Hora de repasar los magazines que tuvieron como protagonistas a las poderosas luminarias del Universo Marvel.

Magazines de Marvel (parte 10)

14/04/2021

| Por Gonzalo Ruiz

0 comentarios

Spectacular_Spider-Man_Magazine_Vol_1_1Nos acercamos al final de esta mega-nota y llegó el momento de hablar de los superhéroes “mainstream” porque, si bien algunos figuraron en pequeños cameos, tres personajes llegaron a tener su propio título en línea de revistas para adultos en blanco y negro. Y hay que hablar, antes que nada, de un hecho que me guardé exclusivamente para esta nota, y es que el primer magazine de Marvel no fue la Savage Tales de 1971, sino The Spectacular Spider-Man, cuyo número nº1 escrito por Stan Lee y dibujado por John Romita Sr. salió en Julio de 1968. No duraría mucho más, sólo un segundo número (dibujado por Larry Lieber), y hay una tercera historia que quedó trunca. ¿Cuál era la intención de Lee con todo esto? Fácil: buscar un escape al reino de las revistas a color, con intenciones de ver para dónde seguir expandiendo el mercado. Como sabemos hasta esta altura del partido, tres años después comenzaron a salir los primeros frutos.

THE RAMPAGING HULK/HULK!

El primer personaje “mainstream” que tuvo el tratamiento del blanco y negro dentro de un marco adulto fue el gigante esmeralda creado por Lee y Kirby. El nº1, publicado en Enero de 1977, unió a Doug Moench con Walt Simonson para contar historias que, si bien estaban fuera de continuidad (atentos con este dato), solían continuar número a número. A pesar de no coincidir con una línea cronológica con lo que ocurría en las revistas a color, se sucedían cameos de otros personajes, como los X-Men y los Avengers.

Rampagin-1-600x803A Bruce Banner y Rick Jones se les suma un personaje creado ad-hoc, Bereet, una alienígena perteneciente a la raza Kriloriana que se disponía a invadir la Tierra. Esta saga se desarrolla a lo largo de los nueve magazines (con excepción de una historia de relleno a cargo de John Warner y Jim Starlin, donde Hulk pelea en el espacio) que culmina con una enorme batalla final en Nueva York con los Vengadores, siempre con Moench en guiones y con Keith Pollard, Herb Trimpe y Sal Buscema como dibujantes rotativos. Cabe aclarar que los primeros ocho números tuvieron a Ulysses Bloodstone como segunda historia, con una saga que culmina con su muerte, a cargo de John Warner, los hermanos Buscema, Bob Brown, Val Mayerik y Allan Kupperberg. Steve Gerber también hizo su aporte, con una aventura de Man-Thing dibujada por Starlin, y una historia corta dibujada por Tony DeZuñiga.

Pero de golpe, llega el número con nº 10 con tres novedades absolutas: el nombre de la revista se cambia a Hulk!, pasa a publicarse a todo color (aunque solo hasta el nº24) y las historias cambian de tono por completo. ¿El motivo? Se acaba de estrenar la serie de televisión de Bill Bixby y Lou Ferrigno, que la rompe por completo y, como bien saben, muchos de estos magazines se subieron a un tren de dinero fácil. Ya no hay aliens, superseres ni mucho más, simplemente historias mundanas.

The-6-600x806Nuevamente Moench dirá presente hasta el nº22, cuando será reemplazado por el polémico Jim Shooter (encargado de una de las historias del nº23, aquella tristemente célebre por la escena donde dos personas tratan de violar a Banner), Roger Stern, Dave Kraft, Bill Flanagan, Lora Byrne y J. M. DeMatteis, con Gene Colan como dibujante omnipresente. Este magazine también tuvo historias de back-up, primero con Moon Knight y luego Dominic Fortune.

Como ya aclaramos, estas historias están fuera de continuidad, pero los de Marvel, medio en joda medio en serio, las integraron de manera metaficcional: en el título de The Incredible Hulk, solía aparecer Bereet, y en el nº269, explica que las historias de Rampaging Hulk son historias ficticias del personaje que ella creó como entretenimiento en su planeta.

HOWARD THE DUCK

Parece mentira, pero hubo un tiempo en que este era el personaje más popular de la Casa de las Ideas. Creado por Steve Gerber en 1973, fue originalmente un secundario que apareció dentro de Adventure into Fear, pero que en 1976 tomaría vuelo propio con un título propio que duraría 31 números y una tira en los diarios. Pero antes de llegar al número final, las cosas entre el guionista y la editorial se pudrieron lo suficiente como para que, en el nº29, Gerber diera el portazo.

Howard-beverly-comicEl último guionista del comic book a color, Bill Mantlo, quedó a cargo de retomar las aventuras del personaje en formato magazine, junto con Gene Colan y Michael Golden como dibujantes titulares. Así fue como en 1979, tuvimos un nuevo nº1 del pato más irreverente de la historia comiquera. Lo primero que deja en claro el guionista es que esto es una continuación directa de la etapa anterior y no un “fresh start”. Incluso reaparecen personajes y antagonistas secundarios, aunque en esta faceta del protagonista, los magazines presentan historias cortas sin ningún tipo de continuidad entre ellas. Steve Gerber abandonó el barco dejando la vara en un estrato casi inalcanzable, con lo cual uno podría dudar si Mantlo era el indicado para continuar con las aventuras. Pero estas revistas le alcanzan (y sobran) para mostrar que es el indicado para elevar todavía más dicha vara. Trata de insertar a Howard dentro del mercado laboral como taxista y establece a Beverly como su interés romántico y mutuo como para darle un cierto marco de “normalidad” al personaje. E irónicamente funciona, porque después de haber leído por varios números el latiguillo “a talking duck”, es Howard quien ahora comienza a cuestionarse la “suspensión del descreimiento”.

c46c0166c74548f2ae007307ccb81735Buena parte de esta saga se centra, podemos decir, en deconstruir por completo el “American way of life”. Se mete con la Navidad y el sentimiento consumista que despierta, con el macartismo en una divertida historia donde Howard oficia de niñero con tres nenes criados bajo el yugo del Captain Americana, un soldado creyente del senador McCarthy, que trata de mantener a su familia con la moral y las buenas costumbres; con los telepredicadores y los falsos mesías (el nº6 donde también Mantlo repasa de manera fuerte algunos momentos clave de los últimos años de Estados Unidos, Watergate y Vietnam incluídos) y hasta hay una gran parodia a Batman y a la revista Playboy.

Pero si hay un punto verdaderamente alto en cuanto a la ironía, está en el segundo número, donde se hacen cargo de un asunto peliagudo: los pantalones. Primero hay que explicar algo que fue omitido deliberadamente en la nota anterior, porque cobra su máxima relevancia en este momento. A medida que el personaje explotaba en popularidad, la gente de Walt Disney decide encarar a Marvel para reclamar por las obvias similitudes entre la creación de Gerber y el pato Donald, algo similar a lo que hizo la National Publications cuando Captain Marvel pateó el tablero superheroico encabezado por Superman durante la Golden Age. La editorial decide calmar las aguas con un rediseño y recoloreado de Howard, pero esto no le alcanzaba a los abogados de Disney: había que vestir al personaje. ¿Y qué hace el guionista? Una historia donde un modista con poderes de sugestión manipula a un puñado de citadinos de Cleveland para que se manifiesten contra la desnudez animal. Si Howard quería seguir vivo, tenía que ponerse unos pantalones que completen su traje. Pero claro, este relato no es una inocentada: el modista se llama Wally Sidney que, antes de consagrarse en su profesión, quiso ser un animador de éxito, creando a una rata que viste con pantalones y habla. Y por si no saben a quién se refiere el guionista, el local de Sidney se llama ¡Sidney Land! Pero esperá, ¿seguís sin agarrar la referencia? El enorme éxito que acumuló Sidney con sus trajes a medida, logró su llegada al cine con una “fashion film” llamada… Pantasy. Así es como La Casa de las Ideas no sólo sorteó un problema, sino que además generó una de las historias más sobresalientes de este volumen, con una gran mojada de oreja. Así y todo, la revista apenas dura nueve entregas, y Howard vuelve al ostracismo, mientras que por su lado Gerber comenzaba su juicio a la editorial por los derechos del personaje.

c64f62620864424182713c5ce6af47beTHE PUNISHER

Un tercer personaje tuvo su propio magazine: The Punisher. Duró 16 números entre 1989 y 1990, pero solo se dedicaba a reimprimir en blanco y negro historias clásicas y “actuales”, de revistas como Punisher y Punisher War Journal. Por supuesto, este fue el anteúltimo manotazo de ahogado de Marvel con respecto a estas publicaciones, ya que solamente subsistía Savage Sword of Conan y a duras penas.

 

El mes que viene, un último choreo relacionado con películas.

Compartir:

Etiquetas: , , , ,

Dejanos tus comentarios: