Nos embarcamos en un periplo que nos llevará a revisitar las más destacadas revistas de historias cortas, todas a cargo de un mismo autor.

Antologías de autor (prólogo)

27/10/2021

| Por Gonzalo Ruiz

2 comentarios

81a23f30e52640733f6394e6bbf68da9Bienvenidos a un nuevo viaje al pasado, a otro trip que sirve para explicar cómo los hechos que ocurrieron en el pasado repercuten de manera positiva en nuestro presente. Hechos que sirvieron para mostrar no sé si el “camino a seguir” pero si al menos una alternativa posible, cero utópica. Porque hoy la autopublicación y/o las editoriales que valoran más la visión creativa en lugar de explotar personajes ya existentes es algo más que una realidad tangible, pero aún así todo comienza desde algún lugar, y de eso se trata esta nueva serie de notas: vamos a hablar sobre aquellos autores que, bancados por ellos mismos o por otra editorial (Fantagraphics quizás sea la que mayor cantidad de antologías tuvo en su catálogo) dieron a conocer sus obsesiones, gustos, ideas, inventiva sin ningún tipo de restricción. Algunos que ya venían de pelar chapa y otros que justamente demostraron de qué estaban hechos.

Pero todo tiene un inicio, por supuesto. Y si nos tenemos que poner arqueológicos para hablar de las primeras revistas donde todas las labores que hacen a la historieta (entiéndase esto como: escribir, dibujar, imprimir, distribuir, vender, etc.) quedaban a cargo de los autores viene de la contracultura yanki. En 1968 aparece el All New Zap Comix, o Zap Comix a secas, donde Robert Crumb reunió a un All-Star Squadron de la independencia (Crumb también tuvo sus propias antologías) para mojarle la oreja no solo al “american way of life” sino también a los superhéroes que inundaban los kioscos. Estas revistas, al estar en los márgenes de la ley y por ende del Comics Code of Authority, poseían una ansiada libertad en la manera de expresar sus ideas que, por supuesto, hacen que el movimiento sea la piedra angular en donde se construyen los cimientos del comic independiente. Básicamente, sin ellos no tendríamos nada de lo que vamos a ver a continuación.

il_fullxfull.689003258_8o28_1024x1024La “explosión” del comix underground duró poco, pero los ecos del estallido resonaron y la idea de autores que se publicaban ellos mismos historias que estuvieran por los márgenes del mainstream parecía ser cada día más grande. Hay tres pioneros clave dentro de este empuje: Dave Sim y el matrimonio Richard y Wendy Pini. De Sim no voy a decir mucho porque para eso hay otra mega-nota infinita publicada en este mismo sitio a cargo de Diego Accorsi. Alcanza y sobra con saber que a finales de 1977, Sim publicó el nº1 de Cerebus, lo cual dio inicio a una nueva ola de artistas independientes,. Del matrimonio Pini tampoco me voy a referir más allá de estas palabras (porque, en primer lugar, lo de ellos no fue una antología), pero lo mismo: la titánica obra Elfquest fue otro motivador para que otros hicieran sus cosas sin intervención ajena alguna. Hay quiénes lo hicieron y hay otros que, por una graciosa casualidad, terminaron bajo la nómina de nuevas editoriales, como les pasó a tres hermanos.

Cuenta la leyenda que Mario, Gilbert y Jaime fueron a la San Diego Comic Con de 1981 con un objetivo: que la mente maestra detrás del Comics Journal, Gary Groth, leyera su fanzine. No les importaba que Groth les hiciera mierda el comic, con que supiera que existía les alcanzaba. Pero no se esperaban que la respuesta del editor sea no solo excesivamente positiva, sino que además les pidiera más material que él se encargaría de publicar bajo su sello, Fantagraphics, que contaba con un modestísimo catálogo, compuesto solo por la Journal y Amazing Heroes.

Ef0AdRrWoAEVFGPY así comienza la saga de Love and Rockets, tal vez LA antología de autor por excelencia que tampoco será mencionada en esta serie de notas porque, como aclaré en una reseña del mes pasado, la historia de los Bros. Hernández merece su propio apartado, sea acá en la Online o en futuras entregas de la Comiqueando Digital. Sea como fuere, es muy probable que sin Love and Rockets, hoy muchas de las revistas que vamos a comentar o rescatar no existirían.

Todo esto acompañado también por un pequeñísimo cambio de paradigma, el mismo que Marvel “sufrió” a mediados de los ´70 y que fue el disparador de los muchos magazines que también reseñé. La necesidad de alejarse un poco de la inocencia de la Silver Age para comenzar a madurar y meterse en terrenos más oscuros, todo por fuera de la Comic Code Authority, que seguía molestando aunque no con el mismo poder que tenía antes. A esto se le suma la llegada de otros estímulos historietísticos como la Heavy Metal, que también mostraban otra manera de hacer comics “para adultos”, con fuerte impronta sci-fi. Todo forma un caldo de cultivo para aquellos dibujantes y guionistas que, por más influencia que acusen de los comics de Marvel y DC, no buscaban realizar algo tan pueril como un héroe en malla. Experimentos claves como la Raw o las publicaciones de licencias europeas de Catalan Communications hacían que la manera de pensar a la historieta en la década del ´80 fuera muy distinta, incluso si después le sumamos Watchmen, The Dark Knight Returns y otras obras similares. Algo ha cambiado.

16370000270Vamos a ver de todo en estas notas. Distintos géneros, distintos estilos, ideas fallidas, ideas millonarias, violencia, ciencia -ficción, terror, humor, sátira… incluso hasta los formatos de publicación son variables: a color, en blanco y negro, mini-comics, magazines, todo vale para enriquecer la idea artística y hacer más agradable la experiencia de la lectura. La explosión más grande de antologías la encontramos en los ´90, con artistas hoy consagrados como Daniel Clowes o Adrian Tomine. También echaremos luz sobre artistas que murieron en la independencia e incluso viejos conocidos por los comiqueros como Stephen Bissette y John Totleben pasarán a saludar con sus ideas vanguardistas.

Todo esto y más a partir del mes que viene, donde el viaje comenzará, por supuesto, por El Más Grande de la Independencia norteamericana.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios