Fantasías Adaptadas

Hoy tenemos un caso raro, en donde no se sabe a ciencia cierta qué adapta a qué. Pero involucra a Hugo Pratt y Milo Manara, así que quedate.

Viento de Tierras Lejanas

27/08/2014

| Por Diego Accorsi

3 comentarios

17319273Hoy tenemos un caso raro, en donde no se sabe a ciencia cierta qué adapta a qué. Y paso a explicar. En 1991 se publica por primera vez, en la revista italiana Il Grifo, el primer episodio de una nueva historieta con guión de Hugo Pratt y dibujos de Milo Manara, denominada El Gaucho. Segunda colaboración de estos genios itálicos, que formaría parte de una serie de historias ambientadas en el continente americano (como  Verano Indio, pero que quedaría trunca a causa de la muerte de Pratt), se sabe que el guión parte de las notas del «veneciano» para su novela Vent de terres lointaines, que recién vería la luz en el año 1993, editada en francés por Robert Laffont. Entonces, Manara recibe un guión y o él, o Pratt, o un editor, lo bautizan como El Gaucho (nombre ganchero pero que nada tiene que ver con lo que sucede en la trama, exceptuando que sucede en Argentina), y el título original Viento de Tierras Lejanas es relegado a la novela que deberá cargar con el “que adapta una historieta dibujada por Milo Manara”.

Pero, alto. Momentito, que Pratt estaba escribiendo una novela mucho antes de que a Manara se le ocurriera hacer una historieta. Obviamente, debió ser más fácil conseguir un editor para la historieta (Pratt+Manara= ventas seguras) que uno para una ópera prima literaria. Y más teniendo en cuenta que el lusonessi presenta un comic erótico pasado de rosca (lleno de garches innecesarios que empantanan la trama «verdadera»), con sus hermosísimas mujeres en cuatro patas, teniendo relaciones sexuales desde las primeras páginas. En la novela se puede apreciar que todo el cosmético sexual de Manara es irrelevante para lo que la historia quiere contar, y dudo mucho que Pratt modificase su novela para darle un guión al Milo.

gauchoLes cuento de qué va la obra: la historia arranca con la llegada de una brigada de soldados argentinos a la tribu del cacique Namuncurá, en la Patagonia, y la sorpresa de encontrar allí a un indio anciano, blanco y con ojos celestes. Al empezar a preguntar se enteran de que su nombre era Tom Browne, del 71º Regimiento de Cazadores Escoceses, y que había llegado a la Argentina con las tropas británicas en tiempos de las Invasiones Inglesas a Buenos Aires. Sus recuerdos se remontan a 1806, cuando Browne era tambor de infantería y contaba con dieciséis años. Comienza así un drama cuyo primer escenario es la escuadra inglesa al mando de Sir Home Popham, en los momentos previos al desembarco esa aldea del Río de la Plata. Tom relata su vida y también parte de la de Molly Malone -aumentada en la versión comic,- una joven prostituta irlandesa que acaba ejerciendo el oficio por deudas a bordo de la corbeta de Su Majestad Encounter, junto con varias decenas de mancebas cuyo fin es aliviar al estado mayor de la flota. En cierta forma, trata de la extraña historia de amor entre Tom y Molly, pero también se unen a esta historia el contramaestre Clagg y el jorobado Mathew, que desertan de la Royal Navy mientras se produce el desembarco en Buenos Aires, un poblado que cae ante el empuje inglés, las corruptelas internas y las conspiraciones. Para completar el grupo, hacen acto de presencia varios criollos que se verán envueltos en la trama (y por supuesto, tendrán mucho sexo en los lápices de Manara).

600_ManaraMainEl comic ha sido resumido como: “En el siglo XIX, durante la lucha por la independencia de las colonias españolas en Latinoamérica, la hermosa y sensual Molly Malone se verá inmersa en una tormenta destructiva que terminará en tragedia”. Triste si leés la novela.

Nuestro amigo Oscar De Majo, alguien que de esto manya lunga, dijo al respecto de esta obra de Hugo en Tebeósfera: «La historia, en realidad, no tiene mucho que ver con el gaucho propiamente dicho, ya que el grueso de la misma es el pasado de Tom (relacionado con Molly Malone, una joven prostituta irlandesa, tema que resulta fascinante para Pratt). Lo realmente interesante son la descripción del desembarco de las tropas inglesas en Buenos Aires (tema que Pratt conocía al dedillo), la narración de la caída de la ciudad ante el poderío inglés y, sobre todo, las historias de corrupción y conspiraciones y la lucha por la libertad en todas sus manifestaciones, todo narrado con una violencia cruda que la pluma de Pratt y los lápices de Manara retrataron con maestría…

MANARA_El+Gaucho_04Cuenta Milo Manara que, como él nunca había estado en Argentina, cuando estaban trabajando juntos en El Gaucho, lo que más lo complicaba de los guiones de Hugo Pratt eran algunos elementos que aparecían en la historia y él no conocía. “Decía, por ejemplo, que el gaucho abría la tranquera. Yo tenía que averiguar qué era una tranquera y sobre todo cómo era, para poder dibujarla. Lo mismo pasaba con el rebenque, el asado o el mate» (entrevista a Milo Manara en La Nación, 25 de abril de 2007). Esto demuestra que estos componentes de nuestra cultura estaban tan adentrados en Pratt, formaban hasta tal punto parte de su esencia, que no se le ocurría que fuera necesario explicar qué querían decir para que su amigo pudiera dibujarlos; y Manara, por respeto a quien consideraba su maestro, prefería no preguntar y averiguar por sus propios medios. Y dejaba que los recuerdos siguieran fluyendo naturalmente en los guiones de Pratt…”.

En resumen: el comic sirve para tocarse con las minas de Manara (como casi todas las obras de este autor, no le pidas un gran guión) y la novela me parece fascinante. Vent de terres lointaines es Pratt armando  un capítulo de la historia de Argentina como pocos narradores pueden hacerlo, con magia, dinamismo, acción, drama, buenos personajes, religiones paganas y algo de erotismo. Ahora, ¿cuál adapta a cuál? Hoy es un misterio que Manara puede dilucidar, pero no teniendo una contraparte para chequearlo, tampoco  tengo por qué creerle. Mi teoría es que Manara le pidió a Pratt un guión porque tenía un editor que quería sacar una historieta erótica y Pratt le tiró un borrador de su novela y le dijo “Hacé lo que quieras”. Manara se lo tomó a pecho y salió El Gaucho. Es un empate.

ART-F979-184-35-166Para cerrar, les tengo que recomendar adaptaciones de obras de Pratt, y que no dejen de ver estas joyitas animadas: Corto Maltese: La cour secrète des Arcanes (Pascal Morelli, 2002) conocida en estos pagos como ‘Corto Maltés, la película’, que adapta la aventura del Corto en Siberia, Corto Maltese: Sous le signe du Capricorne (Richard Danto y Liam Saury, 2002), que es parte del libro ‘Bajo el Signo de Capricornio’, Corto Maltese: La ballade de la mer salée (Richard Danto y Liam Saury, 2003) bastante obvio qué adapta, Corto Maltese: Celtic Suite (Richard Danto y Liam Saury, 2003) que trabaja con ‘Las Célticas’, y Corto Maltese: La maison dorée de Samarkand (Richard Danto y Liam Saury, 2004), otra que es obvio qué historia del Corto adapta.

Cualquier comentario o inquietud que les suscite este texto, no tienen más que volcarlo en el espacio correspondiente a continuación. Gracias. Hasta pronto.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

3 comentarios

  • Siempre voy a recordar a el gaucho, en las páginas de Cimoc, cuando cada número costaba un poco mas que un boleto de colectivo en Córdoba. Tal vez no sea de lo mejor de éstos dos monstruos, pero fué lo primero que leí de Pratt y Manara completo y me pareció en aquel momento lo mejor que había leído.

    Comentarios

    rpon

    29/08/2014 - 14:42

    • Qué bueno que hayas empezado por ahí y te haya gustado, porque casi todo lo que te quedaba era muchísimo mejor.

      Qué gloria comprar las Cimoc (y otras) por moneditas. Me acuerdo…

      Comentarios

      bazillusgg

      30/08/2014 - 12:26

  • Nunca conseguí el libro, y eso que soy bastante prattadicto (y hasta me gustó la novelización de La balada del mar salado). Gracias por comentarme que es algo mucho mejor que El Gaucho, que me resulta de una pobreza incomprensible, y nunca podía creer que fuera guion de Pratt. Igualmente, Verano Indio también me parece un soponcio, y eso que sí tiene guion de Pratt.
    Yo siempre lo tomé como que Pratt le daba el gusto a Manara de darle un guion para que él ilustrara, porque los datos que tengo dicen que Pratt disfrutaba de maltratarlo en público y ningunearlo (convengamos que Pratt era un genio pero bastante forro: cagó a gente -entre ellos a Breccia-, soberbio, se creía una estrella -y bueh… lo era…-). Y por eso no esperaba tanta calidad.
    Para mí esto ya es material de la última producción de Pratt, que sacaba con una Pastalinda y así le quedaban (Morgan, El último Vuelo, En un cielo lejano, y hasta incluiría ).

    Con lo que no acuerdo es con lo que considerás «joyitas animadas». La adaptación de Corto Maltés en Siberia fue genial, pero las otras las sacaron (entiendo) a las apuradas y tienen una calidad de cuarta. Yo no se las recomendaría a nadie: el (re)diseño de los personajes es bastante triste, el ritmo una choronga, usaron la historieta prácticamente como story board y por momentos el resultado me recuerda a la vieja serie de Iron Man… No, La corte secreta de los arcanos, sí, a pleno, peliculón. El resto, ni para enganchar el disco en los rayos de la bici.

    Comentarios

    bazillusgg

    28/08/2014 - 11:40