A los 88 años, se terminó la vida del glorioso historietista y humorista gráfico argentino que conquistó al planeta.

Falleció Quino

30/09/2020

| Por Andrés Accorsi

9 comentarios

61089_522221091192590_2064416224_nSe fue el más grande, el mito, la leyenda, el faro para todos los demás.

Joaquín Salvador Lavado nació en la ciudad de Mendoza el 17 de Julio de 1932, pero  en los registros oficiales aparecía como nacido el 17 de Agosto. Nacido en el seno de una familia de inmigrantes andaluces, desde muy chiquito lo apodaron Quino, para que no lo confundieran con su tío, Joaquín Tejón.

Sobre sus primeros años, dice Wikipedia:

«En 1945 tras la muerte de su madre, empezó a estudiar en la Escuela de Bellas Artes de Mendoza. Su padre murió poco después, cuando Quino tenía diecisiete años. Abandonó la escuela, con la intención de convertirse en autor de historietas cómicas y pronto vendió su primera obra. Intentó encontrar trabajo en distintas editoriales porteñas, pero no tuvo éxito. Después de hacer el servicio militar obligatorio, en 1954 se estableció en Buenos Aires.

Publicó su primera página de humor en el semanario Esto Es, a partir de entonces empezó a publicar en muchos otros medios: Leoplán, TV Guía, Vea y Lea, Damas y Damitas, Usted, Panorama, Adán, Atlántida, Che, el diario Democracia, entre otros.

En 1954 empezó a publicar regularmente en Rico Tipo y luego en Tía Vicenta y Dr. Merengue. Poco después empezó a hacer dibujos publicitarios. Publicó su primer libro recopilatorio, Mundo Quino, en 1963, tras lo que le encargaron unas páginas para una campaña de publicidad encubierta para la empresa de electrodomésticos Mansfield, para las que creó el personaje de Mafalda. La campaña no llegó a realizarse, por lo que la primera historia de Mafalda se publicó en Leoplán, tras lo que pasó a publicarse regularmente en el semanario Primera Plana ya que el director del semanario era amigo de Quino. Entre 1965 y 1967 se publicó en el diario El Mundo; pronto publicó el primer libro recopilatorio y empezó a editarse en otros países».

El autor abandonó la tira de Mafalda el 25 de junio de 1973, cansado del ritmo que le imponía la producción diaria y se trasladó junto a su esposa Alicia a Milán, desde donde continuó realizando páginas de humor. Durante muchos años, vivió parte del año en Milán y parte en Buenos Aires. En los últimos años, abandonó su residencia en Europa y se estableció en Buenos Aires, mientras se construía una casa en su Mendoza natal. En 2017, tras la muerte de su esposa, Quino (ya retirado de la profesión) se mudó a definitivamente a Mendoza, donde falleció en las primeras horas de hoy, a los 88 años, por causas naturales.

Creo que no habrá un sólo medio de comunicación del mundo que no le rinda un homenaje a Quino, así que nos llamamos al silencio, para no agobiar ni redundar con lo que vas a leer y escuchar por todas partes.

Mil gracias por todo, maestro. Nunca lo vamos a olvidar.

 

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

9 comentarios

  • El descarado de Nik ‘nik’ por estas se detiene, le ha plagiado el tributo a Quino a Bacteria.

    Comentarios

    J. Bencomo

    01/10/2020 - 12:08

  • Juan Gimenez, Uderzo, Denny O’Neil, Quino… 2020 ha sido un año cruel con el mundillo.

    Comentarios

    J. Bencomo

    01/10/2020 - 01:36

    • Y pará, que faltan tres meses 😛

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      01/10/2020 - 02:03

  • Es una noticia muy triste, pero al menos podemos consolarnos pensando que pudimos disfrutarlo muchos años. Quino es (asi, en presente) el mejor.

    Comentarios

    Paula_Gomez

    30/09/2020 - 16:08

  • Una verdadera mala noticia.

    Comentarios

    chuliverm

    30/09/2020 - 14:06

  • Uy que noticia de mierda, me cago el dia.

    Comentarios

    Nahuel2017

    30/09/2020 - 13:14

  • Andrés: te felicito por la nota. Lo justo para homenajear a uno de los Grandes.

    Comentarios

    HORACIOTREK

    30/09/2020 - 12:50

    • Coincido con Horaciotrek. Por mi parte, es tanto lo que nos legó este grande… que además siempre podemos volver a su obra. ¿Qué más se puede pedir? Gracias a él y a Caloi llegué a conocer el trabajo del rumano Saúl Steinberg (ellos lo han mencionado como un referente insoslayable en varias entrevistas). Cuando lo saludé en la feria del libro yo sentí como que fui a Disney. Ahora me avergüenzo de recordar que le mostré una carpetita con mis petimetres dibujos re gomazos, ja ja. Mi afecto por él es incondicional.

      Comentarios

      john-lechon

      30/09/2020 - 14:11

  • La pandemia, el regreso de Arjona y ahora esto. No se si el tiempo es lineal pero el 2020 tiene forma de poronga

    Comentarios

    Sucubo

    30/09/2020 - 12:50