¡Que Vuelvan los '90!

Nos sumergimos en la perturbadora e inolvidable obra maestra del increíble Charles Burns.

Black Hole

22/04/2022

| Por Alejandro Caracciolo

0 comentarios

3fe86f57364830ede6ce6b9ccee7b691Hace ya cinco años que me hice cargo de esta sección, y desde entonces mi intención fue rescatar todas aquellas cosas publicadas en los ´90 que tuvieran un nivel de bueno para arriba, un poco para redescubrir una época por lo general recordada con cierto desprecio, otro poco para ver cuánto tiempo podía llegar a durar en este espacio antes de quedarme sin tema, y otro poco más para ver si realmente vale la pena intentar defender una época que en lo personal disfruté mucho (tengo 44 años hoy en día, y viví los ´90 durante toda mi adolescencia. Hagan la cuenta), pero que el consenso comiquero insiste en señalar como una de las peores, si no la peor. La nota de este mes, trata sobre una de las obras que bien podría considerarse uno de los argumentos más contundentes a favor del nivel de calidad que todavía podía encontrarse en las bateas durante esa época.

Black Hole está considerada aún hoy día como una obra maestra, sin duda es la obra por la que todos mejor conocen a su autor y que se ha convertido al día de hoy en un verdadero clásico. La historia es en principio sencilla, pero su narrativa está llena de complejidades. Burns echa mano de muchos recursos narrativos poco habituales durante la época, y los usa con la maestría de alguien con mucha más experiencia de la que él mismo tenía al momento de publicarse ésta serie.

burns_cover2La acción transcurre en un suburbio de los Estados Unidos, a mediados de los ´70 (hay un par de referencias musicales a David Bowie y Emerson, Lake & Palmer, que dan a entender claramente la época en la que está situada), donde conocemos la historia de los estudiantes de secundario que están siendo afectados por un misterioso virus de transmisión sexual, que tiene el efecto de causar mutaciones. Algunas de esas mutaciones son leves y fáciles de disimular, otras son muy obvias y notorias, y muchos de ellos se ven obligados a recluirse en un bosque alejado del resto de la comunidad. Precisamente, la acción central ocurre en este mismo bosque, donde se reúnen varios chicos y chicas tras una fiesta en la que se van acercando algunos y -lógicamente- se forman parejas. También se descubren secretos, se forjan amistades, vínculos, y se exploran las intimidades internas de varios personajes. Especialmente se hace mucho foco en cuatro personajes: Chris, Rob, Keith, y Eliza, y a través de ellos vamos a abordar las historias desde distintos ángulos. De esa forma, la trama avanza y retrocede según la conveniencia y eso nos permite ver lo que ocurre desde distintas perspectivas, y armar un panorama más claro. No es un solo personaje el que nos cuenta lo que ocurre, sino varios de ellos, y lo que en principio parece poco claro o confuso, se van desentrañando, como para que a partir de ahí quede en el lector tomar el último juicio sobre los personajes y sus actos.

downloadExiste una interpretación muy popular en el fandom y la crítica, que tiene mucha aceptación, que consiste en que en el fondo la historia funciona como un comentario sobre el SIDA, y los peligro del sexo sin protección. Considero que es fácil caer en ese punto de vista, precisamente por el planteo de la enfermedad venérea que afecta tan dramáticamente la fisiología de quienes la contraen, representada en esta obra de forma simbólica por medio de las mutaciones. En lo personal tiendo a coincidir más con el sector que no está de acuerdo con esa interpretación. Creo que la intención de Burns en realidad busca enfocarse en la transición de la juventud hacia la adultez, y todos las situaciones que experimentan en ese proceso de maduración, que tienen que ver con el descubrimiento del amor, la individualidad, el sexo, las drogas, la independencia, y que las mutaciones no son más que una expresión de todo ese proceso transformativo. A la par de eso, hay también una historia de fondo sencilla pero atrapante, con personajes bien desarrollados, mucho simbolismo, y como si fuera poco, el dibujo es de un nivel altísimo.

black-hole-04El arte de Burns es excepcional, dueño de una precisión y un muy buen ojo para el detalle, con una capacidad sobrehumana para resolver imágenes muy elaboradas con líneas aparentemente sencillas,  con un manejo maravilloso del blanco y negro pleno, sin grises, y la capacidad de crear imágenes visualmente impactantes, presentadas de formas muy llamativas.. Todos esos elementos, se ven resaltados por la temática y  la estética que desarrolla para abordarla, con mucha psicodelia, favorecida por la época en la que la historia está ambientada. Realmente podría decir mil cosas más para hablar de lo maravilloso que es el dibujo de Charles Burns, del que soy muy fan, pero es una experiencia que vale la pena experimentarla por uno mismo. Háganse un favor, y consíganse un ejemplar de algún TPB o HC. De nada.

RCO022_1475652036Es inútil negar la enorme influencia que tuvo este comic a lo largo de los años. Incluso al día de hoy hasta suele ser material de estudio en algunas universidades americanas, así de especial es esto. Mucho más que muchos otros comics, este es un título más que ideal para convertir a los escépticos que se la dan de lectores finos y se niegan a tocar un comic.

Black Hole fue publicada originalmente por Kitchen Sink y Fantagraphics. La primera lanzó los números 1 al 4, y la segunda reimprimió aquellos cuatro números y publicó el resto. Los primeros seis números salieron entre Marzo de 1995 y Diciembre de 1998, mientras que los seis restantes vieron la luz ya terminados los ´90, continuando la historia donde había quedado. El último número salió en Diciembre de 2004.

Conseguirla en issues es una hazaña titánica, digna de los 12 trabajos de Hércules, así que es más aconsejable comprar alguna de las ediciones recopilatorias, que son mucho más accesibles. Pantheon Books publicó dos ediciones, una softcover, y una hardcover. También existe un volumen Artist Edition, en formato bien grande, que reproduce fielmente el arte de Burns, en el mismo tamaño en que fue dibujado.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios: