En mi vida tuve la posibilidad de encontrarme cara a cara con Spiderman en tres oportunidades. La primera allá a principios de los `80 en Gaona y General Paz en un espectáculo llamado “El Circo de los Superhéroes”, en los Estudios Universal donde me saqué un foto con un émulo arácnido y en el teatro Coliseo de la Capital Federal. Lejos, está última fue la mejor y la mas memorable de todas.

El Hombre Araña en Teatro

17/05/2009

| Por Staff de Comiqueando

4 comentarios


En mi vida tuve la posibilidad de encontrarme cara a cara con Spiderman en tres oportunidades. La primera allá a principios de los `80 en Gaona y General Paz en un espectáculo llamado “El Circo de los Superhéroes”, en los Estudios Universal donde me saqué un foto con un émulo arácnido y en el teatro Coliseo de la Capital Federal. Lejos, está última fue la mejor y la mas memorable de todas.

“El Hombre Araña – Acción y aventura” es un espectáculo teatral PARA CHICOS que combina diferentes técnicas (desde el teatro negro hasta la proyección de imágenes en distintas pantallas) para trasladar toda la mitología creada por el bueno de Stan Lee a la acción en vivo. El resultado es sorprendente.


La historia muestra al joven Peter Parker acosado por J. J. Jameson para encontrar una foto que demuestre que el arácnido es el líder de Los Seis Siniestros. Luego hace un repaso por el origen del personaje (incluida la muerte del Tío Ben) y muestra también la genesis del Doctor Octopus, esta vez fruto de un accidente ocasionado por el Duende Verde mientras pelea con la araña. La trama regresa al presente donde el Duende Verde descubre el enamoramiento de Spidey por Mary Jane y decide secuestrarla. Para rescatarla, nuestro héroe deberá enfrentar a El Buitre, el Hombre de Arena, Misterio, Lizard y Elektro. Lejos de lo que pueda suponerse la obra no toma su estética de las exitosas películas dirigidas de Sam Raimi, sino que se nutre de los visto en los comics y cartoons clásicos del personaje. Incluso la ropa utilizada por Peter y el resto de los personajes esta inspirada en las etapas de Steve Ditko y John Romita, cuyas imágenes proyectadas sirven de separador para distintas escenas. En ningún momento traiciona a los personajes y hasta se insinúa en diálogos situaciones que no son desarrolladas por falta de tiempo. Por ejemplo en una escena Flash Thompson se burla de Mary Jane porque le da bola a Peter. La novia de Flash, Gwen Stacy, dice que a ella Parker le parece lindo. Se insinúa el romance aunque no se muestra. Todos los personajes que puedas imaginarte aparecen en escena. A los ya mencionados vale destacar otros como Betty Brant, Harry Osborn, por ejemplo. Aunque algunos villanos no tienen desarrollo y solo son presentados para peleas coreografíadas como en el viejo Titanes en el Ring.

El trabajo realizado por el autor del guión Leandro Panetta es realmente notable porque resumió en 90 minutos casi todos los tópicos de un personaje riquísimo sin necesidad de reinterpretar el material original.

Desde lo técnico la puesta también es impecable. Las dificultades que presenta la escenificación de las luchas y despliegues aéreos son salvadas con mucha imaginación. El Hombre Araña y El Duende descienden desde lo alto del teatro al escenario. Rhino aparece por el centro de la sala para el sobresalto de grandes y chicos. Claro que en las peleas se notan los cables; esto es teatro y eso parte del juego cómplice generado entre actores y público. Lo mas logrado es el trabajo de proyecciones sobre distintos telones. Así se lo puede ver al protagonista saltando de edificio en edificio, montado en su motito o volando por el aire a causa de las bombas de su archirival. Claro que no todas son maravillas. Algunos “trucos” como la movilidad de los brazos de Octopus o la presencia de dobles en las escenas mas riesgosas son evidentes.


Desde lo actuación se destaca, como era de esperar, Carlos Belloso. Este confeso fan de los dibujitos animados de Spiderman, entrega una composición perfecta del personaje tal como se lo vió en distintos cartoons con su voz chillona y su locura desbordante. Gastón Ricaud no se ve beneficiado por la puesta ya que el estilo declamatorio que le dan a su personaje y el lenguaje neutro que utiliza (¿pensaran exportar esta obra?) le quitan naturalidad y matices. No obstante se destaca en muchas escenas físicas en la que, al no utilizar máscara, se advierte que no hay doble posible. En el caso de Octopus tiene altibajos. Marcelo Xicarts (ex Macoco que se lució en cine en roles secundarios en “Luna de Avellaneda” y “Un novio para mi Mujer”) no parece muy cómodo interpretando al serio Otto Octavius, pero cuando el accidente lo convierte en Dr. Octopus su furia encaja a la perfección. El resto del elenco no desentona. Y a pesar que muchos quisieran oír lo contrario Brenda Gandini es una perfecta Mary Jane. Sexy, dulce, inteligente…¿Quién no se enamoraría de ella?

Por los comentarios recogidos tras el anuncio de esta obra en este mismo sitio, se que muchos preferirían que hable pestes. Sin embargo, la obra no lo merece. Es un producto digno para que los chicos disfruten en las vacaciones de un personaje que los lectores de comics amamos. Acá no hay conflictos psicológicos, ni interpretaciones adultas. Es pura diversión: Piñas, patadas, acrobacias, besos y un mensaje que escuchamos una y mil veces: “Un gran poder con lleva una gran responsabilidad”.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios