Desde hace 75 años, Lucky Luke es siempre sinónimo de acción, suspenso y humor. César Da Col nos cuenta por qué.

Lucky Luke: El espíritu del salvaje Oeste

13/12/2021

| Por CesarDC

0 comentarios

9911ce39a1fcdf8a9f38fbd6658269e3El espíritu del salvaje Oeste… es el que flota constantemente en todos los álbumes de Lucky Luke, el personaje creado por el dibujante belga Maurice de Bévère —cuya firma artística es Morris— y publicado en Bélgica el 7 de diciembre de 1946 en el ya mítico Almanaque Spirou.

En realidad, ese “espíritu flotante” consiste en una reinterpretación personal de un autor europeo sobre la visión hollywoodense de lo que fue el Wild West de Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XIX, visión que ya de por sí es una representación muy particular de los hechos históricos. Esa proyección cultural romántica estadounidense, en donde generalmente el héroe es un “muchachito” a caballo y con habilidades con las armas, que rescata a damas en peligro y se bate a duelo con seres inescrupulosos, se esparció en el mundo del entretenimiento como polen en el viento por todo el planeta, tanto a través de la literatura como de la radio, las historietas y, por sobre todas las cosas, el cine. Por entonces, no había niño que no quisiera ser el Llanero Solitario y vivir sus aventuras.

LL jumperMorris era un amante de todo este imaginario del Far West. Por eso no resulta extraño que haya sido uno de los pocos autores del mundo en dedicarse casi de manera exclusiva a un único género y personaje, a su querido cowboy Lucky Luke. Tal amor por el Oeste, el dibujo animado y los comics lo llevó a emprender en 1948 un viaje en busca de oportunidades y nuevos horizontes por Estados Unidos, junto a su mentor Jijé y su amigo André Franquin, odisea que se transformaría en una residencia de siete años. Todo un tiempo de estudio y aprendizaje, mientras continuaba con las andanzas de su Lucky Luke y enviaba los originales por correo a la redacción de la revista belga Spirou. En su estadía neoyorquina, entabló muchas amistades profesionales. Sin dudas, la más destacable fue la forjada con René Goscinny, que por entonces ya estaba asentado en la Gran Ciudad tras su llegaba desde el sur del mundo, de Argentina, para encontrar un destino en la tierra de Walt Disney. Al poco tiempo, René se convertiría en el guionista exclusivo de la serie de Morris, labor que llevaría a cabo durante veintidós años. Pero la firma del guionista recién se haría visible tras cinco años de colaboraciones (unos nueve álbumes), en “Los rivales de Painful Gulch”. Es que la editorial Dupuis solo consideraba como autores a los dibujantes. La calidad y popularidad del trabajo de Goscinny hizo posible generar ese cambio conceptual editorial.

388aaf8f3404a5a909ab71b01fb5a9f5Lucky Luke siempre fue sinónimo de acción, suspenso y humor, pero un humor volcado al servicio del relato, no como un fin primordial. El lector se reirá por —muchos— momentos, pero la búsqueda autoral es otra. Hay conflictos por resolver, aventuras por ser vividas. Posiblemente, el gran aporte de Goscinny fue centrarse en presentar hechos históricos verdaderos y genuinos, jugar con ellos, sin dejar de parodiar a todos los westerns cinematográficos habidos y por haber, con una galería de personajes despampanantes que desfilan a cada momento. Entre los más aclamados, del lado antagónico encontramos sin dudas a Los Dalton; luego a Billy the Kid y Jesse James, entre otros. Y, de este lado, un fiel caballo parlanchín de nombre Jolly Jumper, hermano de correrías del vaquero, y un perro de lo más inútil, llamado Rantanplán, que a pesar de su idiotez logra salir airoso de las situaciones más adversas.

A diferencia de la perfección volumétrica del dibujo de Uderzo en Astérix, el de Morris es casi libre de ataduras. Su pluma y su pincel vuelan con cada trazo, que parece ser veloz, pero en realidad se encuentra sustentado por un correctísimo plantado del boceto a lápiz. Los fondos son lo justo y necesario para poner al lector en situación; no existen detalles ni estridencias de más que molesten la narrativa. Morris provenía del mundo del dibujo animado, y su evolución gráfica fue constante en cada aventura del cowboy.

unnamedTras el fallecimiento de Goscinny en 1977, el dibujante recibió la colaboración de muchos escritores, entre los cuales la dupla de Fauche y Léturgie fue la que más trabajos realizó. Y tras el deceso de Morris en 2001, el historietista Achdé tomó la enorme responsabilidad del dibujo. En la actualidad, el humorista gráfico Jul realiza los textos. “Un cowboy en París” es el primer álbum de la dupla Achdé-Jul presentado oficialmente en Argentina —en la Feria del Libro de Buenos Aires de 2019— y con posterioridad en Uruguay.

Hoy los libros de Lucky Luke se siguen reeditando en todo el planeta. Hay películas y series —animadas y con actores—, merchandising de lo más variado y, por sobre todas las cosas, un fiel cariño de parte de los lectores de diversas generaciones, que esperan ansiosos que el sol se ponga en el horizonte, que los colores comiencen a apagarse, para así poder sentir el canto de la aventura concluida, del acto heroico consumado, que reza: “I’m a poor lonesome cowboy, and a long long way from home…”.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios: