». Qué estrechez de cabeza! Hasta el huevito Kinder de mierda ahora viene para nenas y para nenes. Por qué una nena no puede jugar con un camión o una pelota? Por qué un nene no puede jugar con una muñeca o relacionarse más con un aspecto emocional de una historia? (y a esto me refiero con lo que decía antes sobre el tipo de público masculino que hay en el ambiante comiquero, cuántos homosexuales hay? cuántos hombres que se cuidan a si mismos o tienen un perfil más «metrosexual» hay? sumamente pocos…). Crear cómics «para nenas» sólo ayuda a alimentar la brecha. Sí, puede ser que en términos duros más pendejas compren en el cómic de Justin Bieber, y los editores se sienten los capos master de la vida porque consiguieron que finalmente «mujeres» compren sus historietas. Ahora… con suerte una de esas sobrevivirá a eso y pasará a algo un poco más digno. En su mayoría será un consumo pasajero, que no cambiará nada ni le dará más posibilidad de acceder a otras historias distintas. Dejemos de alimentar a las mujeres con boludeces «para mujeres» y a los hombres con boludeces «para hombres». Tratemos de que se generen buenas historias, o berretas y entretenidas, sin estar pensando en el género. Pensar nosotros mismos en esa matriz binaria y segregaria es dar un paso atrás para que las cosas cambien. Tratar de develar el misterio de la diferencia entre el hombre y la mujer es velarlo. No digo que seamos iguales, no digo que nos tenga que gustar lo mismo, pero sí sería interesante que cada uno pudiera elegir lo que le atrae (sea una historia de amor o dos tipos cagándose a trompadas hasta matarse) sin pensar en lo que tenemos entre las piernas.

    Comentarios

    melinsane

    25/07/2013 - 16:20

    • Genial comentario, aclara bastante el panorama del tema.

      Comentarios

      Hermes

      25/07/2013 - 23:16

    • «Acá es donde empiezo a leer y me quiero ir a las manos con Andrés y mostrarle un poco de “minita power”. ¿Qué a las mujeres no nos gusta lo épico, lo fantástico? ¿ Que no nos gustan los cómics de superhéroes porque son fantásticos? Sí, previste que iban a saltar. Y salto. Porque puedo decir como mujer que no es una excepción que me guste la fantasía, sino que lamentablemente la posibilidad que se le da a la mujer para retrotraerse a un universo de fantasía es mucho menor. Muchos libros e historias que amo son fantásticos y a la vez misóginos (hola Tolkien, donde las mujeres poco más y no hablaban)» ((Aplausos))

      Comentarios

      Persepolis

      26/07/2013 - 14:03

    • CLAP CLAP CLAP CLAP! La clavaste Melinsane!

      Comentarios

      Liponidas

      26/07/2013 - 20:50

  • Si partimos de la base que las mujeres no somos cosas, la nota está buena.

    Comentarios

    Persepolis

    25/07/2013 - 13:27

  • Bueno, aca tenes un ejemplo de mina que laburo haciendo fondos, entintando comics y dibujando pinups para EEUU. Tambien esta la cuestion que el nombre muchas veces no qeda registrado por ser ayudante, por trabajo tercerizado, o por trabajar en un eqipo muy grande…

    Comentarios

    Per

    24/07/2013 - 20:42