Segunda parte del informe en el que recorremos los 50 años del legendario personaje de Hugo Pratt.

Corto Maltés (parte 2)

30/08/2017

| Por Andrés Accorsi

7 comentarios

logo-cortomaltese50-01

HACIA ASIA

014330708db7fe9fe56366cce5d48da5Con un notable bagaje de historias acumuladas, Corto Maltés logró lo que no había logrado ninguna otra de sus obras: convertir a Hugo Pratt en un Número Uno indiscutido en toda Europa y en media América. Por fin reconocido en su Italia natal, su siguiente aventura de Corto retoma el formato de La Balada: una saga extensa, serializada en una antología de origen italiano. Así es como, entre 1974 y 1975, Pratt ofrece a los lectores de la revista Linus la fabulosa Corte Scontta Detta Arcana, conocida en castellano como Corto Maltés en Siberia, o Corto Maltés y las Linternas Rojas (con ese nombre se editó en Argentina, en la revista Skorpio). Acá el trazo de Pratt se aleja aún más del Milton Caniff de sus raíces, y se juega más por la síntesis. Los portentosos trenes rusos (de gran importancia en la saga) exigen un grado de detalle que al Maestro ya poco le interesa y así es como empiezan a meter mano los ayudantes, básicamente Rafaele Vianello y Guido Fuga, algo inédito en los 30 años que llevaba la carrera profesional de Pratt.

e61f5e1a318365ca0b77a3f9446a8552Corte Scontta… arranca en Hong Kong, justo cuando termina la guerra en Europa. Pero sigue en las estepas rusas y hacia allí se dirigen Corto y Rasputín, en busca de un tren lleno del mítico oro de los zares. La rosca política ocupa el primer plano: zaristas, bolcheviques, caudillos militares de todas las regiones (Manchuria, Mongolia, etc.), todos quieren traicionar a todos en un infinito ir y venir de trenes fastuosos y alianzas endebles, con tiroteos y nieves de fondo, que termina en 1920, con Corto -una vez más- dispuesto a dar todo por una mujer que no tiene reparos en usarlo y descartarlo. Estamos frente a una historieta que exige al lector prestar mucha más atención que un comic de aventuras promedio. Y lo mejor es que el esfuerzo garpa.

Entre las dos sagas asiáticas, Pratt empalma Fábula de Venecia (originalmente serializada en 1977 en la revista italiana Europeo), una historia más corta (apenas 50 páginas) y la más floja desde el inicio de la serie. Otra vez hay logias secretas y secretos religiosos, pero ahora empiezan a cobrar protagonismo los elementos místicos y las secuencias oníricas se hacen más extensas.

corto_casadoradasamarcanda_doble100Pero volvamos a la aventura como Dios manda: es hora de La Casa Dorada de Samarcanda, realizada por Pratt en 1980 para la Linus italiana y la A Suivre francesa (en Argentina la publicó Fierro). Ambientada entre 1921 y 1922, La Casa… nos muestra a Corto y su búsqueda del tesoro de Alejandro el Grande, una búsqueda que lo llevará por Grecia, Turquía y Afganistán. Aquí Corto se reencuentra con Rasputín, con el mismísimo Stalin y -acá Pratt derrapa hacia la gilada más vulgar- con un general turco que parece ser su hermano gemelo. Es otra saga compleja, con muchos vericuetos y mucha mano de los ayudantes de Pratt.

ORIGEN SECRETO

Corría 1981 y Pratt, contratado por la revista francesa Le Matin, se decide a contarnos lo que ya creíamos que nunca íbamos a saber: la vida de Corto previa a lo sucedido en La Balada del Mar Salado. Casi nada de eso se cumple, finalmente, en esta obra breve y con gusto a poco.
Pratt elige ambientar esta historia en Manchuria, en 1904, sobre el final de la guerra ruso-japonesa. Entre el maremagnum de chinos, rusos y japoneses hay metidos por ahí un par de estadounidenses, uno de los cuales es el escritor Jack London (notable influencia en el estilo narrativo de Pratt) y un pibe europeo, bastante misterioso y que aparece muy poco, casi sobre el final. Es Corto Maltés, más preocupado por encontrar fabulosos tesoros de la antigüedad que por las disputas políticas entre las distintas facciones.
screen480x480Los verdaderos protagonistas de la saga son Jack London y el siempre impredecible Rasputín, que todavía no conoce a quien será su aliado en decenas de aventuras, pero que ya arma todos los kilombos habidos y por haber en su afán por imponer su propia ley y no agachar nunca la cabeza ante nadie. Entre estos dos personajes motorizan la trama y son los que interactúan con todos los demás, los que tienen escenas que Pratt utiliza para contarnos cómo ven el conflicto los distintos ejércitos y gobiernos.

El problema es que Pratt termina la historia cuando finalmente Corto y Rasputín logran embarcarse con rumbo a Africa (a buscar los tesoros del Rey Salomón) y todo lo demás, todo lo que falta para llegar a La Balada…, no lo vemos nunca. Pratt nos lo contó en textos, en entrevistas y hasta en acuarelas, pero no hay historietas que documenten ese viaje a Africa que termina en la Patagonia, ni todos los que Corto hará después hasta el inicio de su etapa como pirata, que Pratt fecha en 1913. O sea que, en rigor de verdad, esta es una aventura de Jack London y Rasputín, con un joven Corto Maltés como personaje secundario.
15556_ScannedImage-5Aprovecho, entonces, para repasar toda esa data biográfica del personaje dispersa en distintos textos: Corto Maltés nació el 10 de julio de 1887 en La Valeta (Malta), hijo de un marino británico y de una gitana nacida en Sevilla. Vivió buena parte de su infancia en Córdoba, donde los rabinos lo iniciaron en el saber místico, y su primeros grandes viajes fueron a Egipto, y más tarde a China, en el año 1900. El viaje a Africa que emprende junto a Rasputín, termina por llevarlos a Argentina donde viven una aventura en la Patagonia junto a otros personajes de la vida real: Butch Cassidy, Sundance Kid y Etta Place. Corto vuelve a Italia, luego llega a Buenos Aires en 1908, y a partir de ahí pasa cinco años a pleno viaje, en los que recorre Marsella, Túnez, las Antillas, Nueva Orleans, India y China. Tras un tiempo como oficial en un barco que hace la ruta entre Boston y Liverpool, Corto cae en desgracia y debe dedicarse a la piratería, a las órdenes de El Monje. Con toda esa data (desperdigada por varios álbumes), Pratt cubre el bache entre el nacimiento de Corto y La Balada. Claramente, ahí había material para varios álbumes más.

Muy pronto, la tercera parte.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

7 comentarios

  • Sin duda ni personaje favorito del comic europeo , fue mi abrepuertas a otros comics cuando sólo leía de superhéroes .

    Comentarios

    Nahuel2017

    22/09/2017 - 11:19

  • Che, perdoná, pero me resulta medio Billiken esta nota. Quizás sea porque leo a HP desde los 15 (hoy tengo 35), pero esperaba más.
    Palo aparte, no estoy de acuerdo con que Fábula de Venecia sea la más floja. Quizás sea la más exploratoria hasta ese momento, pero es mucho más interesante que lo que intenta hacer después en Las Helvéticas. Y en los unitarios está «La laguna de los hermosos sueños» que es (en mi irrelevante opinión) de lo más pobre (y cerca está la historia en la que CM pierde la memoria).
    Aparte Fábula… tiene la secuencia GLORIOSA de la exploración del alfabeto árabe.

    Creo que estuvo muy bien cómo Pellejero y Díaz Canales empezaron a rellenar esos huecos que señalás, pero me da la sensación de que lo tienen el freno de mano puesto (como pasa con el nuevo Asterix)

    Comentarios

    bazillusgg

    02/09/2017 - 13:18

    • Claramente a cualquiera que lea a Pratt hace 20 años la nota le va a parecer muy superficial. Está apuntada a gente que no conoce a Corto Maltés, o que lo conoce de oído y no está familiarizada con la saga.

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      03/09/2017 - 02:03

    • Y habiendo leído El Papiro del César (y conversado un rato largo con Jean-Yves Ferri acerca de lo que se viene en el nuevo álbum), no me animo a suscribir ni a palos eso de que a Astérix lo tienen con el freno de mano puesto.

      Comentarios

      Andrés Accorsi

      03/09/2017 - 02:05

    • Gracias por la aclaración del objetivo. No pude leer aún El papiro del César, solo leí Asterix y los Pictos, y fue la sensación que me quedó (igual como primer álbum es infinitamente superior al primero de Goscinny y Uderzo, así que el punto de partida es mucho más avanzado)

      Comentarios

      bazillusgg

      03/09/2017 - 11:08

    • Cuando Ferri tomó la posta en 2012 y se puso a escribir «Astérix y los pictos» dejó muy en claro que «por el momento» iba a respetar lo hecho por Uderzo y a explorar lo ya realizado por Goscinny; de ahí que a muchos les pareciera flojo el álbum (a mí también me dio esa impresión). Pero hizo énfasis en el «por el momento», ya que Astérix, como Corto Maltés, tiene mucha chapa a cuestas y la gente no tolerará que se lo agarre para la chacota… mirá sino los palos que se come Uderzo a diario por los álbumes que hizo en solitario. Es más o menos la misma precaución que tuvo Achdé cuando tomó la posta de Lucky Luke; si bien el dibujo de Morris venía decayendo mal en sus últimos trabajos, no podía venir cualquiera y hacer lo que quisiera con la faz gráfica. Y si bien «La bella provincia» y «Con la soga al cuello» son correctos y «bien dibujados», se puede notar una evolución y mayor creatividad visual en los nuevos trabajos que salieron a la venta.

      Involuntariamente, todo esto me hace acordar a la carta que Fontanarrosa publicó en Viva, faltando poco para su fallecimiento, cuando avisó que Inodoro Pereyra iba a tener otro dibujante, pero según él uno que se animara a hacer algo «no igual», ya que sabía bien que pedir eso iba a ser desastrozo…

      Comentarios

      Arturo_Despistado

      05/09/2017 - 15:49

  • Mucho se habló sobre lo «pobre» que es «La Juventud» de Corto Maltés: estoy de acuerdo en que es una muy buena presentación del personaje de Rasputín, que ayuda y mucho a entenderlo en las primeras historias de ambos personajes. En lo demás, me da la sensación de que Pratt realizó esta historia sólo para que no le rompieran más las pelotas al respecto y así poder contar las historias que estaba desarrollando en su mente; después de todo, no guarda mucha conexión con las otras historias, que sí tienen referencias específicas entre sí.

    Comentarios

    Arturo_Despistado

    30/08/2017 - 14:16