Durante los cinco lunes de Noviembre, vamos a homenajear a Robin Wood con distintos contenidos que lo tienen como protagonista.

Robin Wood: el homenaje (parte 1)

01/11/2021

| Por Andrés Accorsi

2 comentarios

AVILEZ-WOOD_100En los primeros meses de 1994, cuando ya sabíamos que iba a salir el nº1 de Comiqueando pero no sabíamos cuándo, alguien me pasó el dato de que Robin Wood estaba en Buenos Aires. Yo ya tenía delineados mínimamente los dos primeros números de la revista y no necesitaba con urgencia una entrevista potente para reforzar los contenidos. De todos modos, me contacté con Robin y lo fui a ver a un departamento que usaba de bunker cuando venía a Buenos Aires. Era la primera vez que lo trataba personalmente, y todavía no me animaba a tutearlo. Nunca más lo entrevisté con grabador de por medio, pero tuve el privilegio de charlar muchas veces más con Robin, tanto en público como en privado.

La entrevista se publicó en Julio del ´94, en el nº3 de Comiqueando, que todavía se puede descargar en forma gratuita de nuestra tienda virtual.

NACIO EN PARAGUAY HACE 50 AÑOS Y ESCRIBE COMICS HACE 25. FUE KARATEKA, MOCHILERO, OBRERO, ATLETA, PARACAIDISTA Y EXPLORADOR. HABLA INGLES, ITALIANO, FRANCES, ESPAÑOL, PORTUGUES Y DANES. ES EL CREADOR DE NIPPUR, DAGO, SAVARESE, PEPE SANCHEZ, JACKAROE Y MARK, ENTRE MUCHOS OTROS. SU ESTILO DE ESCRIBIR HISTORIETAS LO CONVIRTIO EN UN REFERENTE OBLIGADO EN EL GENERO. TRAS RECORRER EL MUNDO EN BUSCA DE AVENTURAS, HOY VIVE CON SU MUJER Y SUS HIJOS EN DINAMARCA. GUIONISTA PROLIFICO, EXITOSO E INFLUYENTE COMO POCOS, ROBIN WOOD SE SIENTE EN SU MEJOR MOMENTO.

amanda17_001AA: Para empezar, tengo algunos datos sobre usted, datos más bien curiosos, que me gustaría que me refutara o me confirmara. Tengo entendido que usted tiene un entrenamiento intensivo en artes marciales. ¿Puede ser?

RW: Si, soy cinturón negro de karate segundo dan. He estado haciéndolo durante 20 años, he sido competidor internacional en el equipo suizo, he competido durante siete años. También soy experto en las armas de las artes marciales, sai, nunchaku…y sigo practicando hoy en día.

AA: También tengo entendido que de los guionistas que hicieron carrera en Argentina, usted fue el que logró mayor repercusión en Europa…

RW: No, somos dos. Carlos Trillo y yo. Somos los dos que hemos hecho más carrera.

AA: ¿Quién hizo más guita?

RW: Eso no lo sé. No sé cómo le ha ido a Trillo. Yo he hecho mucho dinero. Supongo que Trillo también.

AA: Aparte de Argentina, ¿qué países son su fuerte?

27065563._SX318_RW: Italia. Italia es el mayor. En este momento, se podría decir que Italia es más mi fuerte que Argentina. Estoy trabajando más ahí que aquí. Y después publiqué en España, donde me invitaron a hacer uno de los libros de la colección del Quinto Centenario, también había trabajado junto a Raúl de la Torre en guiones para películas y mi serie Helena, que salía en Intervalo, se llegó a hacer en televisión, en Italia.

AA: Entre el material que está preparando para Italia, tengo entendido que hay una serie con Juan Zanotto…

RW: Efectivamente. Con Juan yo había hablado de trabajo hace muchos años, porque me gusta mucho lo suyo, pero curiosamente nunca nos habíamos juntado. Pero ahora, hace poco, nos pusimos de acuerdo y largamos esta serie, Starlight.

AA: ¿Se sabe quién la va a publicar en Argentina?

RW: No, todavía no lo sé. Ahora estamos trabajando en la publicación en Europa y después veremos, negociación mediante, quién lo… Realmente, todo mi trabajo lo ha publicado la Editorial Columba.

Starlight - 03 - FalconeAA: ¿Es cierto que Columba le debe 100.000 dólares?

RW: No. Hay una deuda, pero ni siquiera se acerca a eso. Lo que ha habido es una pequeña demora, pero no llega a eso ni por casualidad.

AA: ¿Qué opina de esta especie de Perestroika que hizo Columba en este último año?

RW: Bueno, en Columba suspendieron casi todas mis series, pero parece que tengo que empezarlas otra vez, porque el público no ha aceptado no el cambio, sino el cambio brutal de un tipo de mercadería a otra, sin proceso de acomodamiento, sin educación del público.

AA: ¿Yo estoy loco, o usted dijo «mercadería» en vez de «historieta»?

RW: Mercadería. Dije mercadería.

AA: ¿Esto se parece a mercadería? ¿Se lo puede considerar mercadería?

RW: Nosotros mercamos. El verbo es mercar, que significa entregar algo a cambio de otra cosa. Yo amo a mi trabajo, lo considero un arte. Aparte de ser un arte y aparte de ser lo que es, también es mercadería. No tengamos miedo de las palabras. Es algo que se vende. Y si no se vende, quiere decir que hay algo que no está bien. Es como la vieja historia del escritor que no vende y acusa al público de no entenderlo. Eso es cómodo. La función de un artista es crear, pero también es vender. A menos, por supuesto, que lo haga sólo para sí mismo.

