El trabajo de Gato Fernández aborda el tema de los abusos intrafamiliares de manera pregnante, movilizadora y muy creativa.

El Golpe de la Cucaracha

08/06/2022

| Por Jules De Menta

6 comentarios

cucaracha1-004468d4dbad75abe416347453872547-640-0Tras la pandemia, Gato Fernández se encuentra finalmente en estos días en Europa, presentando su primer trabajo extenso: “El golpe de la Cucaracha: En la casa hay fantasmas”, una novela gráfica de 112 páginas, publicada en nuestro país por Historieteca Editorial. La obra, ganadora del Premio Regional del Concurso de Letras 2020 del Fondo Nacional de las Artes, forma parte de lo que será una serie de cuatro libros. El pasado 13 de Mayo, la novela gráfica obtuvo el premio a Mejor Obra para Público Adulto en la segunda edición de los Premios Cinder, trabajo por el cual también la autora se llevó el reconocimiento a Mejor Artista Integral. Con el libro disponible hace ya cierto tiempo en comiquerías, nos parece relevante revisar el trabajo de Fernández, y reflexionar sobre esta obra autobiográfica tan potente y significativa para nuestro presente.

En las primeras páginas de la novela gráfica vemos a un niño que asusta a otra niña más pequeña con una cucaracha que se encuentra en la vereda. El nene le advierte que las cucarachas son ‘los bichos más asquerosos del mundo’ y que lo ‘peor’ es que ‘están en todas partes’. ¿Dónde residirá la verdadera cucaracha de esta historia? Desde las primeras viñetas, Gato Fernández desvela su gran fobia en la vida: las cucarachas… Seguidamente, entenderemos que se trata de dos hermanes, Fede y Lucía, quienes salen al encuentro de su madre y su padre Alberto. Lucía abraza a su madre, está muy asustada. Junto a les hermanes, entramos a la casa, donde descubriremos que además de su papá y su mamá, también vive su abuela Chana. Chana no tiene buena relación con su mamá y no hace más que hablarle ‘pestes’ a Lucía de ella. Poco a poco conoceremos la vida cotidiana de Lucía, quien al comienzo de esta historia acaba de empezar el jardín de infantes. Viñeta tras viñeta recorreremos su casa familiar, los rincones en los que se esconde y los sitios donde se siente segura y a salvo, pero sobre todo aquellos en los que habitan los demonios que la acechan.

143769-1-0A través de la perspectiva de Lucía, cuadro a cuadro, Gato Fernández nos acercará a lo siniestro, a aquello de lo que nadie quiere hablar, a lo que en muchos hogares es tabú: el abuso intrafamiliar. Con un tono relativamente sutil y lúdico y a través de la perspectiva y de la inocencia de una niña, Fernández logra hábilmente poner un pasado oscuro y traumático en imágenes y en palabras, que interpelan a través de metáforas muy pertinentes a otras personas que quizás probablemente pasaron o están pasando por las mismas experiencias  traumatizantes y dolorosas.

PSX_20210306_120020-e1615812392958En la obra de Fernández, al mismo tiempo que los dibujos parecen intentar subsanar heridas profundas y en cierta manera incurables que llevan a una depresión casi imposible de superar, se tornan en una denuncia que desde lo particular se vuelve un relato de otros y otras que pone en evidencia una problemática social que tristemente resulta mucho más frecuente de lo que realmente se quiere admitir. Justamente, antes de que nos volquemos de lleno en el mundo de Lucía, nos encontramos con la frase ‘le coup de cafard’, que tal como nos advierte en la misma obra Fernández ‘literalmente se traduce el golpe de la cucaracha, pero significa tener una depresión profunda’, a modo de referencia a su propia historia.

Viñeta a viñeta, las verdaderas cucarachas y demonios quedan en evidencia a partir de la subjetividad plasmada en la imaginación de Lucía. Las representaciones que hace de su propia realidad, le permite escaparse de todo aquello que vive en casa, pero a la vez sublimarlo y transformarlo sin perder su significado. En los momentos de mayor terror, veremos como la sombra del progenitor que acosa a Lucía se transmuta en ratones antropomórficos y perturbadores que parecen jugar con ella. La cucaracha oscura e intimidante también se insinuará en casi toda la obra simplemente como una figura sombría o diablos que rodean a su cazador cuando se encuentra sola en algún rincón. Entre todos esos personajes y escenas que nos evocan claramente al realismo mágico, solamente una secuencia resulta extremadamente cruda, aunque la escena no desentona para nada con el tono de la obra ya que se destaca el tratamiento extremadamente cuidado por parte de la artista. En ese ir y venir a través de las tinieblas, la figura de ‘Dios’ parece contraponerse con el infierno, representada a través de un bidet con el que Lucía mantiene conversaciones que habilitan al lector y a la lectora a comprender un poco más la psicología del personaje.

143769-dios_0Con un trazo relativamente simple pero a la vez excesivamente firme y expresivo en el que la perspectiva no parece una prioridad estética, la paleta de colores que usa Gato Fernández para contar su historia resulta consecuente con el relato que propone. Mientras los momentos siniestros manejan las sombras de una manera muy perturbadora, con predominio de los colores fríos y las los tonos oscuros, en las situaciones de alivio en la cotidianeidad de Lucía -como lo es cuando está con su madre, se encuentra en el jardín de infantes o en casa de una amiguita, predominan los colores amarillos y anaranjados. Cuando nos transportamos a los mundos alternativos que Lucía construye durante la vigilia y en sus sueños, los colores intensos son los predominantes, para generar tensión entre la cruel realidad y la fantasía lúdica y onírica.

gato-fernandez-el-golpe-de-la-cucarachaArtísticamente el trabajo de Gato Fernández sin dudas resulta pregnante y movilizador, ya que los abusos y los maltratos son tratados de una manera muy creativa y discreta pero sin que eso signifique perder la seriedad que esta problemática requiere. De todas las frases de la obra, quizás la más dura, realista y capaz de hacer eco en muchos contextos intrafamiliares y sociales sea ‘No veas, Lucía. Para esto sos muy chiquita’. Esta frase que dice le dice su progenitor, a la vez que evoca ‘lo prohibido’ y esa represión sexual y psicológicamente necesaria de la infancia que en situaciones de abuso es claramente vulnerada, nos recuerda ese pacto siniestro según el cual ‘hay cosas de las que no se hablan’ ni en la familia ni en ningún entorno social. Quizás el mundo necesite más relatos y novelas gráficas como el trabajo de Gato Fernández…

@julepedementa7

 

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

6 comentarios

  • No es fácil de definir «El Golpe de la Cucaracha»; tiene esa paradoja de hacer disfrutable algo terrible, un poder alquímico de convertir la tragedia en no se si arte, porque me incomoda el término, pero sí en una historieta potente y muy recomendable, de esas que no son habituales, diría más importante de lo que aparenta. Emplear el lenguaje de la narración secuencial para contar un trauma propio -pero no del tipo historieta autobiográfica de trivialidades- exponer algo tan personal y doloroso, y de la manera en que Gato Fernández lo hace es valentía, buen gusto, una forma de abrir puertas a lxs lectorxs, al medio, de prestigiarlo allende la última crisis de moda o la resurrección por enésima vez de un superhéroe de hace ’60 años (y no es que no disfrute de alguna de esas giladas, eh).
    A mi me hizo recordar un poco a «La Muñequita de Papá» de Debbie Drechsler (de hecho el victimario comparte nombre en ambos relatos) a la que había leído antes -no mucho-, pero de alguna forma, desprovista de la brutalidad y crudeza de la autora estadounidense, sobreviviente de abuso intrafamiliar que no tiene lugar para metáforas. Alguien juzgara ese cariz como innecesario, para mí sólo dos decisiones estética diferentes, ni mejor ni peor, aunque se caiga en la tentación del morbo del lector o en la directa repulsión. En ese sentido, creo que «El Golpe» es más «amistoso» (me premito el término, que tampoco aplica mucho), evita el morbo y no dificulta más de lo necesario la lectura. Pese al clima hostil que presenta por momentos, tiene bocanadas de ternura que hacen todo más soportable y si se quiere real, como ese vínculo entre hermanxs, que es lo que más me ha llegado. Como una caricia entre tanto desamparo.
    Lamento las causas que la produjeron, pero del mismo modo celebro «El Golpe de la Cucaracha» y celebro que se hable de esta obra en un sitio como «Comiqueando».

    Comentarios

    NN

    10/06/2022 - 21:04

  • El comic esta muy bueno y la nota esta muy linda, pero a mi me inspiro para escribir esta microficcion inspirada en el pornojapones y su fijacion con los insectos.
    «Melisa y la cucaracha»
    Melisa toco la puerta del señor cucaracho, -hola señor cucaracho, puedo dormir con usted?- dijo la pequeña
    -Que sucede, mi terron de azucar? Es que no puedes dormir?- dijo el cucaracho
    He tenido una pesadilla y me gustaria acurrucarme aqui, dijo la dulce. Oh, bueno, esta bien, dijo el cucaracho, bastante molesto porque fue interrumpido a mitad de una escena de AfroInvasian 5, encima justo la segunda escena cuando el negro le esta violando la boca a la japonesa como si no hubiera ningun futuro por delante, imaginate…
    Pasa y duerme, solo es una pesadilla, le dijo.
    Melisa abrazo a la cucaracha y sus pequeñas manos se acercaron a su poderoso miembro cucarachil. Oh, no me toques ahi pequeña -dijo la cucaracha- Lo siento, es que me hace sentir segura al sostenerme de algo, dijo la dulce adolecente.
    Mira niña, si quieres dormir aqui, debes comportarte. Nada de contacto fisico debajo de la cintura
    ¡Acaso no me encuentra atractiva! Se quejo la cachonda.
    Mira niña, yo soy una cucaracha y tu tienes apenas 18, solo duermete.
    Pero la niña comenzo a acariciar el pene de la cucaracha y esta no pudo con ella.
    Bueno guarra, tu lo has querido, venga, quieres chuparlo eh? Oh, si señor cucaracho, me muero por tenerla en mi boca!
    Entonces la cucaracha se desnudo delante de la joven y le mostro su descomunal miembro, a lo que la niña comenzo a introducirlo temblorosamente en su pequeña y lubricada boca deseosa de esperma.
    Lamio el tronco del pene como un helado de fresa, sorbia y chupaba emitiendo sonidos excitados de succion y la saliva caia de su boca haciendo que la cucaracha entrara en extasis.
    Bueno, ya esta bien -dijo la cucaracha- ahora te vas a enterar, date vuelta y enseñame ese culo.
    La pequeña se retorcia de placer al sentir los lenguetazos de la cucaracha en su vagina y culo, al tiempo que sus multiples patas recorrian y disfrutaban sus pequeñitos pechos. Estaba en un estado de gracia que la adormecia, y solo podia pensar en ser penetrada por esa gran polla.
    Cuando al fin sucedio, la niña casi cree morir del dolor y el placer, se sintio drogada, fue embestida por una copiosa e intensa penetracion que parecio durar eones hasta que sintio un fuerte: «Buff buff SPLATT!!» dentro suyo, mientras escuchaba las respiraciones fuertes de la cucaracha, que agonizaba en su orgasmo. Su pequeña, humeda y apretada vagina fue inundada por esperma viscoso y caliente y se sintio distinta a partir de ese momento.
    Volveremos a hacer esto de nuevo? – pregunto la dulce Melisa- Claro pequeña, ahora ve a la cocina y preparame un sandwich – ordeno la cucaracha.-
    Soundtrack:
    Cucarachas violadoras fumando marihuana! La cucaracha macha, guacha turra y facha, cuidado que te agacha, te saca la bombacha, primero te viola… y despues te escracha!!
    Y mueva mueva mueva, mira como se mueve, con todas sus patitas! Pero que mala racha, la cucaracha guacha, te saca la bombacha, la cucu-carachita, acechando jovencitas ¡por abajo de la almohada! bailando sin para’… ✌
    Denme un zapato y miren como la aplasto. Mira que fuerza tiene, ¡la turra se sostiene!
    Pero que barbarida’, que bicho de malda’!

    Comentarios

    Sincretillo

    10/06/2022 - 14:06

  • Buena nota. Por el tipo de publicidad que le habían hecho cuando se publicó pensé que se trataba de otra cosa. Ahora me doy cuenta de que es algo más sutil e inteligente. Gracias.

    Comentarios

    macumazahn

    09/06/2022 - 17:01

    • Muchisimas gracias Macumazahn. Espero que te decidas y leas la obra, es excelente.

      Comentarios

      Jules De Menta

      09/06/2022 - 19:12

  • Excelente nota. Muy bien escrita, @julepedementa7.

    Ya leí un extracto de esta historieta en la antología Distinta en su momento, y se veía venir que iba a ser algo enorme y muy movilizador.

    Comentarios

    alejandroutn

    08/06/2022 - 14:29

    • Muchisimas gracias! El trabajo de Gato Fernandez es fabuloso y me quede con muchísimo más para decir… gracias!

      Comentarios

      Jules De Menta

      08/06/2022 - 18:23