Gracias a la televisión, la gran creación de Osamu Tezuka se impone no sólo en Japón, sino también en el resto del mundo.

Astro Boy (parte 2)

19/10/2020

| Por Javier Hildebrandt

0 comentarios

astro-boyVolareeee, ooo-oooh…

En 1962, Osamu Tezuka funda Mushi Productions, un estudio dedicado especialmente a la animación de sus obras en manga. El primer proyecto en encararse es el de Atomu, el cual es presentado al canal Fuji Network. Tezuka les comenta que su idea es realizar episodios de media hora de duración, a lo que los directivos responden que es demasiado costoso. Pero Osamu, porfiado como pocos, los convence de realizar cada capítulo por un presupuesto exiguo, poniendo en riesgo incluso su propia economía. La gente de Fuji acepta y Tetsuwan Atomu obtiene luz verde para empezar. Para poder cumplir con el presupuesto que había sugerido, Tezuka comienza a experimentar con diversas técnicas. Utiliza células de animación con diferentes poses de los personajes, en donde éstos quedaban congelados durante algunos segundos para crear efectos dramáticos. Los movimientos son, también, muy limitados: un personaje podía quedar totalmente estático, mover solamente la boca o los ojos, o gesticular con un brazo. De esta manera se perdía en expresividad, pero se agilizaban en gran medida los tiempos de producción. Estos métodos serían luego imitados hasta el hartazgo, y son en gran medida los que posibilitan la enorme producción de animé que Japón nos brinda desde entonces.

79582El animé de Tetsuwan Atomu tiene su debut, entonces, en Enero de 1963, y es la segunda serie animada para televisión de Japón (la primera es Manga calendar, de la compañía Otagi, que comienza a emitirse en junio de 1962). Son en total 193 episodios en blanco y negro, que en su mayoría adaptan rigurosamente las historias contadas en el manga, aunque el tono de las peripecias se aleja un poco de la ciencia ficción para acercarse a una onda más aventurera y con argumentos lineales, a la búsqueda de un espectro de público más amplio. Hay un par de capítulos que son dignos de mención. El titulado “El león de nieve” presenta un crossover con otro personaje de Tezuka: Kimba, el león blanco (aunque en ningún momento se lo llama por su nombre). Y en “Ave Fénix” interviene el personaje mitológico del título, el cual Tezuka utiliza para un manga de más de 3.000 páginas que comienza a escribir en 1954. Del total de capítulos, solo uno no ve la luz en su momento: “La bestia prehistórica”, basado en el relato de Ray Bradbury “The beast from 20.000 fathoms”, cuya calidad final no deja satisfecho a Tezuka, por lo que ordena destruir todas las copias. Afortunadamente, algunas sobreviven y este episodio se incorpora a las posteriores ediciones en formato DVD.

astro21Como era de esperar, el éxito arrollador de Atomu en Japón genera un gran interés en los países al este de la isla. Así es como, en 1964 (apenas un año después de su estreno), la cadena norteamericana NBC, bajo la producción de Fred Ladd, adquiere los derechos de emisión y distribución mundial de la serie. Como es costumbre, los personajes cambian sus nombres: el Doctor Ochanomizu pasa a ser el Dr. Packadermus J. Elefun, el Doctor Tenma es ahora el Dr. Boynton y el pequeño Tetsuwan Atomu es rebautizado como Astro Boy, tal como se lo conoce mundialmente. De todos modos, éste no sería el único nombre que recibe, ya que en otros países sajones se lo llama The mighty Atom, e incluso en Brasil la serie fue emitida como Marte, o menino biônico.

D_NQ_NP_640585-MLA27632772787_062018-VEn un principio, los derechos incluían la emisión de sólo 52 capítulos, pero el éxito y la creciente demanda del público es tal que terminan por pasarse 104. La censura de algunos episodios –sobre todo de la primera temporada- se debe, fundamentalmente, al nivel de violencia de la serie (como es tristemente habitual, la pacatería yanki no podía permitir eso, no fuera cosa que a algún niño se le ocurriese tomar vuelo saltando del balcón de su casa).

El suceso –ahora mundial- de Astro Boy provoca, por supuesto, la creación de historietas del personaje por fuera de Japón. En EEUU la editorial Gold Key publica un one-shot basado en la versión yanki del animé, y una historia para la revista March of Comics nº 285. Lo mismo ocurre en otros países, como Perú y Venezuela. En la Argentina, la editorial MO.PA.SA. saca al mercado en 1975 Las fantásticas aventuras de Astroboy, perpetradas por Jorge Morhain en los guiones, y con dibujos del ucraniano Prys y el argentino Carlos Paura. Esta revista, de errática aparición, sufre varios cambios de formato, apareciendo a veces como historieta y otras como libro para colorear (un claro ejemplo de la seriedad con la que se toman su trabajo). En todos los casos, el único objetivo de estas publicaciones es sumarse al furor generado por la serie animada y no le llegan ni a las suelas de las sandalias de la versión original de Tezuka.

shigeto-ikehara-realiza-una-adaptacion-manga-la-pelicula-marine-express-tezukaA principios de los ’70, una vez finalizada la serie y aplacado el delirio de los espectadores por el robotito, Tezuka realiza Marine Express, uno de los telefilmes que producía cada año par la señal Nippon Television. Su principal atractivo reside en el elenco, donde se dan cita todas las creaciones del Dios del Manga, representando papeles que nada tienen que ver con su concepción original. Predeciblemente, Astro Boy cumple el rol de un pequeño niño.

Sin embargo, el camino no es solo color de rosas: Mushi Productions quiebra en 1973 y Tezuka, ni lerdo ni perezoso, funda Tezuka Productions, dedicada a una producción de menor cantidad que combina los animés masivos con otras creaciones “de autor”. En 1980 comienza la realización de una nueva serie a color de Astro Boy, con grandes modificaciones en los guiones para transformarla en un serial de 52 episodios. Pero a pesar del color y las notables mejoras en la animación, el nuevo animé no termina de convencer al público y –ante la presión de Nippon Television, emisora de la serie- se cancela luego de esta primera temporada. Así y todo, cinco años después Astro Boy arriba nuevamente a los EEUU bajo el título The new adventures of Astro Boy. Y, a pesar de su esporádica emisión, logra un relativo éxito, al punto que en 1987 Now Comics lanza la revista The original Astro Boy, con guiones del canadiense Ken Steacy y dibujos del propio Steacy junto a Andrew Pratt.

(el lunes, la tercera y última parte)

Compartir:

Etiquetas: , , ,

Dejanos tus comentarios: