Te invitamos a descubrir un seinen de gran calidad que probablemente haya pasado desapercibido entre tantos mangas más populares.

Ulna en su torreta

03/11/2021

| Por Sebastián Aguilera

0 comentarios

f3020cbacf66bdb6f6b27e9066552f398e83ec30_hqUn gran seinen bélico que no conocías
Es raro que se retrate la guerra con crudeza en los comics de ficción. Cuando son autobiografías u obras de tinte periodístico, cuanto más descarnado es el relato, mejor. Los hechos tienen que pegar, doler, conmover y punto. En la ficción, sin embargo, la creatividad impulsa hacia terrenos como la épica o el drama de los personajes. Cada tanto aparecen obras como Juuza no Uruna (Ulna en su torreta, en la edición española a cargo de ECC) que tienen una narrativa que retrata la guerra sin tapujos y sin glamour. Este manga seinen con tintes bélicos y de ciencia-ficción fue creado por Izu Toru, un autor lamentablemente desconocido para nosotros, y publicado originalmente en 2015, en la revista Comic Bean de la editorial Enterbrain.

Nieve y guerra
Desde las primeras páginas, Toru nos sumerge en un paraje helado, inhóspito. Se da el gusto de dedicar algunas páginas al viaje hasta esa torreta que está perdida en el medio de la nada e ir presagiando que más allá de la guerra, deben sobrevivir a las inclemencias climáticas. Tienen preocupaciones lógicas como el abrigo, la comida y los suministros de armas. Allí la protagonista, Ulna Trop Jonk, va a conocer a los otros personajes y a sumergirse en un modo de vida duro y austero donde hay una amenaza de ataque constante de la nación de Ekor. Ella encuentra rápidamente su lugar, es la mejor francotiradora de su formación, pero no tiene experiencia en un combate real. Simplemente se dedica a mirar hacia el horizonte y esperar a que el enemigo ataque.

NEOBK-2126589En el momento en el que suenan las sirenas presagiando la llegada del enemigo, hay un nivel de tensión enorme que se rompe en una viñeta. Pelean contra dentaduras gigantes. ¡Dentaduras gigantes! La sensación de estar leyendo una cargada o algo ridículo se va en el momento en el que atacan aguerridamente a los protagonistas. Los que tienen la mala suerte de enfrentarse con alguno de estos seres, mueren dolorosamente. Hay muertes que shockean. Muchos personajes agonizan solos en el medio de la nieve mientras lamentan esas heridas que les inflingieron las dentaduras. Lloran por lo inevitable. Desde lo lejos, Ulna apunta con su rifle. A pesar del terror que le toca vivir -y Toru retrata con maestría-, cada uno de sus disparos es certero. Mortal. Por esto, se convierte rápidamente en una figura clave en el conflicto, cosa que la lleva a prácticamente al borde de la muerte en una de las mejores historias del manga.

En medio de la guerra, Ulna demuestra una gran sensibilidad y humanidad. Ama a los animales y duerme con los perros que tiran los trineos. A sus compañeros no les agrada, porque tienen que soportar el olor que le dejan estos animales. Son momentos de humor inocente en medio de batallas cada vez más sangrientas. También hay un momento para llevar la fraternización con una compañera hacia lo íntimo. Lamentablemente el amor no puede llegar, porque como les dije, este es un manga sangriento.

DxD0009Hay algo que llama la atención: Los protagonistas no saben prácticamente nada sobre el conflicto, por qué pelean o sobre la nación de Ekor. Están allí para defender un páramo en el medio de la nada porque eso les han ordenado sus superiores. Es algo que no llegan a cuestionarse porque simplemente están luchando por sobrevivir. Sin embargo, a medida en que avanza la historia, las respuestas van a aparecer para acentuar el drama humano. Para hacer que Ulna dude y sufra.

En los tres primeros tomos, el autor refleja con una crudeza y brutalidad terrible esos enfrentamientos en un páramo helado. Cada batalla se lleva a un ser querido y eventualmente Ulna descubre secretos que se van a ir develando.

Por el enfoque y el tipo de ilustración hay quienes comparan a esta obra con el manga “Nausicaä del Valle del Viento” del maestro Hayao Miyazaki. Pero son obras distintas: una va orientada hacia la aventura, la épica y mostrar cómo el paso de los años afecta a los personajes en ese entorno. Ulna apunta hacia el drama y la crudeza de la guerra y el trauma de la posguerra.

Heridas que no cierran
A pesar de que regresa a su tierra como una heroína de guerra, Ulna no encuentra su lugar. Choca de frente con una sociedad que no ha cambiado y se mantuvo alejada del enfrentamiento bélico. Para ellos son solamente anécdotas de tierras lejanas, un conflicto que no llegan a entender del todo. Por esto, incluso cuando condecoran a Ulna, resulta que a la mayoría de la gente no le importa lo que vivió en ese desierto de nieve. Aún peor, la presiona. Incluso sus amigos le exigen que tome el rol que se espera en su tierra.

ulna-5Con sumisión y aún dolida, Ulna intenta vivir una vida normal acorde a lo que exige su pueblo. Sin embargo, en ella imperan el dolor de la guerra y la culpa que crece cada vez más. De a poco, y con la llegada de Tohoma, un personaje clave que se convierte en el interés romántico de Ulna, descubre la verdad de la guerra contra el pueblo de Ekor. Las culpas se exacerban. El drama humano se acentúa y la psique de nuestra querida protagonista comienza a resquebrajarse. Hay revelaciones que duelen muchísimo. Y a nosotros nos encantan.

La edición
A los mangas les hacía falta un poco de la exuberancia noventera en las portadas. Estos tankōbons tienen a mi parecer las mejores sobrecubiertas que vi en obras japonesas. Desde el vamos, la del primer tomo se convierte en un poster sin perder su sobriedad. Desde el cuarto tomo sorprenden por su elegancia. Son de una suerte de papel manteca semi-transparente e interactúan con las ilustraciones del tomo. Las modifican y resignifican, como un preludio del conflicto interno que le toca vivir a Ulna. Gritan que el manga es una obra digna de leerse y estar en nuestras bibliotecas. Nos obliga a no pasar de largo e ir a comprar la serie de moda, que cualquiera puede conseguir.

animanga-0_322216Mangas para paladares finos
A pesar de la calidad que tiene el manga, Ulna en su torreta es de esas obras que pasan desapercibidas entre todo el catálogo de mangas mainstream que tiene el mercado. Sin embargo, editoriales como ECC o Norma saben que hay paladares refinados que buscan nuevas experiencias en las viñetas y tienen los ojos puestos en la producción nipona. Por un lado, apuestan a clásicos que no tuvieron su oportunidad, como “Mi vida sexual y otros relatos eróticos” de Shotaro Ishinomori, o en este caso, Ulna en su torreta de Izu Toru.

Me alegra muchísimo pensar que, incluso después de décadas de lectura intensa de comics, aún quedan grandes talentos por descubrir. Sean autores emergentes o aquellos que han sido consagrados sin que hayan sido traducidos a idiomas que podamos leer. Es el caso de Izu Toru. Me bastó con lo que leí en Juuza no Uruna para buscar más páginas de su autoría y cruzar los dedos para que nos sigan sorprendiendo con estos autores tan poco conocidos en nuestro lado del mundo.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios: