Joe Sacco nos ofrece un desgarrador testimonio de la cruel realidad que se vive en Medio Oriente, en un clásico del comic periodístico.

Palestine

29/12/2021

| Por Gregorio Guerrero

4 comentarios

91JXKqQzsjLAllá por “Medio Oriente” existe un conflicto geopolítico de marcada relevancia. Sus orígenes se remontan a aproximadamente 1916 y continúa vigente hasta el día de hoy. A diferencia de tantos otros que ya han finalizado, no hay garantías de que exista un bando bueno y uno malo en esta contienda. Cada una de las partes considera a la otra como una invasora en un territorio que no le pertenece, y si bien, hay una masa opresora y una masa oprimida, ambas consideran estar en su derecho de accionar como lo hacen.

En 1991 el periodista e historietista maltés Joe Sacco decide que su siguiente objeto de estudio será el conflicto israelí-palestino. Ya desde 1988, Sacco se dedicaba a narrar mediante el comic sus viajes, sus investigaciones, sus entrevistas. Todo aquello que le interesaba, era plasmado a través del lápiz y la tinta en sus historietas. Sus inicios como trotamundos pueden verse en Yahoo (editado por Fantagraphics, editorial en la que ya venía colaborando como escritor de la Comics Journal), páginas en donde se retrata su paso de varios meses por Europa. Ya ahí mismo notaremos el interés especial que tenía el autor por “Medio Oriente”, y los conflictos que se vivían en ese momento en esa región. De ese verano europeo nacería un viaje que el mismo autor consideraría mucho más interesante, y que a su vez, daría el puntapié inicial para una muy larga carrera de comicperiodismo elogiada por la crítica. Este viaje del que hablo es el que lo lleva hasta Egipto, siguiendo la -en ese momento- vigente guerra del Golfo. Tras un breve paso por El Cairo, Joe viaja a bordo de un autobús hasta Jerusalén, la cual será su base de operaciones por los próximos vertiginosos 60 días.

931009Esos dos meses de experiencias, Sacco los transporta a 9 magazines en blanco y negro, cada uno con unas 32 páginas y varias historias breves, a veces desde el punto de vista israelí, y otras tantas, del palestino. Su estilo de dibujo parece desprenderse un poco del de Robert Crumb, plagado de líneas para generar tramas, y un tanto caricaturesco. Las facciones de los protagonistas son exageradas -incluso las del mismo autor-, y no es raro que el relato se transforme en prosa, cuando los detalles de las situaciones a contar son demasiado complejos para ser plasmados en viñetas. No siempre se puede narrar violencia real en cuadritos.

Tras unos primeros pasos en la capital de Israel, Joe comienza su epopeya en los pueblos y las ciudades de Cis-Jordania. Así, seremos testigos a través de sus ojos de la violencia a la cual es sometido el pueblo palestino. Violencia que no solo se ve reflejada en vivir en zonas controladas por las fuerzas militares de Israel, sino a la ocupación de tierras, la creación de campos de refugiados, asentamientos, torturas, asesinatos y otras tantas vejaciones. Con el pasar de las páginas y de los testimonios, es muy interesante ver cómo evoluciona la visión de Sacco, no solo sobre el conflicto sino sobre los dos pueblos. Inicialmente se observaba un claro sesgo anti-árabe en sus historias, probablemente debido a una influencia de su infancia y adolescencia en Occidente. Sin embargo, este comienza a desaparecer de sus historias, y dejará lugar para reflejar a los humanos detrás de esa fachada para turistas que tanto lo ahuyentaba.

8d30a049c281f05fc9c16ee12831f361Gran parte del relato se encarga de contar lo que se conoce como la primera Intifada, denominada “la guerra de las piedras”. ¿Qué es esto? Pues nada menos que el primer levantamiento violento palestino en contra del gobierno israelí. El mismo fue muy importante para visibilizar a nivel mundial, las condiciones en las cuales se encontraba el pueblo palestino. Era notable la brutal diferencial de poder armamentístico entre los civiles palestinos y las fuerzas armadas israelitas, lo cual se ve claramente reflejado en el número de víctimas que tuvo cada uno de los bandos: aproximadamente 3000 palestinos y 120 israelíes (cifras no oficiales). Sacco nos despacha un poco con la historia del origen de este movimiento (allá por 1987) y cómo se vivía el mismo durante su estadía en Israel y los asentamientos de Cis-Jordania y Gaza.

Los distintos protagonistas de la historia desarrollan un interés por el periodista, ante la posibilidad de visibilizar sus vidas. Todos quieren contar su historia, revelar sus desgracias y sus triunfos, y denotar el nivel de opresión al cual se ven sometidos. Cómo perdieron sus tierras, o cómo fueron injustamente encarcelados. Incluso, cómo varios perdieron a sus familias a causa de un sistema que los dejó afuera, mediante la violencia física o política. Otros tantos, orgullosos de lo poco que poseen, invitan con lo que no tienen al entrevistador para demostrar que la vida, más allá de las penurias, debe continuar. Arrodillarse no es una opción. Sin darse cuenta, Sacco se transforma en una cámara que pasará de mano en mano por los varios interlocutores de este comic.

9b9589adfd7c7c24cb7be8818bc2d238Sacco decide plasmar todas estas realidades como le son dadas, sin tomar una posición firme sobre el conflicto. Puede resultar un poco tibio ante la mirada del lector, pero el autor prefiere dejar afuera de su relato cualquier partidismo y enfocarse en las experiencias del pueblo palestino. Nuevamente, aquí no hay buenos ni malos, sino un sistema injusto que no permite que exista una integración real.

Tras reunir una cantidad jugosa de testimonios y haber sido testigo de mucha violencia, Sacco decide que es momento de abandonar el país. Ya tiene suficiente información para llevar a cabo su trabajo. De regreso a El Cairo, a bordo de un autobús, el autor reflexiona acerca del futuro de estos dos pueblos. Piensa en su primer día, y en como ahora él ya es parte de este conflicto. Ha visto la brutalidad, la humillación y la violencia. Se pregunta si alguna vez habrá paz en ese lugar del mundo, e incluso, ¿qué es la paz? ¿De qué sirve tener un estado, o dos, si no existe integración y tolerancia por parte de ambos pueblos? ¿Es realmente una solución, el fin del conflicto armado, o es simplemente una medida paliativa?

6a00d8341bfb1653ef01676194e047970bPalestina de Joe Sacco es un testimonio de la cruel realidad que le toca vivir a muchas personas. Sin tomar partido, pero sin dejar de ser crítico, veremos página a página la miseria humana reflejada en los lápices de alguien que solamente le toca participar en este conflicto desde afuera, pero que, sin dudas, lleva consigo para siempre las memorias de cientos de personas que dieron su testimonio para que nosotros también seamos parte.

 

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios

  • Con Sacco Siempre tengo el conflicto de que cuando empiezo a leer algo suyo me entero de que es una especie de segunda parte (o tercera) de algo que ya publicó. Me pasó con los de los Balcanes, y ahora que veo esta columna me acuerdo de que cuando leí Notas al pie de Gaza me propuse buscar Palestina y después no sé qué pasó. Así que gracias.
    Ya lo conseguí. Delicioso el prólogo de Edward Said, y lo que fui leyendo está crudísimo.
    Hoy me resulta impensable leer estas historias omitiendo lo que hizo después en Notas…, lo mismo que pasa entre Gorazde e Historias de Bosnia.

    Comentarios

    bazillusgg

    14/01/2022 - 15:01

    • Es muy fuerte, sin duda. Y es su primer trabajo con estos tintes, lo cual le pone un crudismo novel, todavía no manejaba bien los tiempos y los testimonios.
      Sus trabajos posteriores solo mejoran, aunque siguen siendo crudos. Lo último que hizo es lo que menos me llama la atención (particularmente porque es un conflicto que a simple vista, no me genera curiosidad)

      Comentarios

      Greg

      17/01/2022 - 05:48

  • Eso, porque todavía no salió el comic de La Matanza, de Kiciloff, Macario y Espinosa. Eso sí es miseria humana

    Comentarios

    Kid Marvelman

    07/01/2022 - 13:23

  • Deberia leerlo gente como Lucas Fiszman, alias Luq alias bazillusgg en lugar de aceptar una nota para AMIA para todos e ir a mirarle las tetas a esa vieja flaca hermana del mogo que queria ser musico y fracaso y trabajaba en el programa de Julian Weinch.
    Lucas, la sangre de los niños palestinos ira a buscarte, maldito bastardo engendrado por una bestia bisexa con un lunar en la frente y un piercing en el peludo coño por mas que entonces no era normal. Figuratelo!!

    Comentarios

    Wotan

    06/01/2022 - 13:34