A partir de 1977, se dejan de producir nuevos episodios de Patoruzú y se reciclan y reimprimen una y otra vez las mismas andanzas.

90 años de Patoruzú (parte 3)

04/04/2018

| Por Diego Accorsi

30 comentarios

0000001336_1Durante los años ’40, Quinterno mete un gol atrás del otro y de una tira popular en un diario, pasa a ser dueño de varias revistas exitosísimas, merchandising y millones, como nunca antes ningún artista con la historieta argentina.

En los ´50, aprovechando la plata de sus éxitos, Dante se dedicó a la actividad rural y ganadera, tras comprar campos en Cañuelas, Coronel Brandasen y Trenque Lauquen (todos terrenos que fueran de los indios antes de las cruentas “Campañas al Desierto”, pero claro, él no mató a ninguno). Experto en la materia, Quinterno edita una revista para sus amigos los estancieros, ‘Dinámica Rural’, que compite -y le gana- a la tradicional Chacra. Pero aparte de la fallida Patoruzito escolar (que perdía contra la Billiken y salieron muy pocos números) y la revista mensual infantil ‘Pepín Cascarón’ (apenas 16 números 1960/61), la editorial de Quinterno nunca se arriesgó a publicar otros productos fuera de los personajes de la tira madre.

LOCURAS+DE+ISIDORO+017El 4 de julio de 1968 sale a la calle Locuras de Isidoro n°1, que cuenta con guiones de Mariano Juliá y Faruk, con dibujos a cargo de la mano derecha de Quinterno, Tulio Lovato. Locuras… resulta un gran éxito, y los trucos de Isidoro para sacarle plata a su tío para ganar en los casinos, para vivir una buena vida de arriba, se suceden mes tras mes, como último gran golazo de la editorial.

 

4ca33f4cd7f2bcaf946401413cb5ee18Desde la reserva

A partir de 1977, deja de salir el semanario Patoruzú, la revista de humor gráficoy  escrito que aparecía desde 1936. El rol del humor en tiempos de la dictadura ya fue ampliamente explorado en muchísimos textos de muchísimos coelgas, pero la verdad es que el material de la revista Patoruzú (un humor blanco, familiar, basado en la sátira costumbrista) difícilmente haya irritado a los censores de aquel oscuro período. Con lo cual lo más factible es que la revista se discontinuara por bajas ventas, no por conflictos políticos.

También en 1977, se dejan de producir nuevas historietas de Patoruzú y se reciclan y reimprimen una y otra vez las mismas andanzas. Lo mismo sucederá al poco tiempo con Patoruzito e Isidoro. Tres revistas ancladas en el tiempo, regurgitándose una y otra vez con pequeñas modificaciones en los diálogos para que aparenten actualidad, con nuevos títulos para parecer nuevas historias y diferentes cuadritos ampliados a manera de tapas.

PATORUZU+1976¿Por qué dejaron de producir? ¿Tan caro era contratar guionistas y dibujantes? Porque vamos, Quinterno no dibujaba una aventura entera de Patoruzú desde fines de la década del ’30. Plantaba bocetos, creaba personajes, tiraba ideas, escribía editoriales ideológicamente cuestionables, supervisaba cierto nivel de calidad, pero sentarse a dibujar… no tenía tiempo, ¡él tenía que contar billetes!

Al igual que el tío Walt, ‘el Pibe’ Dante también tenía el poder absoluto sobre sus creaciones, quería controlar todo y cobrar por todo, pero sin trabajar tanto. Ambos instauraron sus firmas como sellos obligatorios junto a todas las apariciones de sus personajes, sin importar quién las hubiera dibujado. Ambos tuvieron monstruos de la historieta bajo sus sombras, generando toneladas de material del que la gente sabría solamente que era una creación del dueño del copyright. Seguramente a Quinterno le costó cada vez más conseguir ‘fantasmas’ que trabajaran bajo sus tiránicas órdenes, siguiendo sus puntillosas correcciones, agachando la cabeza, cobrando lo que el patrón decidía y sin poder obtener la notoriedad merecida por su arte.

andanzas-de-patoruzu-n-278-historieta-comic-D_NQ_NP_888301-MLA20309247239_052015-FY claro, todos sabemos que la década del ’70 fue socialmente convulsionada y los artistas (esos zurditos prepotentes) deben haberse unido para exigir aumento o, (Dios no lo quiera) hasta deben haber amenazado con un paro. Entonces, ¿para qué hacerse mala sangre tratando con la chusma? Están todos fuera, total, el personaje se vende solo, sin importar qué historias trae adentro. Y siempre se puede conseguir un diseñador para armar las republicaciones lo más baratas posible.

Quedarse en el ´45

Quinterno, que había experimentado con páginas a color en los Libros de Oro y la Patoruzito, nunca se animó-arriesgó a poner color en sus tiras convertidas en revistas, o a modificarles el formato. Patoruzú había dejado de ser tira diaria en el ’45, pero aún hoy sigue simulando ese formato incómodo y anticuado, y Patoruzito que comenzó en formato de revista normal, fue ‘adaptado’ al formato de tira para sus infinitas reimpresiones en blanco y negro. Es como si Quinterno sostuviera que él había logrado tanto éxito con una fórmula que no la cambiaría ni aunque hubiese pasado medio siglo.

07Y sus sucesores parecen estar convencidos de lo mismo: Si se vendió tanto así, ¿para qué cambiar? ¿para qué arriesgar a hacer algo nuevo? Sin preguntarse por ejemplo, ¿para qué queremos una oficina gigantesca y decorada como un museo si lo único que hay que hacer es aggiornar tres revistitas por mes? ¿Creerán que manteniendo todo como cuando Quinterno ganó fortunas la van a ganar ellos? Por unas décadas funcionó, con excusas para tapar la picada de las ventas, todo parecía indicar que la magia del cacique y sus amigos podían soportar todo, pero… déjense de joder… Republicar más de ocho veces una historieta ya es una falta de respeto a los consumidores, aunque las ocho veces sea gente diferente.

Patoruzú estaba para más, pudo haber sido mucho más, pero se quedó ahí. El 14 de mayo de 2003 muere en Buenos Aires Dante Quinterno, un gran artista que la supo hacer, levantar en pala y guardar. Lamentablemente no supo renovarse, no pudo encontrar un camino al presente y se anquilosó entre billetes y sueños de glorias pasadas.

Compartir:

Etiquetas: , , , ,

Dejanos tus comentarios:

30 comentarios