Se termina esta recorrida por la violenta ciudad de Frank Miller, a 30 años de su primera aparición.

Sin City (parte 3)

03/05/2021

| Por Diego Accorsi

0 comentarios

c7987-rco169_1465040840‘Al Infierno y Vuelta’ podría ser la traducción de esta última historia de la saga de Miller, Sin City: Hell and Back. El protagonista es Wallace, un barbudo ex marine que combatió en Vietnam y ahora trata de ganarse la vida como artista pero le es muy difícil. Afortunadamente, todavía recuerda el arte de lastimar personas, que le será muy útil en esta ciudad amoral. Cuando salva a la bella actriz Esther del suicidio, desencadena una trama de conspiraciones, mentiras y un romance condenado a fracasar. Violencia a raudales, escenas alucinógenas y muerte, mucha muerte. Esta vez, Miller deja entrar a jugar a su ranchito a su mujer, la talentosa colorista Lynn Varley que aplica sus colores sobre los sórdidos blanco y negro de Frank para generar sensaciones únicas en las visitas a Sin City. Esto ayuda –en parte- a ocultar la velocidad con que Miller terminó esta larguísima aventura, con dibujos menos acabados y más con fritas que las otras partes. Mucha viñeta-página, mucho negro y poco con qué llenar demasiadas páginas. Pero cuando llegamos al climax de la historia, Miller demuestra una vez más que es tremendo artista. (Con el subtítulo ‘a Sin City Love Story’ se publicó originalmente en nueve partes, entre Julio del ´99 y Abril del 2000).

 

Miller triptyque 1Extras: en marzo del 2002 Dark Horse lanzó la reedición de Sin City (la original) especial 10º Aniversario, que siguiendo la tradición de Miller, tiene más páginas, pin-ups y extras que dan ganas de tirar a la mierda la edición que uno compró y correr a comprar la nueva. Además, existe un libro denominado El Arte de Sin City (Nov. 2002), 128 páginas en tapa dura, con bocetos, explicación de las técnicas y cebamiento infinito para el que desea más y más dibujos magníficos de Miller.

Así completamos el recorrido por estas tórridas calles plagadas de hermosas mujeres en peligro, hombres con rasgos heroicos y al mismo tiempo derrotados, crímenes de todo tipo, secretos y sombras, muchas sombras. Verdaderamente excelentes e imprescindibles son la primera saga y That Yellow Bastard, porque gloriosos dibujos tienen todas, pero las mejores historias sin dudas, están en estos dos libros. A Dame to Kill For también es buena, pero es un policial interesante al que le falta un toque más para generar lo que transmiten estas otras dos historias.

Quizás el giro más interesante de muchas aventuras dentro de Sin City es la co-temporalidad, el cruce de personajes de una aventura a la otra. Por ejemplo, Marv en Sin City Uno entra a un bar y ve a unos tipos babeando por una bailarina.

0f1a3b9863241c4763fdf7b80c7f1233._SX1280_QL80_TTD_En A Dame to Kill For, se cuenta la historia de un tipo que en un momento es uno de los que está en el bar y se ve de fondo a Marv, mientras que en That Yellow Bastard, parte de la historia hace foco en la bailarina y vemos a Marv y a Dwight mezclados entre los clientes en las poses y diálogos de sus apariciones previas. Todos los personajes comparten el bar, las calles, las putas, la corrupción, la disrupción temporal entre los autos con onda 1940 y las armas actuales, dejando abierta la puerta a historias conjuntas de los protagonistas de varios libros. Y eso fue fundamental para que alguien cercano a Hollywood oliera una gran aventura en lugar de muchos libros sueltos. Sin City tiene una coherencia propia más allá de la poderosa fuerza unificadora que es el estilo gráfico Miller y de los afilados blanco y negro. Todas son historias de sacrificios, de enfrentamientos entre el ‘orden’ establecido y alguien que no quiere seguir aplastado por él, alguien que no se calla, que no aguanta más y explota sabiendo que tras la explosión será humo, pero su luz servirá para algo. En Sin City, enfrentarse al pecado es terminar mal. Nadie sale ileso de la podredumbre de la peor ciudad del mundo. Ni siquiera los lectores.

lf

EL TOP SIN

Por su trabajo en Sin City, Frank Miller ganó numerosas nominaciones y galardones, incluyendo los premios Eisner de 1993 a Mejor Álbum Recopilatorio, Mejor Dibujante/ Entintador en Blanco y Negro y Mejor Escritor/ Dibujante; en el ’95 se lleva Eisners por Mejor Serie Limitada con Sin City: A Dame to Kill For y el de Mejor Historia Corta por The Babe Wore Red. Para 1996 le otorgan un premio Harvey por Sin City como Mejor Serie Continuada/ Limitada y un Eisner, esta vez para The Big Fat Kill por ser la Mejor Serie Limitada. En 1998 That Yellow Bastard gana un Eisner al Mejor Álbum Recopilatorio y Family Values se lleva un Harvey como Mejor Álbum de Material Original. Dark Horse Presents, la antología donde apareció Sin City serializada, ganó en 1992 el premio Eisner en su categoría. Además Miller ganó el premio británico Eagle por Sin City: Hell and Back en la categoría Mejor Revista en Blanco y Negro en 1999.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios: