Los magazines setentosos de Marvel abordaron también la temática de la ciencia-ficción, con Planet of the Apes y una gran antología.

Magazines de Marvel (parte 6)

09/12/2020

| Por Gonzalo Ruiz

0 comentarios

Planet_of_the_Apes_Magazine_3Bienvenidos a la sexta parte del mega-informe de los magazines marvelitas. Por un rato vamos a soltar la influencia del cine por sobre los comics, pero de todas maneras tenemos que mencionar a la pantalla grande un ratito, porque hay que hablar de La Planète des Singes, novela de ciencia-ficción escrita en 1963 por Pierre Boulle que cobró una gigantesca relevancia cuando en 1968, el director Franklin J. Schaffner la adaptó al cine bajo el título Planet of the Apes. La locura fue enorme y a partir de ahí comenzó una gran franquicia que sigue hasta estos últimos años, con infinitas secuelas, reboots, serie de televisión… y comics, por supuesto.

Pequeño dato de color antes de arrancar: antes de la adaptación a magazine, la película tuvo otras dos apariciones comiqueras del lado oriental del globo. Japón produjo dos mangas de Planet of the Apes en 1968 y 1971. Y además, en 1970, la americana Gold Key hace el primer comic occidental de la saga, pero adaptando la secuela, Beneath the Planet of the Apes.

PLANET OF THE APES

pota-22-000_sEste magazine tuvo como coordinador a Roy Thomas, que tuvo que remar bastante para que saliera el primer número. El disparador lo tuvo tras una conversación con un ejecutivo de la compañía Topps, que producía chicles y tarjetas coleccionables. Mientras hablaban de posibles licencias que Marvel podría adquirir para adaptar a historieta (algo que se haría frecuente tanto en magazines como en comic-books), el ejecutivo menciona la idea de Planet of the Apes como franquicia. Las conversaciones con la gente de Twentieth Century-Fox estuvieron, pero se fueron dilatando en el momento justo que la franquicia explotó con secuelas, adaptación para televisión y diverso merchandising. Finalmente se les dio el visto bueno y comenzó el trabajo.

El título adapta la pentalogía en 29 revistas aparecidas entre 1974 y 1977, con Doug Moench como único guionista de historietas en el magazine. Moench venía de aparecer tímidamente en los primeros magazines de horror y en esos años cosechó un nivel de trabajo bestial, coronados en las publicaciones de artes marciales. Fiel al estilo de las revistas de género que revisitamos antes, a los magazines los complementaban artículos sobre la saga, incluyendo una entrevista al mítico Rod Serling (creador de The Twilight Zone y guionista de la primera película) en el nº 1. Entre los números 1 y 28, las cinco películas se fueron serializando de a cinco o seis partes.

9ede12423d116b7557ac41d5e1e2d033Mientras la saga se serializaba en orden, el magazine también contenía Terror on the Planet of the Apes, una historia completamente original ideada por Gerry Conway, veterano de la escritura de género. Pero por falta de tiempo, los guiones cayeron en manos de Moench, quien recibió de Conway una hoja repleta de notas con ideas sueltas. Los dibujantes que acompañaron al excelso guionista tanto en las adaptaciones como en las historias originales fueron Mike Ploog, Frank Chiaramonte, Tom Sutton, Herb Trimpe y Virgilio Redondo.

Una curiosidad: Marvel U.K. republicó estos números de manera semanal, a lo largo de ¡123 revistas! Para rellenar, incluyeron las apariciones de Killraven, ahora rebautizado… ¡Apeslayer! Incluso aparecían varios villanos redibujados como primates alienígenas. La necesidad tiene cara de hereje.

UNKNOWN WORLDS OF SCIENCE-FICTION

El otro título de ciencia-ficción (y en cierta manera, el último, pese a que el género aparecería varias veces en otras revistas antológicas, pero nunca como tema central) publicado en magazine tuvo una ínfima duración, con tan sólo seis revistas bimestrales y un especial, todo durante 1976. Una cosa muy interesante que tuvo el magazine es que, si bien no recurría a reediciones de historias de la era pre-Marvel (los años´50) como había ocurrido con las colecciones de terror, si reeditó trabajos primerizos de algunos artistas como Neal Adams que habían sido publicadas varios años atrás en fanzines. Unknown Worlds… también es de las pocas revistas que no incluyen personajes del universo Marvel (o que luego fueran integrados a), sino que se compone sólo de historias originales o adaptaciones literarias.

UnknownWorldsofScienceFiction1Roy Thomas es nuevamente el encargado editorial del magazine (de hecho, en la editorial del Planet of the Apes nº 1 cuenta que estaban trabajando en un título de sci-fi, que se convertiría en este). Los clásicos complementos eran artículos y, tal vez lo más interesante, entrevistas a popes de la literatura del género como Frank Herbert, Larry Niven o Alfred Elton van Vogt.

Lo más destacado sin dudas es el plantel de artistas que integraron estos cinco números. En guiones estaban Tony Isabella (quien, además de hacer historias, se encargaba de escribir prólogos y epílogos en los primeros cuatro números), Gerry Conway, Wally Wood, Denny O’Neil, Moench, Thomas mismo (quien también se encargó de los prólogos y epílogos de las últimas dos revistas), el matrimonio de Don y Maggie Thompson (quienes editaron durante décadas la Comics Buyer´s Guide) y Don Glut. Mientras que por el lado de los dibujantes, teníamos un verdadero All-Star Squadron: Gene Colan (trabajando más que nada con Isabella), Ross Andru, Al Williamson, Angelo Torres, Roy Krenkel, Frank Robbins, un primerizo George Pérez, Rico Rival, Vicente Alcázar, Alex Niño, Don Heck, Dick Giordano, Adrián Gonzales, Gray Morrow, Virgilio Redondo y Rubén Yandoc.

Unknown_Worlds_of_Science_Fiction_Special_Vol_1_1Además estaban Neal Adams, Frank Brunner, Mike Kaluta, Bruce Jones, Tim Conrad, Howard Chaykin y John Allison como artistas integrales. Y lo más destacado de todo: el cuarto número incluye una historia corta de la mítica dupla de Jan Strnad y Richard Corben, en lo que serían sus primeros trabajos profesionales luego de una militancia underground, y unos pocos años antes de romperla en la Heavy Metal.

Sin embargo, y como no podemos ser felices siempre, en la editorial del cuarto número, Roy Thomas cuenta que las bajas ventas generadas por los primeros tres números no justifica continuar con la colección, pero que tenían en archivo material para al menos un par de revistas más. Afortunadamente se llegaron a publicar los tres números restantes y el especial de 1976, para completar una colección que, si bien breve, posee un nivel tan alto como meritorio.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios: