Mundo Morrison

Hora de repasar los aportes del guionista escocés a la clásica franquicia británica con muchas décadas de éxito en TV.

Doctor Who

26/04/2022

| Por Sebastián Aguilera

0 comentarios

15896691En una entrevista del 2020, Grant Morrison habló de su fanatismo de la franquicia Doctor Who. Tuvo algunas ideas que se convirtieron en picheo de posibles episodios, pero lamentablemente no terminaron materializándose. Aun así, no desestima la posibilidad de trabajar en una temporada completa. Durante su primera etapa como guionista, colaboró en la mítica Doctor Who Magazine, donde dejó en claro que tenía muy buenas ideas para el Time Lord.

Publicación
La revista Doctor Who Magazine tiene el honor de contar con tres comics cortos nacidos de la pluma de nuestro querido escocés:
Changes, protagonizada por el Sexto Doctor se publicó originalmente en los números 118 y 119, entre Octubre y Noviembre de 1986.
The World Shapers, también con el Sexto Doctor, publicada originalmente entre los números 127 y 129, entre Julio y Septiembre de 1987.
Culture Shock, una de las historias más interesantes del Séptimo Doctor, fue publicada originalmente en el número 139 de la revista inglesa, en Julio de 1988.
En el 2008 la editorial IDW reimprimió estas historias en los dos números de Grant Morrison’s Doctor Who. La obra del escocés en Doctor Who tuvo dos reimpresiones más: la primera en Doctor Who Classics del 2009, y la otra en el primer ómnibus de Dr Who Classics, de IDW, en el año 2010.


118__47854.1439331132Sexto Doctor

La segunda mitad de los ´80 fue tumultuosa para el viajero temporal. Desde su primera aparición en la magnífica Caves of Androzani, el Sexto Doctor mostró una energía distinta a las de sus encarnaciones anteriores. Más impulsivo que cerebral, terco y con muchas ínfulas de superioridad, prometía algo oscuro que no habíamos visto. Sin embargo, su primera saga, The Twin Dilemma, está entre las peores de Classic Doctor Who. Este sabor a poco que habían dejado los episodios se acentuó con la decisión del supervisor de la BBC Michael Grade de poner a la serie en un descanso de 18 meses.
El regreso trajo consigo una saga más de los Cybermen pero en la siguiente, Vengance on Varos, lograron encontrar el tono ideal para lo que sería esta nueva era. Historias más oscuras, violentas con ese elemento que lograba poner a la moralidad del Doctor en jaque y así dejar en claro, que incluso con sus falencias, seguía siendo una fuerza del bien.
Las andanzas del Sexto Doctor llegaron hasta la temporada 23 y, si bien fue uno de los doctores menos queridos, Colin Baker pudo lucirse en los audioplays de Big Finish y encontrar un nuevo nicho de fanáticos.

Doctor-Who-john-ridgewayCambia formas
Es curioso. El compañero más carismático y divertido del Sexto Doctor jamás apareció en la serie. Desde su primera aparición en los comics, Frobisher, ese Whifferdill cambiaformas, demostró que tenía mucha más química que los compañeros televisivos del doctor. Es una parodia por donde se lo mire, su forma favorita es la de un pingüino a pesar de que no entienda mucho de la fisiología de esos animales, tiene acento norteamericano y tiene un aire a los detectives hard boiled. Su humor ácido, que se luce en momentos inadecuados, hace que el Doctor estalle y se generen situaciones muy divertidas. Aun así, tiene su lado heroico.

En la primera de las historias de Morrison, Changes, hay un intruso en la TARDIS. Nadie sabe de qué especie es o qué forma tiene. Es una situación ideal para generar una historia con mucho suspenso donde el guionista se da el gusto de explorar a fondo la nave/transporte más famosa de la televisión inglesa. Uno de estos cuartos es un zoológico espacial donde el Doctor protege especies en peligro de extinción. El cambiaformas está escondido en el zoológico, haciéndose pasar por uno de estos seres. Eventualmente, al verse acorralado, toma la forma de la otra acompañante del Doctor, Peri. Frobisher, también cambiaformas, se da cuenta rápidamente de que es un engaño porque tiene el pañuelo fusionado al cuerpo.
Más allá de lo que es el recorrido por La Tardis, en esta historia Morrison demuestra el enorme potencial de Frobisher, que le roba protagonismo incluso al mismísimo viajero espacio-temporal. Las interacciones entre los personajes tienen una química enorme y es ahí donde reside la magia de esta historia corta que hubiese sido un excelente episodio de mitad de temporada.
doctor-who-morrisonLas ilustraciones corren a cargo de John Ridgway, que sorprende con las locaciones de la TARDIS y no tanto en las peleas de los cambiaformas.

Escoceses
Otro de los grandes secundarios de la etapa clásica fue el highlander del siglo XVIII, Jamie McCrimmon, gran compañero del Segundo Doctor. Si bien fue el personaje que le daba el toque de acción y valentía necesarios a las historias de la época, también tenía sus momentos cómicos. El choque temporal y cultural frente a la tecnología era evidente y muchos guionistas aprovecharon para generar situaciones con otros personajes. En la última aventura del Segundo Doctor, War Games, los Time Lords les borran la memoria a Jamie y a Zoe, otra compañera, antes de devolverlos a sus respectivas eras.
La historia más larga e interesante del trabajo de Morrison en Doctor Who, The World Shapers, es una historia de origen de los Cybermen. El Doctor y sus acompañantes descubren que estos seres tienen en su poder un artefacto que es capaz de acelerar de manera violenta el flujo del tiempo. A pesar de que fueron prohibidos, los cybermen piensan usarlo para esculpir el tiempo a su antojo.
Al principio de la historia, el Doctor tiene una imagen vaga del planeta donde está alterado el flujo del tiempo. Le cuesta recordar aventuras de su segunda encarnación, por lo que decide ir a buscar a su gran compañero de esa época. Jamie, el highlander. Han pasado los años, y no es un héroe. Es simplemente un viejo loco que ha recuperado su memoria y se acuerda de las aventuras en la TARDIS. C92tz4wUIAASBDWAl reencontrarse con El Doctor, le duele que lo vea así, deteriorado por el paso de los años. Sin embargo, la química se mantiene.  Morrison le da un cierre épico al highlander, borrando el patetismo con el que aparece al principio, cuando incluso con ese castigo de los años, demuestra que aún es un valiente, al sacrificarse para destruir la máquina altera-mundos y evitar el plan de los Cybermen.
En el epílogo hay un planteo ético muy interesante, donde el Doctor habla de borrar a los Cybermen de la existencia antes de que la raza que les dio origen evolucione. Sin embargo, la respuesta es unánime: No. El Doctor aún no comprende del todo las líneas del tiempo y su evolución. Eventualmente estos seres van a dar otro salto evolutivo con el que van a ser artífices de una era de paz nunca antes vista. El precio, algunos millones de años de maldad y matanza a cambio de la salvación definitiva de la vida inteligente. Firma Morrisoniana por donde se lo mire.
Nuevamente un muy inspirado John Ridgway se encarga de los lápices.
Aquí tenemos el cierre de temporada que necesitaba el Sexto Doctor para alcanzar la epicidad que nunca consiguió.

Séptimo Doctor
Las primeras andanzas de Sylvester McCoy en la franquicia fueron incluso peores que las de Colin Baker. A pesar de esa saga lastimera que fue Time and the Rani, el Séptimo Doctor evolucionó de un mero payaso y sketches físicos de McCoy a un personaje oscuro, cerebral e incluso manipulador. El tono de las historias también mutó. Pasaron de ser aventuras de ciencia ficción adolescentes como Delta and the Bannermen, a dramas bélicos o conspiraciones con el elemento whovian.

doctor-who-culture-shockSupracuerpos

La última historia de Grant Morrison es la que tiene más impronta comiquera. La idea y el desarrollo son imposibles en otro medio, sobre todo por la gráfica e identidad narrativa de la historia. Por otro lado, supo jugar con ese misterio e introspección del Séptimo Doctor con mucha inteligencia y así lograr una de las historias más interesantes de esa encarnación.
Ya cansado, el Séptimo Doctor mira al horizonte en un planeta marítimo. Piensa en dejar sus aventuras y volver a Gallifrey. La introspección se rompe con un llamado de auxilio. Parece venir de un pequeño dinosaurio agonizante, sin embargo, algo se pone en contacto telepático con el Time Lord. Es una comunidad de células mentales, conocida como La Cultura, que agoniza. Hay un invasor que los está destruyendo, La Cultura lo siente como un apocalipsis, sobre todo cuando su propósito era llegar al océano. Es un destino fatídico, muy dramático, que se torna irónico cuando el Doctor descubre que el invasor no es nada más y nada menos que un virus que se trata con una mera inyección. La Cultura toma al Doctor como un salvador y posteriormente como un redentor cuando lleva el cuerpo del dinosaurio al mar. La comunidad abandona el cuerpo hogar para deshacerse en el océano, el Supracuerpo.
Los dibujos estuvieron a cargo de un correcto Bryan Hitch.

Morrison en la Tardis
El paso de Grant Morrison por Doctor Who demostró fanatismo y un conocimiento profundo de la franquicia. World Shapers es una de esas ideas que hubiesen funcionado perfecto en televisión y hoy estarían entre los mejores seriales, sino el mejor, del Sexto Doctor. Es una pena que no tenga la atención que merece por formar parte de un comic orientado a un nicho tan específico.
doctor-who-culture-shock-tardisLas otras dos historias distan de ser lo mejor del autor, pero tienen la química y la magia de los episodios clásicos de Doctor Who.

Si Neil Gaiman escribió los guiones de dos capítulos, ¿Por qué no darle la oportunidad al bueno de Grant?

Compartir:

Etiquetas: , ,

Dejanos tus comentarios: