Santo Grial

Enterate por qué DC se niega a reeditar este clásico, esta joya del comic y la investigación periodística que nos obsequió el maestro Doug Moench en 1995.

The Big Book of Conspiracies

25/03/2015

| Por Andrés Accorsi

4 comentarios

6179CXRDE2LCuando salió en 1995, este libro nos cebó tanto, nos impactó tanto, que le dedicamos una nota en la Comiqueando clásica y hasta nos lo chamuyamos al maestro Doug Moench para que nos dejara traducir y publicar una de las 40 historietas que componen esta impresionante antología. No fuimos los únicos a los que este libro les detonó el cerebro: en la entrega de los premios Eisner de 1996, cuando llegó la hora de premiar a la producción del año anterior, The Big Book of Conspiracies se llevó el premio a la Mejor Antología y la coordinadora Bronwyn Taggart ganó en el rubro Mejor Coordinador por su labor en este proyecto.

Ahora, a casi 20 años de su aparición, corresponde hablar de nuevo de este Big Book, porque se sumó a la lista de esos libros imposibles, que sólo se encuentran por milagro. Obviamente existe una versión digital que se puede bajar sin pagarle un mango a nadie. Pero si querés el libro, ¿cuánto lo podés llegar a pagar? Lo más probable es que no lo encuentres, o que el que lo tenga te pida el hígado, un riñón y las emplomaduras de las muelas. ¿Por qué se fue tan al carajo? Un poco por la chapa acumulada, y un poco porque DC desactivó hace años la línea Paradox y dejó bien claro que este libro NUNCA se va a reeditar. Están los ejemplares que quedan dando vueltas por ahí y no hay más. Hay que arrebatárselo al que ya lo tiene, o resignarse a no tenerlo.

BB_Consp01Vamos por partes. ¿Por qué tanta chapa? Porque desde que salió quedó claro que este iba a ser el mejor de todos los Big Books. Por la jerarquía de Doug Moench, por el tiempo y la pasión que dedicó al estudio de este tema, y por la lista de dibujantes, que realmente mete miedo. Mirá esto: Frank Quitely, Kevin O´Neill, Roger Langridge, Michael Avon Oeming, Barron Storey, Bryan Talbot, Mitch O´Connell, Russ Heath, Rick Geary, Richard Piers Rayner y el recientemente fallecido Brett Ewins, entre muchos otros capos. Y por supuesto, la temática, que no puede ser más ganchera. Escándalos políticos, asesinatos de presidentes, falsos viajes a la luna, masones, templarios, nazis, alienígenas, drogas, Jim Morrison, John Lennon, Malcom X, John F. Kennedy, George Bush… no falta nada ni nadie. Y encima el maestro Moench presenta la data de manera tan contundente que prácticamente todas las historietas se convierten en textos fundamentales para entender el Siglo XX y sus runflas más espurias.

Toca preguntarnos por qué DC se negaría a reeditar semejante clásico, sobre todo cuando la demanda existe. Bueno, eso también tiene que ver con los temas que toca el BBoC. Muchas de estas investigaciones convertidas en historietas por Moench meten el dedo en llagas bastante jodidas y seguramente más de un implicado saltó para tratar de que esto no se siga difundiendo. Sin ir más lejos, la Gran Logia Masónica de British Columbia y Yukon lanzó un sitio web dedicado a desmentir las “acusaciones” formuladas por Moench, muchas veces malinterpretando groseramente los textos y los dibujos de las historietas.

2471687-big_book_of_conspiracies_0083Y más aún: allá por el 2000 o 2001 (no recuerdo bien) a Alan Moore le censuraron una historieta de Cobweb que iba a salir en el n°8 de Tomorrow Stories. Cuando el Mago puso el grito en el cielo, los directivos de DC le explicaron que no estaba permitido meterse con L. Ron Hubbard, el padre de la Cientología. Moore puteó en todos los idiomas, en parte porque en el Big Book of Conspiracies, Doug Moench dedica un extenso segmento al compañero Hubbard donde habla con lujo de detalles de sus vínculos con el ocultismo y de sus rituales mágicos realizados con el científico John Parsons. Con ese precedente, es muy poco probable que DC acepte reeditar este libro, por lo menos sin meter mano en los contenidos.

18pca7csrz3ezjpgLa gracia, me parece a mí, que tiene este libro, es que ofrece muchísima información, a veces contradictoria. Para un mismo hecho oscuro, ofrece más de una respuesta. Vos elegís cuál te gusta y también puede no cerrarte ninguna. Si sos fan de las conspiraciones, esto te carcome el cerebro mal, te deja completamente alienado, decidido a reunir toda la biografía que consultó Moench para leer mucho más sobre estos temas. Y si los temas te interesan hasta por ahí nomás, ponele una ficha a Moench y sus dibujantes, que te van a enganchar a full con las cosas increíbles (y al mismo tiempo preocupantemente probables) que cuentan en las historias.

Me informan por la cucaracha que una de estas 40 historietas, The Physicist and the Flying Saucers, se reeditó hace poco en Graphic Ink, el mega-broli que reúne montones de trabajos de Frank Quitely para DC, Vertigo y Paradox. El resto… se complica. Habrá que estar atentos a los rumores, a la data que nos tiran nuestros agentes encubiertos, y ver en qué galpón prohibido del Area 51 aparece un ejemplar de esta joya del comic y la investigación periodística.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

4 comentarios