Durante la segunda mitad de los ´80, Peter Bagge creció enormemente como historietista en su propia antología de autor.

Neat Stuff

22/12/2021

| Por Gonzalo Ruiz

0 comentarios

A1vEyn5qNNLComo ya comenté en la nota anterior, a diferencia de la mega-nota sobre los magazines de Marvel, en este informe especial no voy a ir en orden cronológico sino de “chapa”. Por ende, hoy dejamos la década del 60 para adelantarnos unos veinte años. Podríamos discutir en otro momento por qué algunos van antes de otros o viceversa, pero tiene todo el sentido del mundo que la segunda parte de esta otra mega-nota la ocupe el sucesor del anterior homenajeado, Robert Crumb. Literal y verdaderamente sucesor, porque el rey del comix underground eligió a Peter Bagge para que le diera una mano como editor en su antología ochentosa Weirdo. Para ese momento, Bagge era una suerte de pequeño secreto a voces dentro del nuevo indie norteamericano.

Es probable que, cuando escuches el nombre “Peter Bagge”, automáticamente pienses en el grung,e gracias a esa obra maestra llamada Hate. Pero esta serie consagratoria tuvo su inicio en una antología donde en realidad los protagonistas no eran Buddy Bradley y sus (in)separables amigos, sino su familia, basada en los orígenes neoyorquinos del autor. Pero para llegar a esto, primero tuvo que pasar por otras publicaciones independientes, como las fundadas por John Holmstrom: Punk y Comical Funnies. Intentó ser parte de la RAW, pero Spiegelman lo rechazó. Después lo ayudó a conseguir trabajo como humorista para los chistes de Bazooka Joe; Al sentirse económicamente rechazado por Nueva York, Bagge se muda con su mujer a Seattle, donde consigue ser editor del maestro Crumb. En el medio de todo esto, antes de mudarse de costa, conoce a Gary Groth y Kim Thompson, quienes buscaban sumar a las filas de Fantagraphics otra antología autoral tras el bombazo que resultaba ser mes a mes la Love and Rockets. Ni lerdo ni perezoso, Bagge se tira de cabeza para diseñar Neat Stuff.

RCO001_1556772284Entre chistes de una carilla o menos, muchísimas referencias musicales y algunos pin-ups extraños que muestran el talento artístico de Bagge, presente desde el principio (aunque supo reconocer para una entrevista en The Comics Journal que en algunos números se tiró a chanta, sobre todo en los primeros que coincidieron con su fuerte labor editorial en Weirdo), con esas líneas a veces duras, a veces suaves, y esas expresiones que hoy son todo un clásico (notoria la influencia Crumb, además), los habitués de la revista son:

 

THE BRADLEYS

Los reyes absolutos de Neat Stuff. Una “familia tipo” yanki (aunque basada en la propia de Bagge, con eso de los padres católicos borrachos incluídos), con tres hermanos bien distintos y marcados de una manera groseramente obvia entre sí: la hermana del medio (una rubia tarada), un hermanito menor (un nene de atisbos fascistas) y por supuesto, Buddy, uno de los personajes más ¿queridos? ¿o que más nos gusta odiar? el arquetipo perfecto del “slacker” norteamericano que se la rebusca como sea para tratar de sobrevivir a su imposible familia, a sus aburridos amigos y a la apatía de los´80.

peter-bagge-peter-bagge-neat-stuff-14-complete-1-page-story-studs-kirby-listens-to-his-mama-original-artSe nota que Bagge les fue tomando cariño a los Bradley, porque en cada número sus historias iban tomando más páginas, a veces con varias historias dentro de una misma revista. El foco protagónico se movía a cada uno de los integrantes de esta familia mega-disfuncional. La molestia que se toma Bagge para indagar a fondo en esta dnámica es tal, que logra en pocas páginas darles una profundidad total. Una manera express de entender como era de enferma la sociedad yanki en los ´80.

STUDS KIRBY

Uno de los primeros personajes creados por el artista, que data de la época de Punk Magazine (finales de los ´70). Studs es un presentador de radio bastante insoportable, fanático hasta el tuétano de Doris Day, muy propenso a discutir violentamente cuando escabia. Probablemente uno de las figuras donde más se nota su ideología libertaria, o debería decir “randista”, por lo objetivista del personaje y su manera de ver a la sociedad. En realidad, esa ideología está impregnada en toda su carrera (a veces más escondida que otras), pero quizás quien porta la bandera dentro de estos números, sea Kirby. Dicho sea de paso, es el otro (y el último) personaje que también tuvo historias que ocupaban un solo número.

lfGIRLY GIRL 

Tal vez de las creaciones más exageradas de Bagge, una nenita extremadamente violenta cuyas aventuras pasan más por un ejercicio del slapstick crudo, como contraparte a otras “nenas” de la historieta con aventuras más inocentonas. Un vehículo absoluto para que el autor se ponga las pilas con el dibujo y muestre todas su habilidad, y lo infalible que es con los gags rápidos, además de pelar una idea más retorcida que la anterior.

JUNIOR

Otra historia protagonizada por un boludón a cuerda, un hombre sin edad con una contextura física importante que vive con su madre. Inocentón a más no poder, su misión a lo largo de sus apariciones es conseguir un trabajo. Bagge se divierte con un personaje que obviamente fue criado de manera sobreprotectora, por tanto su inserción en la sociedad es más que complicada. A través de este personaje, en el nº4 de la serie, el neoyorquino aprovecha para contar una anécdota personal, cuando trabajó solo una media hora en una heladería porque sus compañeros se cansaron de forrearlo.

lf-1CHET AND BUNNY LEEWAY

En su primera aparición dentro del nº5, la pareja no tenía nombre, pero luego de un concurso, obtuvieron sus nombres. Otra representación de los ciudadanos de Estados Unidos, en este caso basado en una joven pareja. Tal vez de lo menos inspirado dentro de la revista.

ZOOVE GROOVER

Una rareza a nivel narrativo, ya que no presenta una historieta en si, sino utiliza como recurso el diseño de páginas de diarios o cartas (como los “extras” de Watchmen, digamos), donde Bagge nos cuenta la historia de una estrella pop caída en la total desgracia. Uno de los vehículos ideales donde el dibujante aprovecha para marcar todo lo que sabe (y lo que le gusta) la música pop. Así y todo, no crean que es uno más del palo del “grunge”, más bien un enamorado de los ´60…

Fueron en total quince números, publicados por Fantagraphics entre 1985 y 1989, una revista que “cayó” por su propio peso. O más bien, por el peso del ¿querido? Buddy: Bagge terminó tan interesado en contar más historias de este personaje (de hecho, el nº15 es una historia larga protagonizada por el hijo mayor de los Bradley, el nexo entre NS y lo que vendrá a continuación), que decidió discontinuar esta serie para meterse de lleno con Hate. Y esta es ya una historia más conocida.

 

Compartir:

Etiquetas:

Dejanos tus comentarios: