Segunda y última parte de la charla con Diego Cortés y Nicolás Brondo, referentes del sello editor cordobés que celebra con todo sus 20 años.

Entrevista a Llanto de Mudo (parte 2)

20/06/2015

| Por Javier Hildebrandt

0 comentarios

bone-tapaJavi Hildebrandt: Yendo a la parte de ustedes dos como autores, como dupla: el año pasado sacaron Bone Machine, un libro que tiene una historia también por fuera de Llanto de Mudo. ¿Cómo surgió ese laburo?

Nicolás Brondo: La primera versión del guión es de… 2002, ¿no?

Diego Cortés: Sí. Y éste [por Brondo] lo agarró y se lo choreó a otro dibujante.

NB: Porque nosotros dábamos clases de historieta, entre 2008 y 2011. Y en una clase él llevó guiones de Moore, de Warren Ellis, de Grant Morrison y además, un par de libros que ya tenía editados y algún inédito. Entre esos estaba Bone Machine y yo, haciéndome olímpicamente el gil, me lo llevé, lo fotocopié y se lo volví a guardar en el sobre. Y sin decirle absolutamente nada lo empecé a dibujar (risas).

DC: No le pude decir nada porque estaban lindas las páginas.

NB: Hicimos cinco páginas de muestra, lo mandamos a dar vueltas por un par de editoriales.

DC: En el medio salieron otros libros nuestros: El ascensorista, La pasión, El pasado…

bone2NB: Ebrio, Ordinario, Rispo, estábamos en esa vorágine. Y ahí quedó Bone Machine, esas cinco o seis páginas. Después lo volvimos a rehacer como webcomic para un sitio mexicano en el que nos habían invitado y empezamos a subir ahí una página por semana, con la idea de terminar el libro a color y editarlo por Llanto. Y de la nada aparece Massimo Rosi, de la editorial Book Maker; nos ofrece comprarlo y editarlo en cuatro revistitas tipo comic-book.

DC: Está armado como una serie de Vertigo. En total, completo, son doce números.

JH: ¿Y tienen alguna respuesta de los lectores de allá?

NB: Recién ahora está saliendo el primer número.

DC: Comixology le hizo una crítica re-buena. (http://www.ign.com/blogs/fantaffx/2013/06/26/comixology-submit-comic-review-june-26/)

NB: En Bleeding cool también hubo una linda crítica (http://www.bleedingcool.com/2013/06/26/digital-delights-dark-horse/), porque había salido el primer número gratis para descarga digital. El tano quería tener los cuatro números listos para imprimirlos. Nosotros los tuvimos antes, los mandamos, se demoró y recién ahora está saliendo. Así que no tenemos respuesta.

DC: Y como ya lo teníamos, lo sacamos primero acá.

bone1JH: ¿Ya están laburando en el volumen 2?

DC: Lo tenemos empezado. Pasa que recién ahora está muy movido el libro y lo están comprando. Íbamos a sacar otro este año, pero me parece que vamos a esperar un poco más porque no le das tiempo al primer tomo a que se mueva.

NB: El volumen 2 iba a salir para el Crack Bang Boom de este año y dijimos que no, vamos a darle más tiempo. Y además, para hacerlo, porque son 100 páginas full color, con toda la bronca. Bone Machine a mí me gusta también porque no se me nota un cansancio en el dibujo. Hay muchos autores a los que les pasa, me pasó a mí en casi todos los libros. Arrancás bien arriba y terminás cansado. En Bone Machine hay mucho ímpetu, y no quería agarrar el volumen 2 cansado.

DC: Nosotros tenemos tres proyectos, que son los próximos diez años. Son tres series de este tipo, muy extrañas y con esa estética medio Vertigo, con las mismas técnicas de escritura. Nos va a llevar un largo rato, pero nos gusta tanto la historia que lo vamos a hacer.

NB: Bone Machine y la otra están bastante linkeadas…

ÉCLECTICO TAPAJH: ¿Cuál es “la otra”?

DC: Se llama Reality crash. Las dos historias son homenajes a escritores, aparecen por todos lados. En Reality… ya es abuso porque aparecen cuatro versiones de escritores que me gustan: (William) Burroughs, Philip Dick, (Charles) Bukowski y Stephen King. Los cuatro están confabulados contra el poder. Y hay más escritores: aparecen Hunter Thompson, (Roberto) Bolaño… Y es como el pasado de BoneMachine. En todos los volúmenes de Bone Machine hay un arquetipo de escritor. Ya pasamos por Bukowski y Kerouac, y ahora vamos por un Rimbaud, poeta maldito.

Andrés Accorsi: En los últimos 10 años, las dos tendencias centrales para los artistas jóvenes fueron, por un lado, subir historietas hechas de onda al Facebook o a algún blog; y por el otro, hacer casi cualquier cosa con tal de publicar en Fierro. Ustedes nunca transitaron ninguno de los dos caminos. ¿Por qué? ¿Qué mirada tienen acerca de estas tendencias?

DC: Siendo honestos, en primer lugar nunca he leído demasiadas series online, me cansa la espera y no leer todo junto. También veo que los libros que se publican así tienen una construcción diferente a la del libro trabajado en su totalidad. Yo como guionista no me siento cómodo sin poder planificar escenas de a varias páginas, y para que algo semanal online funcione tiene que ser pensando como una tira con continuará, que a la vez sea interesante día a día, no páginas sueltas de un libro largo.  Creo que ninguno de los dos tiene necesidad de pensar las cosas para una revista o editorial,  sino que nos dejamos llevar por la historia.

Yo compro Fierro siempre, ¿eh? Me cansa la queja sobre esa revista, que tiene un editor que decide, así como yo decido en la editorial lo que se publica o no. Son sus decisiones, es la revista del editor y no un organismo público que tenga obligaciones con alguien.

NB: Yo creo que prima también el hecho de que nosotros tenemos editorial y no hay mejor forma para promover nuestro laburo que esa. ¿Querés sacar un libro? Lo hacés, te pelas el culo y el bolsillo, y lo sacás. No tenés que rendirle cuentas a nadie. Calculá que Bone Machine lo empezamos a publicar online con el solo objetivo de obligarnos a nosotros a terminarlo, para sacarlo por Llanto. Yo publiqué en Fierro y me encantó hacerlo. Pero lo hice por vicio. Por satisfacer al niño que recibió en sus manos el libro de Fierro Extra del ‘86 de manos de su padre (ese que tenía la tapa de la mina tatuada con historietas de Chichoni) y homenajear al padre que se la dio. Yo estoy publicando en Facebook el comic de Mel O’Griffin, pero siempre la intención es verlo impreso.

chicaalienJH: ¿Y cada uno por separado? ¿En qué están laburando, o qué están por sacar?

DC: Terminé un libro con Hernán González y tengo que terminar otro más con un pibe de Tucumán. Pasa que ahora me puse a escribir narrativa. Saqué una novela el año pasado, que la publicamos on-line (https://revistapalp.wordpress.com/2014/03/10/musa-01/) y me dieron ganas de escribir literatura de género.

NB: Yo terminé Chica Alien, que lo vengo haciendo hace un montón de años. Lo terminé la semana pasada, estamos esperando la contratapa, que la va a hacer una fotógrafa mendocina y ya entra a imprenta. Para el Crack Bang Boom va a estar. Además yo había sacado Ecléctico, un compendio de historias de precalentamiento que funcionó bastante bien, y quería sacar el tomo dos, porque al primero le había puesto “1”. Pero todavía tengo que ponerme a hacerlo, hay algunas historias que están a medio empezar, algunas de las que tengo solo el plot y otras solo los guiones. Más Reality y… miles de proyectos que van saliendo (risas).DC: Cuando nos juntamos empezamos a delirar mil cosas.

NB: Subimos a un colectivo y ya tenemos tres libros (risas).

7mocirculo03JH: ¿Y de la editorial, de otros autores, qué libros están por salir?

DC: Tenemos que terminar con un libro infantil, con un montón de autores, que se llama Pumbapá. Sale Liga del mal 3, también. Este año vamos a hacer menos libros a color, porque el año pasado nos costó un huevo. Sacamos un montón y es mucha plata. Van a salir El Granjero de Jesú tomos 1 y 2: una re-edición del tomo 1, y el 2. Y también algunas cosas más de Mosquito. También libros de muchos pibes nuevos…. La parte de historieta creció tanto, que todo lo otro, la parte de poesía y narrativa, quedó muy abajo.

En lo que va de este año le pusimos muchas pilas a lo otro, están muy bien las dos partes ahora. Nos compran directamente en Buenos Aires libros que antes no nos daban ni bola. La colección de poesía, Bonzo, que ilustran Lauri [Fernández] y Nacha [Vollenweider] está andando muy bien. Tenemos nueve libros este año de esa. Pero son inversiones distintas: con la misma plata con la que sacás un libro a color hacés todos los libros de poesía (risas). Entonces tenemos que cuidar de no abandonar ninguna parte de la editorial. El año pasado salieron dos libros de “ensayos pop”, como le decimos nosotros, una colección que se llama Extra life. Son casi todos de periodistas, y son buenísimos. Hay un cambio en Córdoba, que es que antes todos querían venir a editar acá [por Buenos Aires], y ahora quieren que sea allá. Y sacamos un montón de gente de Buenos Aires también.

Tenemos que balancear, no podemos sacar tanta historieta. El año pasado nos zarpamos mal. Pero por suerte hemos podido reeditar, que ese es otro tema: Ordinario y Rispo los hemos reeditado, y el Hijitos de Puta va por el mismo camino.

10658726_10205072256311555_2745585772347141342_oNB: Lo bueno es que los libros viejos, como Séptimo círculo, que fue uno de los primeros del cambio, todavía los seguimos vendiendo.

DC: El catálogo que fuimos armando está buenísimo.

NB: 60 libros en cinco años. 12 por año… mucho (risas).

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios: