Desde Adentro

Muchas veces se dice que si un trabajo te da placer es como si uno no trabajara, pero no es cierto.

Mirka Andolfo

03/12/2021

| Por Staff de Comiqueando

0 comentarios

6185b3bb0c55fa1a4d9de73af2c27242Yo dibujo desde siempre, desde muy chiquita, pero a nivel profesional empecé hace unos años con Sacro e Profano, que es la primera historieta de mi autoría. Después empecé a trabajar como historietista para distintas editoriales, y ahora trato de combinar mis colaboraciones con DC Comics con proyectos personales.

El amor por la historieta también me vino desde muy chiquita: como todos, empecé leyendo los comics de Disney, de ahí me pasé al manga, después al comic americano, y así fui descubriendo material más diverso. Seguramente me influyó el hecho de que mi papá fuera lector de historietas, de hecho sigue siendo fanático aún hoy. Y mi mamá de chica dibujaba por hobby, y su sueño era algún día trabajar de eso. Finalmente me tocó a mí cumplir ese sueño, y vivir del dibujo desde muy joven, que es lo que siempre quise.

Hay gente que ve a mi carrera profesional como algo medio idílico. Y la verdad que me gusta que se vea así. Pero por ahí lo que no se ve, o lo que queda un poco oculto, es el esfuerzo que hace una (y no solo yo, también muchos de mis colegas) por poder equilibrar las dos facetas de mi trabajo: por un lado los encargos de editoriales como DC Comics y por el otro mis proyectos personales. Estar abierta a ambas cosas me ayuda muchísimo a mejorar.

D_NQ_NP_840535-MLA42987469026_082020-OMi fortaleza es que nunca digo que no. Ya sea que me lleguen proyectos del exterior, o que los tenga que generar yo desde cero, estoy siempre, y siempre pongo todo. No es algo simple, para nada, y estar tan concentrada en tantas cosas hace que siempre esté bajo presión, y que viva bastante estresada. Cuando no renunciás a nada, a veces renunciás a una cierta tranquilidad.

Ahora me estoy inclinando un poco más hacia los proyectos personales, reduje un poco los trabajos por encargo para concentrarme más en lo mío. Y otra cosa muy importante es tener alrededor a gente de confianza que te pueda decir cuándo estás derrapando, o cuándo estás avanzando en la dirección correcta. Los buenos editores hacen eso de manera profesional. Y ese feedback que nos brindan a los autores es indispensable para auto-evaluar nuestro propio trabajo. A veces nos involucramos tanto en un proyecto personal, que en nuestra mente lo idealizamos. Por eso necesitamos la opinión inteligente y objetiva de gente que pueda aportarnos correcciones o que pueda orientar mejor nuestra creatividad.

El trabajo constante, de historietas mías, historietas para editoriales extranjeras y dibujos animados, no es para nada fácil. Y como ya mencioné, me resulta bastante estresante. Ya tengo más de 30 años, y ese ritmo se empieza a hacer sentir. A mí me encanta concentrarme en lo mío: escribir y dibujar. Las relaciones públicas y la parte más empresarial… no es lo mío. Por eso cuando fundé el Studio Arancia lo puse a mi novio de CEO, para que él sea mi agente y nos ayude a mí y al resto del staff de Arancia a resolver todos los temas vinculados al trabajo con las editoriales y demás. Así nosotros tenemos más tiempo para dedicarle a las tareas creativas.

mercy1_img01Y sí, claro, cuando trabajás en varios proyectos en simultáneo, la vida social se resiente un poco. Pero por suerte yo soy una persona introvertida, reflexiva. Me gusta tener la mente inmersa en mis proyectos, en los personajes que escribo y dibujo. Es mi manera de ser, y la verdad que me gusta estar casi todo el día volcada a la labor creativa. Incluso cuando a veces termino el día tardísimo y me voy a la cama sintiéndome destrozada.

El trabajo en animación me está enseñando mucho acerca de la colaboración, del trabajo en equipo. Yo no soy animadora, ni tengo experiencia en guiones para soporte audiovisual, por eso disfruto colaborando con gente que sabe de esto mucho más que yo. El aporte del director, Gabriele Pennacchioli, también es enorme. O sea que, en rigor de verdad, mi parte, que es la de crear a los personajes y al mundo en el que se mueven, es la más pequeña de todo este mecanismo.

Mi estilo de dibujo está vivo, cambia todo el tiempo. Por supuesto que es un estilo decididamente cartoon, y seguramente se nota también la influencia del manga. Sobre todo en la expresividad de los personajes y en la narrativa. Esas son cosas que siempre me fascinaron en el manga y trato de traerlas a mis trabajos. En Sweet Paprika me doy el gusto de aplicar cosas que aprendí leyendo manga incluso al diseño de los personajes. Es un proyecto en el que puedo unir mi amor por la historieta occidental, principalmente de Estados Unidos, con mi amor por el manga. Y me gusta pensar que la combinación funciona. Por lo menos para mí, a la hora de realizarlo, es algo muy divertido y gratificante.

STL195521Mi consejo para los jóvenes es que se pregunten de verdad si lo que más quieren es hace historietas. Y si la respuesta es sí, dedicarse 24 horas por día a eso. Muchas veces se dice que si un trabajo te da placer es como si uno no trabajara, pero no es cierto. El dibujo requiere constancia, pasión y espíritu de sacrificio. No es un trabajo mecánico, porque el aspecto emotivo es fundamental. Puede pasar que un día no te salgan las cosas, pero hay que ingeniárselas para seguir, porque las fechas de entrega son exigentes. Y otra cosa importante: para hacer historietas no alcanza con amar el dibujo. Dibujar lo que a uno le gusta es fácil, pero en la historieta a veces hay que dibujar cosas que no nos gustan, y en tiempos acotados. Entonces, además de talento, hacen falta pasión y perseverancia. Mi consejo, entonces, es dibujar, dibujar y seguir dibujando. Sobre todo cuando uno es joven es la mejor forma de aprender mucho y muy rápido.

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios: