Maldito Mainstream

El nuevo Hulk es realmente una bocanada de aire fresco para la franquicia, un personaje radicalmente opuesto a Bruce Banner.

Totally Awesome Hulk

17/07/2017

| Por Matías Depettris

0 comentarios

latest-1Son pocas las veces que reconozco públicamente que Hulk es uno de mis personajes favoritos de Marvel, pero es así. Me cuesta definir un Top 5 de personajes de esta editorial pero de lo único que estoy seguro es que Hulk entra en ese ranking sin dudarlo, y es difícil para mí defender esta postura porque, amén del cariño que profeso por el personaje, entiendo perfectamente que realmente son pocos los comics de Hulk que podrían competir codo a codo con las mejores historias superheroicas de esta empresa.

La fascinación que encuentro en el personaje tiene que ver con las aristas que la editorial ha desplegado sobre él a lo largo de los años. Hulk en su estado más salvaje es una criatura imbatible, temible y peligrosa que demanda toneladas de poder y una infraestructura gigantesca para mantenerlo a raya. Si este personaje no hubiera sido concebido por Stan Lee y Jack Kirby a principios de los ’60 como un “héroe”, todo su back-story bien podría pertenecer a un villano. De hecho existen decenas de malvivientes tanto en Marvel como en DC que tiene características muy parecidas: cuando están en su estado civil son personas racionales que incluso intentan ayudar a la “humanidad” y colaborar positivamente, pero ciertos eventos disparan sus poderes, se descontrolan y terminan provocando casi inconscientemente caos y destrucción a su alrededor, y los héroes de turno tienen que aparecer para prevenir más daño, noquearlos y encerrarlos, y en muchos casos acabar con sus vidas.

d27b0afce4822f052d181243ff1a510e7962fea0_hqUna de las características que hace genial a este personaje es que Marvel ha puesto a Hulk en el escalafón más alto de poder dentro la editorial. Su status quo nominal lo ubica como una de las criaturas más poderosas del universo y en la tierra presumiblemente no tiene rival. Así es como la sola mención de su nombre le pone la piel de gallina a la gran mayoría de los héroes, muchos de los cuales han sido testigos del nivel de destrucción del cual es capaz este personaje. Y luego tenemos a Banner, su eterno alter-ego que completa una versión aggiornada -algunas veces muy naif y otras muchísimo más existencialista y antropológica- del Dr Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson. Pero la tensión entre Banner y Hulk es lo que permitió desarrollar al personaje tal cual lo conocemos, con sus traumas y sus bemoles, sus victorias, sus pérdidas y ese enorme cargo de conciencia encima de la espalda de Bruce, y el miedo en los ojos de todos los que lo rodean constantemente. Cualquier atisbo de “felicidad” en la vida de Hulk/Banner era solo una antesala a una enorme tragedia, e incluso en la etapa de Peter David son pocos los momentos en los cuales Hulk se permite disfrutar de ese poder, de esa megalomanía absolutamente merecida que por momentos deja escapar.

latestThe Totally Awesome Hulk nos presenta, quizás por primera vez –y si no es así, al menos esta vez es mucho más evidente que las anteriores- un Hulk que se siente orgulloso de ser Hulk, disfruta de su enorme poder, no tiene miedo de lo que puede hacer con él, cree que tiene el control y juega con los límites del mismo todo el tiempo, y ese cambio de paradigma dentro del personaje obviamente merecía que al menos yo le prestara atención y le diera una oportunidad. Era una serie que tarde o temprano iba a leer, porque está relacionada con Hulk y porque la escribe Greg Pak, un guionista que entiende lo básico del personaje y sabe cómo explotarlo. Para mi gusto y para ser honesto con ustedes, creo que los arcos de Planet Hulk y World War Hulk están un poquito sobrevaluados. En los 12 años en los que el Gordo David estuvo a cargo del personaje puedo recuperarte no menos de 10 arcos argumentales mucho más interesantes e igual de pochocleros que estas dos “sagas”, pero entiendo por qué estas tramas funcionaron de la forma que lo hicieron y volvieron a posicionar al personaje en un lugar de interés dentro de la editorial, y eso siempre es importante.

Ahora que las aguas se calmaron un poco –con este personaje, digo-, desde finales del 2015 tenemos The Totally Awesome Hulk, un comic protagonizado por Amadeus Cho, un personaje secundario que apareció por primera vez en la Amazing Fantasy vol. 2 nº15 del 2005 pero que tuvo una participación importante en World War Hulk, y de ahí en adelante apariciones cada vez más recurrentes y hasta una miniserie propia, acompañando a distintos héroes en múltiples aventuras pero siempre de forma satelital. Cho solía verse no muy lejos de Banner/Hulk, a quien considera un amigo, un aliado y también alguien de quién tiene mucho que aprender y admirar, ya que él también tiene una mente privilegiada y es un científico hecho y derecho.

aHR0cDovL3d3dy5uZXdzYXJhbWEuY29tL2ltYWdlcy9pLzAwMC8xNjcvNjIyL2kwMi9IVUxLMjAxNTAwNTAxM19jb2wuanBnEn The Totally Awesome Hulk nos enteramos que Cho es el nuevo Hulk, en concatenación con los violentos cambios que Marvel comenzó a articular dentro de la primera línea de Avengers hace un par de años, muchos de los cuales hemos recuperado en esta sección. Producto de un incidente jodido, Banner/Hulk se sacrifica absorbiendo enormes cantidades de radiación para salvar una isla, y luego queda en un estado de animación suspendida, pero con sus niveles de energía radioactiva creciendo de forma descontrolada, lo cual pone nuevamente en peligro a todos los que lo rodean. Ante la inutilidad de Tony Stark y T’Challa para encontrar una solución, Cho se hace presente y desarrolla un mecanismo de nanorobots que le permiten extrapolar todo tipo de radiación del cuerpo de Bruce y redirigirlo al suyo, así de sencillo como suena. Con eso salva el día y, de paso, se convierte en el nuevo Hulk.

De ahí en adelante recorrerá el mundo con su hermana Maddy, en busca de potenciales enemigos que estén a su altura, para darles captura gracias a la tecnología que ambos manejan. Hulk los noquea, los miniaturiza y los colecciona como si se trataran de Pokemones. En los primeros números la serie es “invadida” por invitados muy especiales, casi a razón de uno por número, en una maniobra para darle un poco de chapa de forma rápida al personaje –que de todos modos ya llevaba 10 años de existencia dentro de la editorial-, y es así como nos cruzamos con She-Hulk, Spider-Man (Miles Morales) y la “nueva” Thor, además de los ya mencionados Iron Man y Black Panther. Uno de los primeros desafíos que deberá enfrentar esta versión fresca y juvenil de Hulk será el terrible y épico Fin Fang Foom, pero también se cruzará con la Enchantress y con Old Man Logan pero fuera de su serie, en la ongoing del canadiense.

STL030231The Totally Awesome Hulk es un comic que rinde, que garpa, que justifica su precio y se hace valer, pero no es una maravilla. En el apartado del arte realmente la pasamos muy bien, porque en sus inicios tenemos un Frank Cho inspiradísimo que encuentra en esta serie un montón de escenas en las cuales puede lucirse y sacar lo mejor de su estilo, con un manejo de la narrativa ejemplar y con lecciones de anatomía en acción página tras páginas, por no mencionar el exquisito diseño de personajes que nos entrega y lo bien trabajada que están sus expresiones faciales en cada uno de los personajes. Este es el Cho que a mí me encanta ver, en series como ésta donde aparecen un desfile de personajes y monstruos de muy variados diseños, con vestuarios exóticos y escenas super explosivas repletas de acción y mucho humor irónico que le permiten explayarse a sus anchas y demostrar el pulso que tiene para manejar tramas levemente introspectivas con diálogos que invitan a la reflexión pero que casi sin tiempo para asimilar lo leído, ¡pum!, te cae un monstruo de 50 metros de altura encima a romper todo y se va todo al mismísimo carajo.

El resto de los artistas que van entrando y saliendo de la serie no están para nada mal, pero tengo que reconocer que ninguno entregó un trabajo a la altura del que hizo el bueno de Frank. De todos modos, el tono de la serie, que balanceaba el humor con el drama en el punto justo, comienza a torcerse un poco hacia la tragedia cuando nos vamos acercando a los eventos de la Civil War II. Y es que nuestro protagonista tiene un corazón enorme, y no se ha olvidado de su viejo amigo Bruce… y como todos los que leyeron la mini-serie sabrán –y si no es así, acá se están enterando-, Hawkeye fue y lo cagó matando y eso es probable que haga enfadar un toque al nuevo Hulk. Mención especial para el dibujante invitado para varios de los números que recuperan las consecuencias de la Civil War II: Alan Davis, un artista que siempre es bienvenido, haga lo que haga. Y otra mención para Terry Dodson, quien se hizo cargo de muchas de las portadas del primer año de publicación.

Totally-Awesome-Hulk-12-page-2Lo cierto es que, si bien el humor desciende un poco, la serie sigue siendo un buen título para seguir mes a mes, por muchos motivos. El principal es la herencia de la cronología: si bien este es un “nuevo” Hulk, y dentro de todo Amadeus Cho es un personaje reciente, tanto él como su hermana tienen que lograr conciliar este nuevo status quo con el historial de caos y destrucción que lleva encima el gigante esmeralda. Antes de morir, Banner anticipó que existía una diferencia enorme entre él y Cho, y por lo tanto era muy probable que la carga fuera muy distinta para nuestro joven protagonista, y por su lado Amadeus está absolutamente convencido de que tiene el control sobre la bestia y lo ha demostrado una y otra vez… pero todos, los lectores y en algún punto el personaje también, sabemos que la historia tiende a repetirse, y llegará el momento en el que finalmente esta nueva versión del personaje se torne una amenaza para todos. Greg Pak, que no es ningún boludo, juega con esta posibilidad todo el tiempo, e incluso dispuso un imaginario gráfico y todo para esta situación, uno en el cual el protagonista va manejando un convertible y tiene a la “bestia” encerrada en el baúl.

5494542-hulk2015011_int_lr2-1Otros de los motivos para seguir este comic es que el nuevo Hulk es realmente una bocanada de aire fresco para la franquicia. ¿Qué quiero decir con esto? Como sucede con otros tantos personajes renovados de la editorial, este Cho/Hulk es un personaje radicalmente opuesto a Banner, es carismático, entrador, simpático, popular, con unas enormes ganas de ser reconocido y querido, pero también con una empatía inusual para alguien que carga con sus problemas y sus obligaciones. No le cuesta nada hacerse amigos de otros héroes –al punto tal que ya forma parte de una agrupación, los Champions, reseñada en esta sección hace unos meses- e incluso tiene una enorme predisposición para resolver los conflictos a través del diálogo. Pero no tiene reparos en reventar cabezas si hace falta eso para solucionar una disputa, y por momentos su lógica científica deja paso a su impulsividad, y es ahí donde, al menos al comienzo de la serie, entra en juego su hermana para accionar y ofrecer un contrapunto.

Estoy seguro que cualquiera de ustedes puede vivir perfectamente su vida sin acercarse a The Totally Awesome Hulk, pero si lo hacen no van a sentirse decepcionado. Es una serie que cumple con lo que promete y, como bonus track tiene una fuerte conexión con el pasado y el presente de la editorial pero no te fuerza a leer otras cosas para entender los conflictos que se desarrollan en la misma. No se puede decir lo mismo de otros grandes comics de Marvel en estos días.

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios: