Estamos en diciembre de 1980, un año donde el comic mainstream norteamericano se podía resumir en una sola palabra: MARVEL.

Mister E

26/06/2009

| Por Staff de Comiqueando

5 comentarios

Estamos en diciembre de 1980, un año donde el comic mainstream norteamericano se podía resumir en una sola palabra: MARVEL. Y no era para menos: Frank Miller comenzaba en Daredevil, los X-Men gozaban una etapa excelente de la mano de Chris Claremont…DC para ese entonces tampoco estaba dormida: los Titans de Wolfman y Byrne, la JLA de Conway y Pérez, el grandioso All-Star Squadron de Roy Thomas…y como siempre, las antologías a las que nadie les daba pelota como Ghosts, Mistery in Space o la que nos compete, Secrets of Haunted House.

Esta antología, cuyo presentador era Destiny (posteriormente usado por Neil Gaiman en The Sandman), se publicaban historias de terror cortas, generalmente para testear a dibujantes jóvenes. Cada tanto se encontraba alguna portada de Marshall Rogers, algún dibujo de Bisette…pero en general esta antología era bastante mediocre. Pero en el número 31 aparece una historia de páginas titulada “The Twice-Cursed Man!” (con guión de Bob Rozakis y dibujos de Dan Spiegle) donde se nos presenta a Mister E, un vigilante de gabardina blanca que salva a una mujer en Boston llamada Kelly O´Toole de ser asesinada por el Juez Kobold, un hombre lobo.


La verdad que muchas de estas historias son bizarrísimas y predecibles, con las típicas amenazas de vampiros y frankensteins. Spiegle es mediocre y Rozakis está a media máquina, pero mal. Las tapas de Buckler y Giordano son la única oportunidad de ver a un Mister E dibujado decentemente, pero para el número 41 (de octubre de 1981) Rozakis y Spiegle hacen el último episodio de Mister E. El personaje luego aparecería en el Who’s Who’s in The DC Universe, pero todavía faltaban varios años para que alguien se decidiera a relanzarlo seriamente. Para ello, hacía falta un guionista inglés: Neil Gaiman.


E regresa en la excelente miniserie Books of Magic, de Neil Gaiman y varios dibujantes.
Advierto que si se les viene a la mente un mago anteojudo creado por una tal J.K Rowling, no es coincidencia: esta miniserie se publicó años antes del primer libro de Harry Potter.Su argumento es el siguiente:


Tim Hunter es un niño destinado a ser el mago más poderoso de su era, para bien o para mal. La Trenchoat Brigade (un grupo conformado por John Constantine, Phantom Stranger, Doctor Occult y Mister E) le ofrece si quiere conocer la magia. Éste acepta, y la Brigade le enseña la magia en el pasado (Phantom Stranger), el presente (Constantine), Faerie, la tierra de las hadas (Occult) y los futuros (E). Ya desde el primer número, E insiste en matar a Tim Hunter y así evitar que caiga en la maldad. En el cuarto número de la miniserie se nos revela algo importante: E es ciego porque de niño, su padre, al verlo hojear una revista pornográfica, le sacó los ojos para que no vea el pecado. Según E esto le permite ver el bien y el mal en términos absolutos (en vez de llamarse Mr. E debería llamarse Mr.A…¿no?) y viajar en el tiempo (y vislumbrar distintos futuros).Lleva a Tim Hunter consigo y luego de pasar por distintos futuros del Universo DC (O.M.A.C, Hex, las Magic Wars de la Legión…etc) llegan al fin del tiempo, donde solo hay vacío. En ese momento, E aprovecha para acuchillar a Tim Hunter, pero su búho (enviado al futuro por la Trenchoat Brigade) logra detenerlo. Tras una conversación con Death y Destiny (de Sandman) Tim Hunter es vuelto a su tiempo y E, condenado a caminar por millones de años hasta llegar a su época, sin conocer el sendero.


Esta historia continúa en una miniserie de 4 números llamada Mister E, a cargo de K.W Jeter en los guiones y un excelente John K. Snyder III en dibujos. Mientras Tim Hunter es puesto al cuidado de Phantom Stranger, Dr.Fate (o Doctora Fate, ya que en ese momento eran Linda y Eric Strauss los portadores del yelmo) y al entrenamiento de Zatanna. En el fin del tiempo, Eric (por Mister E) se enfrenta a aspectos de su propia conciencia (Temptress, su lado puro y femenino y Shadower, su locura y maldad desenfrenadas). Como era previsible, Shadower prevalece, Temptress muere y E recupera sus ojos para matar a Tim Hunter. Pero al final se arrepiente y mata a Shadower. El Stranger le explica que, en su locura, el contribuyó a que Hunter no sea una fuerza del mal, ya que tomó el papel de “hombre de la bolsa”, que desistió a Hunter de seguir el sendero del mal.


Tras un cameo en Abby´s: Hell Sentinel, y una aparición en la posterior serie de Tim Hunter (Books of Magic), Mister E vuelve al ruedo en la miniserie de la Trenchoat Brigade (1999), a cargo de John Rey Nieber y John Rigdway (este último fue el primer dibujante de la serie Hellblazer).


En el primer número vemos a un E que asesina inmigrantes de la U.R.S.S de noche. Pero de día lleva una vida normal en New York (esquizofrenia, bah). Pero la amenaza de M’Nalagah, el dios cáncer (aparecido anteriormente en Books of Magic) se cierne sobre la tierra y todo gracias a un antepasado de John Constantine, Piotyr (un ruso de ojos verdes, el que buscaba Eric). En el transcurso de la miniserie, los miembros de la Trenchoat Brigade se enfrentan con sus propios demonios internos ,pero por separado: así, Constantine se enfrenta con los de Phantom Stranger, Eric con los de Constantine (Newcastle, obviamente) y Occult con los de E. En el caso de los demonios de Eric, se nos revela que la revista que vio no era pornográfica, sino unas fotos de su madre y su hermana debajo de la cama de su padre. Al final de la miniserie M’Nalagah entra en el cuerpo de E, pero éste logra exorcizarlo. La miniserie en sí es interesante (aunque el color digital a Rigdway no le queda para nada bien), pero pasa sin pena ni gloria, como ha pasado con tantas otras miniseries de Vertigo.

Este personaje tiene un potencial que debería exprimirse más. Miembros de la Trenchoat Brigade como Dr.Occult o Phantom Stranger han vuelto al Universo DC (el primero con un muy buen back-up en Reing in Hell) así que no veo porqué no hacer algo similar con Mister E. Y eso es todo, por ahora.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

5 comentarios