4edfea7539824c8492977a08dd2b534cAA: ¿Usted para quién lo hace?

RW: Hago mucho para mí mismo y hago otras cosas comercialmente.

AA: ¿Se podría decir que durante estos 25 años desarrolló una fórmula para ecribir?

RW: No. Es instintivo. Yo no razono ni planeo mi trabajo, a tal punto que hoy en día sigo trabajando con cuadernos y biromes. Nunca he podido crear con máquinas o computadoras. Mi trabajo después se pasa a máquina en computadora, pero yo trabajo a mano. Así sale fluído. He probado con máquinas de escribir, grabando e incluso dictando, pero no. En todos estos años sigue siendo así. Todo lo que necesito es un cuaderno y una birome. Lo único es que soy maniático y tienen que ser un cuaderno y una birome en especial. Ese es mi material de trabajo.

AA: Usted tiene la ventaja de ser un autor muy prolífico. De eso se desprenden dos preguntas. Por un lado: ¿Cuál fue el máximo de series que llegó a estar produciendo al mismo tiempo?

RW: Alrededor de 18 o 20.

AA: ¿Se puede tener la cabeza en 18 personajes al mismo tiempo?

NM-133-001-PortadaRW: Yo puedo. No es fácil, pero yo puedo. En este momento tengo unas 10 o 12. Siempre he mantenido esa cantidad en los últimos años. 10 series, 12 series…

AA: Y relacionado también con su volúmen de producción: ¿Usted mete mano en todo lo que firma? Es una especie de mito que anda por ahí, que Robin Wood en realidad son siete u ocho…

RW: Si, si. En el correo de lectores de las revistas italianas donde trabajo, cada mes hay una carta donde piden que se aclare el fenómeno Wood, porque dicen «nadie puede producir tanto y tan diferente». Y hay un mito de que hay una compañía Robin Wood, pero no. Yo trabajo solo. Alguna vez, en otra época, cuando fundamos el estudio Nippur 4 para producir historietas aquí, trabajé con ayudantes. La idea era que ellos escribieran el guión y yo lo retocara. Pero no resultó, porque yo terminaba leyendo el guión y re-escribiéndolo todo. Al final, de la idea original no quedaba nada. Eso es lo máximo a lo que llegué. Además, la idea era que la Editorial Columba me daba a estos muchachos para que ellos se fueran curtiendo, aprendiendo los trucos, etcétera. Pero yo no tengo trucos. Este es el problema. No les podía enseñar porque yo no tengo una técnica. Yo me siento y me sale de un tirón y nada más. Es muy raro que yo corrija mis guiones. Muy raro. No hay una técnica, no hay un armado en el cual yo me baso. Mis guiones son completamente instintivos. Entonces no puedo enseñar. El instinto no se enseña. Pero bueno… es algo muy común que me pregunten si hay una compañía de creación de historietas donde Robin Wood es simplemente el nombre. Incluso han mandado felicitaciones para ese grupo de escritores que trabaja con el seudónimo de Robin Wood (risas). Es una pregunta muy común, pero no. Yo trabajo solo.

11219569803_1bfd27e951_bAA: Respecto de la diversidad de temas y épocas que abarcan sus historietas, recuerdo que una vez un amigo que leía mucho su obra, decía que más de una vez había encontrado una historia…digamos de Nippur, que se parecía mucho, excepto en la ambientación, a una que había leído ..póngale, en Savarese. ¿Se da eso de repetir una misma trama en distintas ambientaciones?

RW: Si, si, se da. Tenés que tener en cuenta que yo trabajé durante muchos años para una producción de masa. Y la producción de masa se dibujaba a toda velocidad. Y de repente hay una historia que escribís, que te gustó. Es una idea hermosa, interesante. La escribís y luego la ves dibujada…para la mierda. No es que sea culpa del dibujante, porque por ahí el tipo tiene que hacer seis historietas por mes. Y en tu mente, vos estás viendo esa idea dibujada con todos los chiches. Y un día, hacés otra serie con un dibujante mejor. Y no podés resistir la tentación de que esa buena idea que en tu opinión quedó desperdiciada, se haga otra vez para verla bien dibujada. Pero no es muy común. Y no es una técnica. No es premeditado. Ocurre. Como te decía, yo trabajo por instinto y a veces pueden ocurrir cosas así. Pero no hay un archivo de donde sacar ideas. Ocurre.

(El lunes, la segunda y última parte)

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • Robin Wood era un tipo interesante como artista. Podía conjugar una impronta de autor en un sistema industrial. O sea leías Columba y te dabas cuenta que era lo que estaba escrito por el. Tenía cosas mejores y peores (todos hasta HGO lo tienen) pero siempre con sus características
    Otro tema es su ubicación en el canon de la historieta nacional en donde me parece ninguneado. Hay una visión que tiende a borrar a Columba y, en cierta medida también, a autores como Quinterno por motivos ideológicos. Y al mismo tiempo, reivindicar a la Fierro
    En lo personal, creo que esta última, mas allá de una primera etapa que tenia un equilibrio entre lo masivo y lo vanguardista, cometió muchas veces el error de ser demasiado endogámica. Es una publicación que no se sostuvo por si misma en términos de venta y necesitó el apoyo de una editorial como la urraca con otros hits o de pauta estatal.
    Creo que es un lindo debate a darse

    Comentarios

    Sucubo

    03/11/2021 - 20:25

  • Muy buena nota. Un tipo q parece q era muy franco.

    Comentarios

    chuliverm

    01/11/2021 - 13:33