Reseñas Pánicas

Arranca nuestro recorrido por la obra del genial Alexandro Jodorowsky, el escritor chileno que revolucionó a la historieta europea.

Los Ojos del Gato

30/01/2015

| Por Lucas Ferrero

1 comentarios

ojos-del-gato11A fines de los ’70, el escritor Alejandro Jodorowsky y el dibujante Jean Giraud (Moebius) lograron una obra pequeña y secreta llamada Los Ojos del Gato, que fue el primer trabajo que marcaría el rumbo de estos dos autores.

Desde Egipto con amor

La amistad entre Jodorowsky y Moebius no surgió por esta obra sino por la colaboración en la película que nunca se hizo de Dune, basada en la novela de Frank Herbert, a comienzos de los ’70. Moebius fue quien hizo todos los diseños de los personajes y los storyboards pero ni siquiera con eso bastó para que se hiciera el film. Luego de ese gran esfuerzo de Jodorowsky de buscar a varios guerreros espirituales para trabajar en ese proyecto que no se pudo concretar, el escritor decidió que su próxima aventura con Moebius sí tendría publicación y éxito, y sería nada menos que El Incal, una de las obras más importantes de la historieta a nivel mundial y de la década de los ’80. Sin embargo antes la dupla haría Los Ojos del Gato, una obra extraña que fue publicada en la antología de historietas Metal Hurlant, y que buscaría mezclar la poesía del chileno con la imaginación del francés.

ojos-del-gato15Los Ojos del Gato es una historia sobre un adolescente ciego que busca los ojos de un gato egipcio. Su fiel mascota Méduz, un ave, cumple el rol de cazador y es quién lo ayudará en la aventura. Jodorowsky relaciona a Bastet, la diosa de los gatos en la mitología egipcia, en esta fábula para expandir el conocimiento y las sensaciones frente al mundo. El niño sufre un rito iniciático al ver a través de un animal y percibir otras sensaciones, ya que antes estaba cegado y este cambio le genera un mar de percepciones . El escritor no sólo demuestra con pocas palabras su maestría como poeta sino que también tiene reminiscencias con una de sus primeras obras, Cuentos Pánicos, ya que todos los personajes sufren cambios para encontrar su propio destino.

El tema de la obra es el cambiar tu visión del mundo para encontrarte a vos mismo y redescubrirte. Es por eso que al final Jodorowsky escribe: “La próxima vez, me traes los ojos de un niño”, el acto brutal de que el personaje tenga la inocencia y la frescura de un niño en sus ojos demuestra que el autor pretende que el protagonista no sólo se reencuentre con algo de la infancia sino que también busque algo olvidado en su infancia.

ojos-del-gato5“Siempre me ha costado dibujar gatos…”, escribió Moebius en la introducción de la obra, lo cuál no sólo genera risas sino que demuestra que inclusive uno de los artistas más influyentes de la historieta tiene debilidades. Moebius busca la figura de la mascota egipcia pero no olvida la sensibilidad terrenal, para que el lector se sienta identificado con el animal. No hay viñetas sino un dibujo en cada página que muestra al dibujante en su faceta más detallista, con un trazo por momentos en la línea de Gustave Doré.

Antes de escribir esta obra, Jodorowsky había hecho historietas muy interesantes como Aníbal Cinco y Los Insoportables Borbolla con Manuel Moro, y Fábulas Pánicas, que eran dibujadas por él mismo. Acá vemos a otro autor, ya que su incursión en el cine durante toda la década de los ’70 lo cambió, lo evolucionó y le perfeccionó la técnica en la comunicación de poesía porque las películas El Topo y La Montaña Sagrada le generaron aventuras con actores y un refinamiento en su sensibilidad. Esto queda comprobado en ambos films, ya que cada uno tiene un mensaje muy particular acerca de la religión y la política. Los Ojos del Gato muestra a dos autores que abren su corazón para compartirlo con el lector, ya que la sensibilidad del protagonista no sólo es alterar su visión sino también la de reflexionar.

La edición más interesante que hay de Los Ojos del Gato es la de Norma, que la publicó en España en formato tapa dura en 2010. En Estados Unidos fue editada por Humanoides pero el problema es que es muy cara, ya que apenas tiene 56 páginas y vale 35 dólares de tapa. Esto no es un santo grial de ninguno de los dos autores y se consigue en el país sin mayor dificultad.

Compartir:

Etiquetas: ,

Dejanos tus comentarios:

Un comentario

  • Los egipcios son fascinantes, y hasta se puede decir que el arte secuencial hereda algo de la escritura jeroglífica. También vivían la sexualidad de una manera muy natural. Hay representaciones en donde se observan miembros de la Corte, sacerdotes y altos cargos, y aparecen mujeres con frases como «Ven y métemela por detrás» (no es una broma).

    Comentarios

    Cromy

    14/03/2018 - 03:12