Desde Adentro

Al abordar temas fantásticos, elijo un dibujo lo más realista posible, para que el lector sienta que lo que le estoy contando puede ser real.

Junji Ito

31/01/2020

| Por Staff de Comiqueando

0 comentarios

Tomie_manga_coverYo empecé trabajando como técnico dental, hacía muelas, implantes dentales… un trabajo muy meticuloso. Trabajé de eso seis años, por eso dibujo los dientes con mucho realismo, con mucha atención por los detalles. Pero era un trabajo duro, sin demasiado reconocimiento y muchas veces con la presión de tener que quedarme trabajando toda la noche, sin poder irme a dormir. Lo del manga surgió sobre la marcha, un día que vi un aviso que publicitaba el Premio Umezu para autores inéditos. Yo era fanático del manga, me encantaba dibujar. Y Kazuo Umezu era mi autor favorito, así que me entusiasmó mucho la posibilidad de ganar ese premio. Decidí participar con una historieta, me fue bien y me convertí en profesional.

En esa primera etapa, además de la influencia de Kazuo Umezu, yo sentía muy fuerte la influencia de Hideshi Hino y de Shinichi Koga. También de Yasutaka Tsutsui, un novelista que escribía ciencia-ficción. Y por supuesto Lovecraft también fue una enorme influencia.

Hoy cuando realizo mis mangas, me pongo como meta lograr que mis lectores vivan experiencias demenciales, malsanas. No busco generar reflexiones profundas a través de lo que dibujo. Por supuesto, si es un manga de terror me interesa generar una sensación de miedo, sobre todo a lo desconocido. Yo, por ejemplo, no creo en fantasmas, pero cuando voy al baño a la noche y está todo oscuro, tengo un poco de miedo. Eso es bastante extraño, y también me nutre para realizar mis mangas. De todos modos, creo que lo que más miedo nos genera es nuestro lado más humano. Ya sea nuestro accionar, nuestra psiquis, nuestra contextura física… son varios los aspectos de los humanos que se pueden manipular para generar esa sensación de miedo y shockear a los lectores.

1-QQ3O5AJUHKtSN8p82QgARgDe hecho, la elección de un estilo realista para mis mangas también tiene que ver con eso. Al abordar temas fantásticos, elijo un dibujo lo más realista posible, para que el lector sienta que lo que le estoy contando puede ser real. Si dibujara en un estilo más libre, o más fantasioso, todo sería menos verosímil.

Con el tiempo me fui dando cuenta de que muchas de las cosas que más miedo nos generan tienen que ver con lo cotidiano, con nuestra vida normal, de todos los días. Cosas que hacemos o que nos pasan, en la que mucha gente casi ni repara, a mí me sirven como inspiración, me nutren de ideas para mis historias. De a poco fui desarrollando un método de trabajo que me permite no quedarme nunca sin ideas. Todos los días me levanto, tomo una taza de café, salgo a la calle, miro los edificios, me encuentro con gente… y veo cosas que me inspiran. Cada vez que se me ocurre una idea potente, la anoto en cuaderno, para usarla más adelante. A la hora de escribir un nuevo guión, tomo cosas de las distintas ideas que anoté en el cuaderno, uso algunas, descarto otras… pero siempre es mejor tenerlas anotadas. No es tan fácil forzar la aparición de buenas ideas todas juntas, cuando el tiempo apremia y hay que darle forma a una historia. Hay momentos en los que las cosas que me inspiran son menos, y las ideas que voy anotando en el cuaderno también son menos. Y ahí es cuando hay que renovarse, que es lo más difícil. Nunca echar mano de las ideas que tenía anotadas pero descarté en alguna ocasión.

1-FyC7FWRBvPL10pHxGTXthAPara mí, lo más fácil sería volver una y otra vez a contar historias de Tomie, que es mi personaje más emblemático, al que volví varias veces. Pero en este momento, por ejemplo, no se me ocurre ni la más mínima puntita para una idea con la cual pueda armar una nueva historia de Tomie. Nada, mi inspiración va claramente para otro lado. Pero bueno, como el público siempre me pide más Tomie, nunca cierro la puerta. El día que me inspire y tenga una idea que me parezca que se pueda usar con Tomie… ¿por qué no?

Felizmente el manga de terror está floreciendo, está en un período de gran prosperidad. En Japón tenemos muy buenos mangakas trabajando en este género, lo cual me permite despreocuparme, porque sé que estoy en el camino correcto. Hoy por hoy, sigo con mucho entusiasmo los trabajos de Michiru Noroi, un gran mangaka del género de terror. Y como siempre, tengo un gran aprecio por la obra de Shintaro Kago, que dibuja en un estilo muy raro, muy particular.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios: