El comic de Boom! Studios será adaptado al formato serie por los responsables de The haunting of Hill House.

Nexflix va por Something is killing the children

11/07/2021

| Por Hernán Khatchadourian

1 comentarios

Something is killing the Children_02

Además del Millarverse, Netflix busca conseguir franquicias de sellos independientes con los cuales poder abrir nuevas “bocas de expendio” y mantenerse entre las plataformas de streaming con mayor contenido original. En ese sentido, sus responsables han adquirido los derechos de Something is killing the children, un comic de Boom! Studios que llevarán a la pantalla los responsables de The haunting of Hill House.

Se trata de Trevor Macy y Mike Flanagan, que se han convertido en estrellas gracias a la serie de terror que ya cuenta con dos temporadas así como también de las películas de Doctor Sueño (Doctor Sleep) y Gerald´s Game, ambas basadas en el trabajo de Stephen King. Y por lo visto planean mantenerse firmes en el género ya que la historia de James Tynion IV que dibujó Werther Dell´Edera es, por lo menos, escalofriante.

La historia narra los hechos que ocurren en una ciudad plagada de monstruos que devoran a los niños. Uno de los sobrevivientes es un adolecente al que ningún adulto le cree, salvo una misteriosa mujer llamada Erica Slaughter, que con su apellido ya dice todo de antemano para laas criaturas.

El comic salió a la venta en septiembre de 2019 y vendió 175 mil unidades de su primer número, aunque luego las ventas se elevaron hasta alcanzar la friolera de un millón doscientos mil ejemplares. La historia ya se tradujo a 10 idiomas y se ganó un Eisner en 2020 además de que su reedición en TPB ya va por su cuarta edición, por lo que algunos la consideran la sucesora de The Walking Dead.

Por todo esto (y más) no es de extrañar que Netflix haya puesto los ojos sobre esta posible nueva franquicia que, debido a su éxito, pasó de ser una serie limitada a una de las “ongoing” más exitosas del mercado comiquero.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario