Nuestra recorrida por la etapa inicial de la popular serie de DC nos lleva hasta 1970, tiempo de cambios y turbulencias de todo tipo.

Teen Titans (parte 8)

10/11/2021

| Por Fede Velasco

2 comentarios

Teen_Titans_v.1_23Como ya había mencionado antes, la partida abrupta de Len Wein y Marv Wolfman de la serie dejó a Dick Giordano medio mal parado, con dudas respecto al futuro de la misma, ya que tenía mucha fe en la propuesta que le habían presentado los muchachos. Pero estos se habían tenido que ir escondidos por la puerta de atrás y había que tratar de acomodar las cosas.

De esta manera, el coordinador cae en la más fácil y lo resucita a Bob Haney por un par de numeritos, mientras piensa qué dirección va a tomar la serie. El nº23 tiene una de las portadas más icónicas de esta primera etapa, esa famosa, en la que Wonder Girl atraviesa un afiche con su viejo look, y le presenta al mundo su nuevo traje rojo. Pero cualquiera que viene leyendo, se va a dar cuenta que la portada no es más que un engaña-pichanga, porque toda la decisión del cambio y hasta el debut del traje nuevo se dio en el back-up del número anterior. A su favor, podemos argumentar que acá es la primera vez que se la ve de esta manera en público.

De cualquier forma, eso no queda más que en la anécdota y el número pasa por completo por otro lado. Un lado muy horrible, ya que la vuelta de Haney trae lo peor de los episodios que ya creíamos haber superado. Después de un año de ausencia del guionista en el que los Titans pasaron a usar sus identidades civiles, tener mejor interacción, algún crossover con otro título y hasta su primer arco argumental largo, todo en este episodio tiene olor a naftalina. La trama carece de sentido por donde se la mire: una popular estrella juvenil de la música sufre porque entre una tía y su manager se disputan su tenencia legal, solo para poder manejar su dinero. El muchachito extraña a su tío Matt, que era el único de su familia que lo quería, pero desapareció en la selva en busca de el Dorado. Así de bizarro como suena, los Titans viajan a Venezuela para tratar de que el muchacho se reencuentre con su tío que es prisionero de una tribu nativa de la zona, y perdió la memoria. Todo es un desastre y queremos que el episodio se termine cuanto antes aunque vale la pena rescatar el laburo que hace Gil Kane con los lápices, que no está nada mal.

Teen_Titans_v.1_25El mismo equipo creativo se hace cargo del número siguiente, donde apenas levanta un poco la puntería, pero Bob Haney mete algunas cositas que le eran ajenas, como los personajes interactuando en su identidad civil y demuestra que ya tienen edad suficiente como para ir a esquiar solos. La historia de nuevo es una gilada: desaparece un grupo de esquiadores en las montañas y los Titans los encuentran y rescatan de los secuestradores. Un dato curioso sobre este número es que durante buena parte del mismo los héroes interactúan con sus identidades civiles, hasta que el muchacho que les pidió ayuda queda inconsciente por un golpe y acto seguido aparecen a ayudarlo los Titans en sus trajes, sin que el muchacho se pregunte ni una vez qué pasó con los pibes que lo estaban ayudando antes. Cosas de Haney.

Con el nº 25, además del regreso de un Nick Cardy en estado de gracia, va a venir un cambio de dirección para la serie. Giordano quería a los Titans más involucrados con los problemas sociales cotidianos, más comprometidos, y es para explorar esa línea que llega a hacerse cargo de los guiones Bob Kanigher, quien sin dudas sacude el statu quo. Ya la portada de este número es impactante, con los miembros de la Justice League acusando a los Titans de asesinos, y el contenido del episodio no se queda muy atrás. En efecto, durante unas protestas entre manifestantes en una conferencia por la paz mundial y el desarme, los Titans forcejean con un hombre armado, hacen que se escape un tiro y le pegue al principal orador, el premio nobel de la paz Arthur Swenson, quien muere unas horas después en el hospital, ante la imposibilidad de los médicos por salvarlo. Aparece la Liga a cagarlos a pedos, como en la portada, y a los muchachos se los come la culpa. Están pensando seriamente en colgar los trajes cuando…

1552991688Lilith, una chica que es bailarina en un bar y dice conocer sus identidades secretas (ya que tiene la habilidad de ver el futuro), les presenta al Sr. Júpiter un millonario filántropo amigo de Bruce Wayne, quien se propone entrenar a un grupo de jóvenes para cumplir misiones. Sus planes no son del todo claros, pero los jóvenes aceptan su propuesta, al tiempo que deciden dejar de lado sus identidades secretas y sus trajes, en una movida muy similar a la que había hecho la editorial con Wonder Woman unos meses antes. Por su parte, Robin decide abandonar el equipo para dedicarse a sus estudios, y se suman de manera regular Hawk y Dove, que justo estaban por ahí durante la protesta y quedaron pegados al equipo. El episodio termina cuando el grupo entra a la cámara de entrenamiento y deja todo super abierto para el próximo capítulo, que empieza exactamente donde cerró este.

El nº 26 tiene una de las tapas más mentirosas de la historia, en la que Donna asegura que “no usaremos nunca más nuestros uniformes” pero estos van a volver en un par de números, nomás. Pero en este momento, esa declaración parecía muy creíble y los Titans dejaban de lado los uniformes para infiltrarse en “Hell’s Corner”, un barrio bastante áspero, donde tendrán que sobrevivir. Es en este lugar donde vive Mal, la próxima incorporación al grupo y ahora sí, el primer miembro de color. Después de todo el revuelo que se había armado con el nº 20, parece casi una joda que poco menos de un año después la editorial sume a Mal al equipo, sin muchos problemas.

RCO026_1552991713El tono de la historia es un muy diferente al que venía hasta acá. La idea de los Titans involucrados con la gente del barrio, con Mal, e incluso su inclusión como miembro del equipo, demuestran que la idea es ir para otro lado. Al final del episodio, Mal -para probar que es digno de pertenecer- decide mandarse como piloto de un vuelo experimental a Saturno que no debía llevar humanos. Y eso deja todo listo para el próximo episodio, en lo que ya se empieza a ver una suerte de continuariola infinito, donde todos los episodios terminan con un cliffhanger que da pie al que le sigue.

El último número de Kanigher es el 27, que lleva a nuestros héroes al espacio. Pero muy lejos de ser una aventura de ciencia-ficción, los conflictos que pesan siguen siendo los personales de los personajes, y se nota más que nunca el enfoque más maduro que tienen las historias. La búsqueda de Mal en el espacio, e incluso la aparición de los extraterrestres, son pequeñas excusas para mover la trama que sin lugar a dudas pasa por otro lado. Y si bien tenemos un nuevo final con “continuará”, en el próximo número tomará las riendas de los guiones Steve Skeates y muchas cosas volverán a ser como antes.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • Esa era la tapa q salio x zinco o fue una reversion?

    Comentarios

    chuliverm

    14/11/2021 - 10:49

  • A full con esta mega nota, no me acordaba de la incursión de Kanigher por los Titanes, necesito repasarla. Por el lado del arte, estaban los grosos, Nick Cardy, Gil Kane, que lindo 😀

    Comentarios

    MgmRC2020

    10/11/2021 - 11:45