¡Que Vuelvan los '90!

Un humilde proyecto autogestivo se convirtió a fuerza de calidad en un clásico indiscutido del Noveno Arte, a nivel global. Enterate cómo y por qué.

Bone

10/12/2021

| Por Alejandro Caracciolo

2 comentarios

515H8rj+IgL._SX322_BO1,204,203,200_En una época en la que hasta DC y Marvel sentían creativamente perdidas, y malgastaban esfuerzos en copiar las consignas de moda del momento, impuestas por el “estilo Image”, hubo un comic que logró un éxito enorme escapando a todas las fórmulas exitosas conocidas y populares de su tiempo.

“Bone”, tal el título de este legendario comic, es la creación del guionista, dibujante y editor Jeff Smith, y no es exageración decir que logró el éxito ajustándose a una fórmula propia, totalmente alejada del espíritu de los comics que por ese entonces poblaban las bateas de las comiquerías. Lejos de las sobredosis de testosterona, las armas gigantes, las bad girls, o recursos narrativos como las onomatopeyas gigantes, las sobreutilización de perspectivas forzadas y las splashes dobles, Bone apostó a todo lo opuesto: un comic muy bien escrito y hermosamente dibujado, con una narrativa visual sencilla, clara y fácil de seguir, y con personajes e historias que a pesar de los evidentes elementos de fantasía (ya que es de hecho, un comic de fantasía), se sentían muy humanos.

El protagonista del comic, totalmente alejado de los arquetipos (o estereotipos, más bien) que poblaban la escena en el 90% de lo que se publicaba, era una criatura de aspecto inocente e infantil, vagamente similar a un pitufo, con forma de un pequeño hueso antropomórfico, de personalidad dulce y bondadosa, pero muy noble, llamado Fone Bone.

17869cd89eb54de3a8f79c803abddb95A Fone Bone lo conocemos apenas abrir el primer número, desde la primera página, donde se lo ve junto a sus dos primos, Smiley y Phoney Bone, caminando lejos de casa, tras haber sido expulsados de “Boneville”, su aldea natal, por varias estafas cometidas por Phoney Bone, quien solía ser el ciudadano más rico de la aldea y continúa obsesionado con volver a reunir su fortuna por los medios que sean. Durante la fuga, los tres primos se separan y toman caminos diferentes, y a partir de ahí empezamos a seguir principalmente a Fone Bone como protagonista de las historias. En el transcurso del primer arco (recopilado bajo el título “Out from Boneville”), mientras Fone Bone intenta sin resultados buscar a sus primos extraviados, se cruza por primera vez con la mayoría de quienes serán los personajes secundarios del comic durante la mayor parte de la serie, e incluso los villanos.

Smith no pierde tiempo a la hora de presentarnos a los personajes, con un exceso de descripciones y palabrerío innecesario. Tampoco necesita remontarse a los orígenes de cada uno para ir derecho a la historia que quiere contar. Directamente muestra a los personajes principales en medio de un conflicto, y deja que el lector los vaya conociendo a través de los diálogos entre ellos, una forma mucho más natural para interiorizarse con el nuevo mundo y sus protagonistas. Para el final del primer número, no solo ya conocimos a varios personajes que seguiremos viendo de ahí en más, sino que tenemos una idea muy clara del tono de la serie, el ritmo de la misma, y la enorme capacidad inventiva de su autor.

512aff31474388ae91665732734198c4Solamente en el primer número, ya conocemos Fone Bone, Smiley, Phoney Bone, el Dragón Rojo, las ratas, el insecto Ted y su hermano mayor, y se establece la dinámica entre Fone Bone y cada uno de ellos. Además, tenemos un final perfecto para el número, del estilo de “obvio, pero no lo vi venir”, que logra sacarnos una sonrisa y dejarnos con ganas de seguir leyendo. Todo, en el espacio de un comic book estándar.

El dibujo de Smith es caricaturesco, sencillo, y muy limpio. Smith tiene una claridad narrativa que invita a seguir leyendo, y cada cuadrito es interesante de leer y mirar. Ningún cuadrito es aburrido, y hay secuencias que son increíblemente dinámicas, y que Smith maneja con una maestría propia de un profesional mucho más experimentado. Si tenemos en cuenta que Smith no tenía tanta experiencia al momento de comenzar a publicar Bone, todos sus logros con esta serie son realmente impresionantes.

Las habilidades de Jeff Smith no quedan solo en la narrativa y el dibujo. Su calidad argumental también es notable, y así como también la forma orgánica en que va introduciendo personajes a medida que las historias avanzan. La serie se enriquecerá mucho a partir de la aparición de personajes como Thorn, Granma Ben, Lucius Down, y el resto de los aldeanos de Valley.

Bone-Hooded-oneLas influencias de Smith que se pueden notar parecen venir de fuentes tan diversas como los trabajos de Carl Barks en los comics de Scrooge McDuck, las novelas de Huckleberry Finn de Mark Twain, y Lord of the Rings de J.R.R.Tolkien. Un detalle sobre la creación de muchos de los personajes que Smith usa en la serie, como Thorn o el propio Fone Bone, es que surgieron mucho antes de la publicación del primer número, ya sea cuando el autor estaba en la escuela o incluso durante sus años en la universidad.

Bone, la creación de Jeff Smith, se publicó en una época en la que era inimaginable que un comic con sus contenidos pudiera tener éxito, y sin embargo, inesperadamente, y gracias en parte a la publicidad, al boca en boca, y sobre todo, a la enorme calidad misma del comic, logró convertirse si no en el mejor, al menos en uno de los mejores comics de su tiempo. Con el paso de los años y los premios, consiguió el estatus de clásico atemporal del Noveno Arte. No es poca cosa, si tenemos en cuenta que Smith comenzó editando la serie por su cuenta, bajo el sello Cartoon Books, fundado por él mismo. Los números 1 al 19 se publicaron por medio de Cartoon Books, luego por razones de conveniencia pasó a publicarla a través de Image (nºs 20 al 28), y el resto de la serie se volvió a publicar a través de Cartoon Books.

818257Bone llegó a totalizar 55 números, publicados desde Junio de 1991 hasta Junio de 2004, o se que abarcó la totalidad de la década del ´90, y un poco más. Durante todo ese tiempo ganó muchos premios, incluyendo 10 premios Eisner, y 11 premios Harvey, además de varios de festivales internacionales, fuera de EEUU. Se recopiló en varias ediciones distintas, desde TPBs en blanco y negro, como la edición original de la serie, hasta un Omnibus que recopila la serie completa en un solo libro. Incluso se la llegó a reeditar completa, totalmente coloreada, y vuelta a recopilar, en color. Actualmente, se habla de adaptarla a la animación, y de que hay un trato bastante firme con Netflix.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

2 comentarios

  • Lo conocí en una columna de la primera Comiqueando que me compré (la veintipico… la columna sería Cebamiento infinito o alguna así), y pude conseguir algunos números salteados que conservo en algún lugar. Recién en 2008 me conseguí el bodocote de todo en un tubo blanco y negro. Qué cosa más hermosa

    Comentarios

    bazillusgg

    16/12/2021 - 12:18

  • Yo compre los primeros tres numeros de meridiana y despues no continuo. Lei algo en digital y me gusto bastante aunque llegue hasta la carrera de vacas

    Comentarios

    chuliverm

    12/12/2021 - 10:07