En el día de ayer nos dejó el prolífico guionista, a los 74 años.

Falleció Armando Fernández

14/06/2019

| Por Andrés Accorsi

38 comentarios

22519853_1452441464825129_681995576378401687_oDespués de varios días hospitalizado, ayer (13 de Junio) falleció Armando Fernández, el prolífico guionista nacido en 1945 en la ciudad de Buenos Aires.

A lo largo de 35 años de trabajo en las revistas de la editorial Columba, Fernández produjo una cantidad impresionante de guiones de historieta, que rivaliza con la de los más prolíficos escribas de la editorial (Robin Wood en los ´70, Ray Collins en los ´80). Además de continuar muchas de las series y personajes creados por Wood, Fernández aportó decenas de creaciones propias en todos los géneros que publicaba la editorial, desde la ciencia-ficción post-holocausto hasta el romance y la aventura gauchesca. Publicó guiones con varios pseudónimos (los más famosos fueron Ned Patton y Virgina Lang, el nombre que usaba para las historietas románticas) y colaboró con la inmensa mayoría de los grandes dibujantes que pasaron por Columba, entre ellos Ricardo Villagrán, Jorge Zaffino, Lucho Olivera, Cacho Mandrafina, Lito Fernández, Rubén Meriggi, Horacio Altuna, Rubén Marchionne, Alberto Saichann, Ernesto García Seijas y Sergio Ibáñez.

Tras la desaparición de Columba, siguió escribiendo historietas para la editorial italiana Eura (hoy Aurea) y para distintas publicaciones argentinas vinculadas a las Fuerzas Armadas, donde narró en forma de historia decenas de episodios bélicos de la historia argentina. En estas publicaciones también escribió textos periodísticos y de divulgación. En paralelo a su carrera como guionista tuvo también durante muchas décadas un taller de marcos para cuadros.

Por afuera de sus libros de historieta se destaca su autobiografía Memorias de un Guionista, Escritor y Periodista, publicada en 2016 por Ediciones Argentinidad.

No es el momento de discutir su afinidad ideológica con la última dictadura militar ni la calidad de sus guiones (a mi juicio muy precaria), sino de despedir a un laburante incansable de la historieta argentina, un nombre íntimamente vinculado a la época en la que la industria funcionaba como tal.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

38 comentarios