Última entrega de esta nota, que llega hasta los trabajos de la dupla que Carlos Trillo no llegó a ver publicados.

Trillo y Mandrafina (parte 5)

06/02/2023

| Por Javier Hildebrandt

2 comentarios

4fa69-man102Los 2000: Final a todo color

A mediados de la primera década del 2000 se produce el reencuentro de Carlos Trillo y Cacho Mandrafina en nuevos proyectos, con una particularidad: serían los primeros trabajos a color directo, tanto para la dupla como en toda la carrera del dibujante.

El primero que conocemos en nuestro país es, podríamos decir, un tentempié para el plato fuerte que llegará después. Se trata de El conejo de Alicia, una breve serie humorística que Trillo escribe en tándem con Eduardo Maicas, su habitual cómplice en estas lides. Los protagonistas son, por supuesto, los personajes de la obra de Lewis Carroll, pero también hacen su aparición otras figuras como el Lobo de Caperucita Roja, Cenicienta y hasta el Pingüino (sí, el villano de Batman). La historias giran alrededor de la obsesión por la puntualidad del Conejo Blanco, y sus intentos porque Alicia le dé bola. Los equívocos y remates típicos de la dupla Trillo-Maicas dan el pie para que Mandrafina se desate con un dibujo desaforado y un trabajo exquisito en las acuarelas. Son en total ocho episodios de dos páginas cada uno, que se publican entre 2007 y 2009 en la segunda época de Fierro (números 3; 5; 7; 9; 11; 17; 20 y 36).

91+-451V3MLHabría que esperar hasta ese fatídico 2011 para ver una nueva obra larga en todo su esplendor: en Abril de ese año se publica La guerre des magiciens: Berlin, primer tomo de una saga pensada para el mercado francés, que Trillo escribe a cuatro manos con el italiano Roberto Dal Pra. La historia nos lleva a fines de la década del ´30, y sus protagonistas son Bob Shylock y Charlie Fagin, dos ex detectives de Scotland Yard que se reencuentran, luego de muchos años, en la Alemania nazi, ante el llamado de una mujer, Greta Thiel. La chica tiene la firme sospecha de que uno de los dos es su padre, pero no sabe quién, ni ellos tampoco. Para colmo de males, su madre, Lili Thiel, ha desaparecido y todas las pistas llevan a la policía secreta nazi. Bob y Charlie, en su época especialistas en desenmascarar falsos clarividentes y espiritistas truchos, irán en su búsqueda, con los nazis pisándoles los talones y la espina de que la joven Greta les oculta algo de información. En el camino recibirán la ayuda de viejos amigos ilusionistas, como el manco Dedi (hermoso homenaje a René Lavand) y se develará la trama de un pretendido ritual mágico que preparan los jerarcas nazis para seguir expandiendo sus dominios.

portada-Fierro-96-1La guerre… (conocida en español como El tiempo del mal) es una historia de espionaje con todos los condimentos clásicos, y el agregado del talento inigualable de Trillo para crear personajes entrañables. Al ritmo de una aventura con giros dosificados a la perfección, se le suma la dinámica entre Bob y Charlie, dos viejos amigos distanciados por el tiempo que no pierden oportunidad para tirarse chicanas, emborracharse, pasarse facturas, agarrarse a piñas y reconciliarse. Pero la verdadera estrella de la historia es el trabajo monumental de Mandrafina en el trazo, los encuadres, los fondos, el color; una verdadera maravilla que invita a demorarse largo tiempo en cada página para deleitarse con todos sus detalles. En 2013 se publica el segundo tomo, que lleva a nuestros protagonistas a continuar la aventura en Londres, donde reciben la ayuda de un joven mago, Daniel, con un sospechoso parecido a Harry Potter (o a Tim Hunter, si prefieren). Y existe en los planes un tercer volumen que cerraría la saga, escrito completamente por Dal Pra, aunque no hay muchas esperanzas de que llegue a concretarse. En nuestro país Fierro publica el primer tomo íntegro en el ya mencionado nº 60 y hace lo propio también con el segundo, en el nº 96 (Octubre 2014). En el tintero queda también «Carnes Blancas», un proyecto de western a color que Trillo y Mandrafina pergeñan a fines de los ´90 y dejan inconcluso cuando Cacho empieza a dedicarle más tiempo a su trabajo para la editorial Sergio Bonelli.

CQzH-16WoAE9ac8Dejo a propósito para el final una historia con muchos puntos en común con Ulises Boedo, y que pareciera cerrar un círculo perfecto de colaboraciones entre Trillo y Mandrafina. Se trata de “La cajita”, unitario realizado especialmente para La Patria Dibujada, antología dirigida por Juan Sasturain y publicada en 2010 por la Secretaría de Cultura de la Nación para acompañar los festejos del Bicentenario. Este relato de ocho páginas tiene lugar el 17 de Octubre de 1945 y sus protagonistas son tres caballeros, un poco exaltados –cada uno por diversos motivos- ante la masa de trabajadores que se concentra en la Plaza de Mayo. Arteche (claro homenaje a Arturo Jauretche), Pelliciari (lo mismo pero con Discépolo) y Laguna (Sasturain aventura que remite al Contreras, el personaje de Luis Medrano) se dan cita en la confitería London para discutir sobre el destino de cierta cajita mágica que quieren entregarle en mano al mismísimo General. Al igual que en Ulises Boedo, la fantasía irrumpe en pleno ambiente porteño, y los personajes -en este caso reales pero de indudable dimensión mítica- son los encargados de aportar una resolución fantástica a una fecha que quedará en la historia. Magia también es la que sigue tirando Mandrafina con el color, además de regalarnos una inolvidable recreación de la Plaza del 17, con escena de las patas en la fuente incluida.

1582133099_49Para cerrar, vuelvo a una imagen del comienzo: en su noble afán de divertirse haciendo historietas, Trillo y Mandrafina se pusieron a jugar con los géneros, con personajes clásicos, con la historia misma de la humanidad, sin solemnidades ni protocolos, contándola a su estilo, desacartonado, directo y burlón. Y es muy probable que detrás de todo eso descanse la idea de hacer de nuestra realidad algo mejor de lo que hay. Quizás no tenían los superpoderes para reescribirla por completo, pero sí es seguro que lograron (y logran) en cada lector que disfruta de sus obras, hacer de sus vidas algo mejor. Por eso, y por siempre, el agradecimiento eterno.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios