Él se despertó a plena madrugada, esa hora donde ya no queda nadie a quién llamar. Unos minutos después abrió una caja. Ahhhh... Claremont.

Last night

29/06/2008

| Por Staff de Comiqueando

6 comentarios

Él se despertó a plena madrugada, esa hora donde ya no queda nadie a quién llamar.

Se sentó en su cama, abrumado por el silencio de la noche que ya había dejado de reclamarlo.

Unos minutos después abrió una caja.

Ahhhh… Claremont.

Decenas de comics de mutantes, todos escritos por el vejete. Recordó cómo siempre discute con sus amigos comiqueros sobre la vigencia y el talento de este autor. Recordó que lo ha defendido a gritos.

Hasta que llegó a ese número de New Mutants. Uno donde un mutante que hace esculturas de luz se suicida por miedo a que lo descubran. Ese que termina con un discurso de Kitty Pride que puede hacer llorar a Hitler.

Sonrió.

Luego, en un cajón, se detuvo en un viejo anual de Elseworlds de Superman escrito y dibujado por John Byrne.

Guau. Dios.


Byrne (cuando quiere) puede dar cátedra de clases de dibujo, narrativa, texturas, colores, composición… Todo lo que uno quiere saber sobre dibujo, está en la obra de Byrne. Todo lo que uno adora (y a veces no se da cuenta) de leer comics, también.

Luego ordenó su colección favorita: Shade, the Changing Man.

Shade es un personaje que originalmente creo Steve Ditko. Sí, el mismo Ditko de Spider-Man, de Question, de Hawk & Dove, de…

Todos personajes que tienen toda la maldita onda.

Y se perdió un rato entre los dibujos de Chris Bachalo, maldiciendo el día en que se puso a dibujar mutantes con ojos grandes y decidió limpiar el pincel.

Y ya que estamos con personajes de Ditko, agarró sus tacos gallegos de Question.

Esas series que nos olvidamos de lo buenas que están y de vez en cuando alguien nos la recuerda, esa que lo hizo comprar un libro sobre zen, esa que le enseñó a meditar, a leer Sun-Tzu y a comprarse Kill Bill en DVD. Esa con la maravillosa Lady Shiva que hace palidecer a cualquier Elektra de Miller (y ni te cuento la de Jennifer Gardner).

Y se puso a pensar si el Denny O’Neil que escribió Question era el mismo de Azrael.

Y recordó lo bueno que está el dibujo de Denys Cowan cuando le pone ganas y DC le pone un buen entintador.

Y se puso a pensar en conseguir esos números que los gallegos no publicaron, esos que dibuja Quesada…

Así pasaron las horas y, con un taco de Question sobre el, cayó dormido con una sonrisa.

Soñando con grandes sagas y buenos comics.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

6 comentarios